Espacio Exterior

Mark Bezos, un bombero millonario en el espacio

El hermano menor del fundador de Amazon viajará junto a él en la nave ‘New Shepard’ este 20 de julio

Mark Bezos, hermano del fundador de Bezos, sonríe en una conferencia después del viaje.
Mark Bezos, hermano del fundador de Bezos, sonríe en una conferencia después del viaje.Tony Gutierrez / AP

Jeff Bezos, hoy el hombre más rico del planeta Tierra, fue también el estudiante más aplicado de su etapa de secundaria. Gracias a sus buenas calificaciones, cerró el curso escolar con un discurso en su instituto, en Miami, Florida. Una fotografía de aquel día muestra al joven sonriente entre maestros y junto a sus padres, Jackie Gisé y Miguel Bezos, y sus dos hermanos, Christina y Mark. En 2017, este último, gestor de fondos de capital privado y bombero ocasional, recordaba que aquel adolescente se acercó al micrófono para hablar a sus compañeros de algo que lo obsesionaba: colonizar el espacio. “El espacio, la última frontera. ¡Allá nos veremos!”, cerró Jeff la ceremonia.

Los hermanos Bezos harán realidad su sueño. El martes 20 de julio saldrán al espacio a bordo de una nave de Blue Origin, la compañía de viajes espaciales que fundó Jeff, de 57 años. Mark, seis más joven, compartirá la aventura. A ellos se sumará un joven holandés de 18 años. En principio la plaza estaba asignada a un tripulante no identificado que ofreció 28 millones de dólares (más de 23,1 millones de euros) en una subasta para no perderse la odisea de 11 minutos, pero finalmente el anónimo personaje renunció “por problemas de agenda”. El cuarto tripulante será una astronauta profesional cuyo nombre reveló Blue Origin a primeros de julio: la pionera de la aviación Wally Funk, de 82 años.

Más información

Mark es uno de los amigos más cercanos de Jeff. “Cuando estoy con mi hermano me río todo el tiempo. Es el tipo más gracioso en mi vida”, dijo el fundador de Amazon hace algunos años. En realidad ambos son medio hermanos. Ted Jorgensen, el padre biológico de Jeff, los abandonó a su madre y a él cuando tenía tres años. Jackie conoció y se casó poco tiempo después con Miguel Bezos, un inmigrante cubano que trabajó más de 30 años como ingeniero petrolero en Exxon Mobile.

Los hermanos vivieron parte de una itinerante infancia en Houston (Texas). Quedaron marcados por el viaje a la luna de Neil Armstrong en 1969 y la literatura de ciencia ficción de Arthur C. Clarke. Pasaban los veranos en un rancho que el abuelo materno tenía en el condado de Cotulla. El hombre, otra gran influencia para los dos, era un tipo ingenioso que disfrutaba de la vida de campo en el vasto territorio tejano.

Han pasado incontables horas allí frente a una fogata no muy lejos de donde saldrá la nave. Ante las llamas —y siempre brindando con bourbon “por la aventura y el compañerismo”—, hablan sobre la importancia del pensamiento a largo plazo y de la urgencia de la misión que encaran. “Tenemos que ir al espacio para salvar la Tierra. Por eso este trabajo es tan importante. El trabajo más importante que estoy haciendo es Blue Origin y establecer a la humanidad en el Sistema Solar”, dijo Jeff Bezos a su hermano en una charla en Colorado celebrada en 2017.

Mark vive en el Estado de Nueva York, al norte de Manhattan. De cuerpo fornido y cabeza rapada, pasa por ser una versión bastante más robusta de su hermano mayor. En 2019 fundó HighPost, una firma de inversión que ayuda a empresas familiares y pequeños emprendedores. Sus orígenes, sin embargo, no son los de un financiero hecho por Wall Street. Estudió Publicidad en Texas y se mudó al este de Estados Unidos cuando creó su primera empresa de mercadotecnia.

La gigantesca fortuna que amasó su hermano Jeff tras fundar Amazon en 1994 lo ayudó a aparcar su carrera. Muchos han tratado de cifrar su riqueza, pero son solo especulaciones. Se sabe que tiene generosos paquetes de acciones del gigante tecnológico, valoradas cada una en más de 3.000 dólares. En mayo de 2020 vendió su casa, una mansión de seis dormitorios y cuatro baños, por 11 millones de dólares (9,3 millones de euros).

Además de los consejos de innovación en HighPost, Mark reparte su tiempo en diversas organizaciones benéficas y actividades filantrópicas. Fue hasta 2016 director de comunicación de Robin Hood, una organización que ayuda a salir de la pobreza a 1,8 millones de personas en Nueva York con diversos programas de asistencia. Hoy es uno de los miembros del consejo. Y su madre trabaja como una de las directoras. También es uno de los directivos de la fundación familiar, que cada año reparte millones de dólares en becas en educación para menores de todo el mundo.

Desde 2005, Mark es voluntario en la estación de bomberos de Scarsdale, una población de 20.000 habitantes al norte de Manhattan. Vestido con el traje completo se presentó frente a la audiencia de las famosas charlas TED para intervenir. “Soy testigo de actos de generosidad y ternura a escala monumental, pero también veo actos de gracia y valentía de muchos individuos… No esperen a lograr su primer millón para marcar una diferencia en la vida de alguien. Si tienes algo que dar, dalo ahora”, dijo en 2011. Poco tiempo después, redobló su apuesta por la comunidad convirtiéndose en director de una fundación que se encarga de financiar y capacitar a bomberos en todo el país. Este 20 de julio, Mark Bezos llevará su generosidad y sentido del humor fuera de este planeta.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50