Sean Penn se divorcia de su tercera esposa, Leila George, aunque afirma que todavía la quiere

Tras sus matrimonios con Madonna y Robin Wright, el actor se casó con la artista en julio de 2020 y anunció su separación 15 meses después. Él afirma que estropeó su matrimonio por ser “un irresponsable”

Sean Penn y Leila George, en una gala benéfica celebrada en Los Ángeles, California, en enero de 2020.
Sean Penn y Leila George, en una gala benéfica celebrada en Los Ángeles, California, en enero de 2020.Michael Kovac (Getty)

Sean Penn ya no es un hombre casado, aunque le pese. Un juez de Los Ángeles (California, EE UU) ha firmado definitivamente el divorcio del actor, de 61 años, y de la también intérprete Leila George, de 30. La pareja se había casado en julio de 2020 y había solicitado su separación en octubre del pasado año; ahora, el juez ha ratificado el divorcio. Para George era su primer matrimonio; para Penn, el tercero, tras haber estado casado con la cantante Madonna entre 1985 y 1989, y con la actriz Robin Wright —con quien tiene dos hijos, Dylan y Hopper— entre 1996 y 2007, cuando anunciaron su separación. Aunque llevan seis meses separados, Penn se sigue declarando enamorado de la que ya es su exmujer.

El matrimonio ha sido corto; el noviazgo, algo más largo. Penn y George empezaron a salir hace unos seis años, en 2016, poco después de que él mantuviera una relación de alrededor de dos con la actriz y modelo Charlize Theron. Entonces grabaron juntos un audiolibro y poco después se les vio juntos, besándose en una playa de Hawai. La pareja se ha mantenido discreta, apenas han acudido a actos sociales juntos y tampoco trascendieron nunca imágenes de su boda. Esta se conoció gracias a medios especializados en cine como The Hollywood Reporter y a alguna amiga común que publicó fotos de sus alianzas en sus perfiles sociales donde se leía “presentamos al matrimonio Penn”. El actor Josh Brolin, coprotagonista de Penn en la película Milk, también escribió entonces en sus historias de Instagram: “Feliz boda tortolitos. Nuestros saludos a un hermoso matrimonio. Sean y Leila”.

Si la relación de la pareja empezó en 2016 y la boda tuvo lugar en verano de 2020, la separación llegó en octubre de 2021, como confirmó People, solo 15 meses después de una boda íntima en la que el oficiante ejerció a través de una videollamada y donde solo estuvieron presentes un hermano de la novia y los dos hijos del novio.

En estos meses se ha seguido viendo juntos a Penn y a George. Entre otras ocasiones, los fotógrafos los cazaron en una fiesta en Miami en diciembre y en la celebración del Año Nuevo en Australia, en enero. En una entrevista con la publicación Hollywood Authentic publicada hace un par de semanas, el actor confesaba que seguía queriendo a su hoy exmujer, que se había equivocado en su relación con George y que sus malas prácticas habían provocado el divorcio.

“Hay una mujer de la que estoy muy enamorado, Leila George, a la que ahora veo a diario, porque jodí nuestro matrimonio. Técnicamente, estuvimos casados durante un año, pero durante cinco fui un tipo muy descuidado, irresponsable”, reconocía. “No es que la engañara ni ninguna de esas mierdas obvias, pero me permití a mi mismo pensar que mi posición en muchos otros aspectos era muy importante, y eso incluía estar totalmente deprimido o hundirme en el alcohol y los somníferos hasta las 11 de la mañana, o ver las noticias en la época de Trump, o simplemente desaparecer”, relataba. Además, en esa publicación afirmaba que George era “una joven preciosa, increíblemente amable, imaginativa y talentosa que se ha casado con un hombre bastante mayor que ella”. “No es buen plan que cuando se levante de una noche de sueño tranquilo su marido esté en el sofá, despierto desde las cuatro de la mañana, mirando toda la mierda que pasa en el mundo y que haya decidido que las 10.30 de la mañana es una hora estupenda para tomarse un vodka con tónica doble y un somnífero y que diga: ‘Buenos días, cariño, voy a estar en esto unas horas y a olvidarme de toda esta mierda’. Lógicamente, a una mujer como la que describo no le gusta eso”.

Entonces, Penn afirmaba que ella era “la mejor amiga que tenía en el mundo entero y la persona más inspiradora y con mayor influencia” de su vida, más allá de sus hijos. También contó que había logrado dejar atrás su ansiedad por estar permanentemente informado y que, cuando estaba con ella, lograba desconectar el teléfono.

Mientras que el perfil de Penn, actor y activista, es de sobra conocido, George tiene una imagen mediática mucho menor. Es hija de los actores Greta Scacchi, italiana de nacimiento pero criada en Reino Unido, y del neoyorquino Vincent D’Onofrio, que ha participado en más de un centenar de títulos, desde La chaqueta metálica, Ed Wood y Men in Black a series como Ley y Orden (en 140 episodios) o Daredevil. Australiana de nacimiento, George cuenta con apenas media docena de títulos en su haber, siendo el más notable la serie Animal Kingdom, donde ha actuado en casi 30 capítulos.

Tanto Penn como George están muy implicados en causas sociales. A principios de marzo, el actor ganador de dos Oscar acudió a Kiev para rodar un documental sobre la invasión rusa de Ucrania, aunque ya desde noviembre había hecho frecuentes visitas a Donbás “Ucrania es la punta de lanza para el abrazo democrático de los sueños. Si permitimos que luchen solos, el alma de Estados Unidos se habrá perdido”, declaró entonces. Por su parte, George también ha estado en Ucrania, en concreto en Lviv, de la mano de una ONG para conocer las necesidades de la población y de los refugiados que han huido del país. En sus redes sociales, con más de 67.000 seguidores, pidió ayuda y donaciones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS