La caída que casi le cuesta la vida a Orlando Bloom: “Escapé por poco de la muerte y de la parálisis”

El actor se cayó de un tercer piso hace 23 años y se aplastó la columna vertebral. “Estoy agradecido a diario por mis extremidades, que me permiten superar mis límites y vivir la vida al límite (más seguro ahora)”, dice

El actor Orlando Bloom, el pasado julio en la gala amfAR celebrada durante el Festival de Cannes.
El actor Orlando Bloom, el pasado julio en la gala amfAR celebrada durante el Festival de Cannes.getty

El actor británico Orlando Bloom, conocido por sus papeles en sagas como El señor de los anillos o Piratas del Caribe, es un gran aficionado a los deportes. En su cuenta de Instagram se pueden ver fotografías suyas en motos, bicicletas, haciendo pesas, nadando o practicando tiro con arco. Y también en su esta red social acaba de compartir una imagen que data sobre 1998 en la que muestra que su afición al ciclismo no es nueva y reflexiona sobre un detalle de su biografía, un accidente que tuvo entonces y estuvo a punto de costarle la vida. En la instantánea, Bloom posa sonriente con un corsé ortopédico, y en el texto que la acompaña cuenta que fue tomada tres meses después de sufrir una caída desde un tercer piso y se aplastó la columna vertebral, “escapando por poco de la muerte y de la parálisis”.

Bloom ha querido compartir con sus más de cinco millones de seguidores este detalle de su vida para mostrar su gratitud y su capacidad de superación. “Estoy agradecido a diario por mis extremidades, que me permiten superar mis límites y vivir la vida al límite (más seguro ahora)”, explica en el mensaje, que tras la imagen de hace 23 años muestra otra del intérprete en la actualidad, practicando ciclismo con un compañero en una carretera con un casco en la cabeza. Ya había mencionado este accidente que marcó un antes y un después en su vida en una entrevista con la edición estadounidense de GQ en 2005, en la que reveló que la caída se produjo cuando saltó a una tubería de desagüe mientras trataba de llegar a una azotea, pero la tubería cedió y él se precipitó desde una altura de tres pisos.

“Hasta entonces, no apreciaba el valor de la vida y la muerte, que no somos invencibles (...) Fui a algunos lugares oscuros en mi mente. Pensé que a lo mejor no volvía a caminar”, explicó en GQ. Ahora, a sus 44 años, el actor vive un buen momento personal y ha encontrado el equilibro en la práctica de la meditación (se declara budista). Estuvo casado con la modelo Miranda Kerr, con la que tuvo un hijo, y desde 2016 mantiene una relación con la cantante Katy Perry, junto a quien fue padre de una niña en agosto del año pasado. En el ámbito profesional, tiene pendiente de estreno la película Needle in a Timesack, de John Ridley, en la que ha trabajado con Cynthia Erivo y Freida Pinto.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS