Kany García: “Siempre nos dicen que una ruptura viene con drama, pero a veces es una fiesta deshacerse de relaciones tóxicas”

La cantautora, hija de un excura murciano y activista LGTBIQ+, estrena el 27 de mayo su álbum ‘El amor que merecemos’, en el que toca temas sociales y colabora con Alejandro Sanz y Rozalén

Kany García, cantautora, guitarrista y productora puertorriqueña, en el hotel The Westin Palace de Madrid a finales de abril.
Kany García, cantautora, guitarrista y productora puertorriqueña, en el hotel The Westin Palace de Madrid a finales de abril.JUAN BARBOSA

El Caribe la vio crecer, pero la mitad de los genes de la cantante de pop latino Kany García (Puerto Rico, 39 años) son españoles, algo que ha influido en su desarrollo personal y profesional. Su padre, un excura murciano que colgó el hábito por amor, le inculcó desde muy pequeña la cultura flamenca. “Está reflejado en mi música, pero también en lo que me gusta comer o en mi carácter”, cuenta a EL PAÍS en una de las salas del hotel The Westin Palace, unas horas después de aterrizar en Madrid. “Mi padre me enseñó que esa mezcla en mis genes esconde también una gran belleza”, expresa. También que el verdadero amor no conoce barreras. García lo encontró en su entrenadora personal y ahora esposa desde 2019, Jocelyn Trochez, tras divorciarse de su exmarido.

A pesar de sus innumerables visitas a España, de sus 15 años de carrera musical y de los seis Grammy que acumula, no será hasta octubre de 2022 cuando cumpla el sueño de hacer gira por el país, con fechas en Sevilla, Barcelona, Madrid y Tenerife. El 27 de mayo lanza su octavo álbum de estudio, El amor que merecemos, pero ya ha dejado ver pedacitos de esta obra, como la canción Justito a tiempo, en la que colabora con su gran amiga la artista española Rozalén. Pero no es la única colaboración en este álbum. La puertorriqueña desvela que cuenta también con la participación de Alejandro Sanz.

Pregunta. ¿Cómo definiría El amor que merecemos?

Respuesta. Me crea una ilusión muy distinta a otros proyectos. Es un álbum que me ayuda a recordar los estados anímicos a los que debo recurrir, y las líneas de pensamiento que debo mantener en mi día a día, como cuando alguien se tatúa una frase, o escribe un mantra en un papelito para poder recordarlo.

P. Y este es el álbum que le va a traer por fin de gira por España en octubre.

R. Me encantaría decir que me quedo aquí hasta octubre, pero aún tengo que promocionar mi disco por Latinoamérica, y darle forma a la gira. Lo positivo es que por fin podré forjar una relación con el público de aquí y echar raíces que perduren con los años.

La cantautora, guitarrista y productora puertorriqueña, Kany García, a finales de abril de 2022 en un hotel de Madrid.
La cantautora, guitarrista y productora puertorriqueña, Kany García, a finales de abril de 2022 en un hotel de Madrid.JUAN BARBOSA

P. Habla de la relación con sus fans, pero también ha forjado vínculos con otros cantantes españoles. Como Rozalén, en su nueva canción Justito a tiempo.

R. Admiro mucho a Rozalén. Y qué bonito poder tener cerca a alguien a quien admiras así. Ella tiene una línea de pensamiento muy similar a la mía en temas como la justicia social y la violencia de género. Después de encontrarnos en muchos momentos hemos acabado creando una amistad muy linda que ha culminado en esta nueva colaboración.

P. El mensaje que ambas transmiten en esta canción es de igualdad y feminismo.

R. Para mí va a ser (y ha sido) un tema recurrente en mi repertorio. Porque no queda otra. El tema de la equidad de género está en el día a día de las mujeres, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Así que creo que ayuda un montón poder añadirle voz y difundir su importancia.

P. El nombre del álbum, El amor que merecemos, va también en la misma línea. ¿Vamos a encontrar en él otras canciones de temática social?

R. Menos “in your face” (“en tu cara”, en inglés) como en Justito a tiempo, pero sí de formas más sutiles. Por ejemplo, el sencillo DPM es una canción que vira la tortilla a lo que siempre nos cuentan sobre las relaciones de pareja, de trabajo, de amistad, de familia. Porque siempre, desde pequeños, nos dicen que una ruptura viene con drama, dolor y tristeza, pero la realidad es que a veces nos hace bien que algunas personas se vayan de nuestras vidas. Esta canción es una fiesta a todas esas relaciones tóxicas.

P. ¿Se considera activista por dar voz a estos temas?

R. Totalmente. Si hace unos años me hubieras hecho esta pregunta te habría dicho: “Para nada. Ante todo, soy cantautora”. Pero cuando te das cuenta de lo que puedes conseguir con una canción o con unos minutos de discurso al recibir un premio, todo cambia. Es importante cambiar el discurso y hablar sobre minorías, sobre colectivos que lo necesitan y que tienen poquita visibilidad.

P. También el colectivo LGTBIQ+, al que pertenece, necesita de esta visibilidad.

R. Por supuesto. Dentro del colectivo se habla muchísimo de las primeras siglas, pero hay otras que cuestan más, como la de la comunidad transgénero. Cuando yo trato de hablar del colectivo intento enfocarme en esa esquinita que tiene más oscuridad, hablar sobre qué es ser no binario, o de las personas queer. Por ejemplo, yo todavía hablo con mi mamá y ella me dice: “Bueno, dime si eres lesbiana u homosexual, pero para de explicarme, porque no entiendo nada más”. Con la fama una recibe atención, y esa atención también se puede utilizar para educar.

P. Hace justo unos días, el cantante Harry Styles dijo que no quería darle una etiqueta a su sexualidad, porque cree que no es necesaria. Pero mucha gente del colectivo saltó en sus redes sociales para defender que, si no le das nombre a algo, no existe en la sociedad en la que vivimos. ¿Hacia qué lado se decanta su opinión?

R. Tengo pensamientos similares a los del colectivo en las redes. En el futuro nadie va a querer nombrar nada, pero en este momento las etiquetas sí son necesarias, porque es la manera de que la gente lo pueda entender y clasificar. Y clasificar, aunque es una palabra que no le gusta a esta nueva generación, ha ayudado durante años a comprender ciertas cosas. Pero evidentemente habrá mucha gente que no quiera hacerlo, y eso también es válido. Todo parte del respeto, y de la manera en que cada uno quiera verse y amarse.

P. ¿Cómo lleva los comentarios que recibe en las redes sociales?

R. Las redes me gustan. Me divierte hacer fotos y poder subir cualquier tontería, pero sí hay días en los que valoro poder desconectarme un poquito de todo eso.

P. ¿Se ha planteado alguna vez alejarse de la fama y darse un respiro?

R. Sí, y por eso intento llevar conmigo a un amigo cada vez que viajo. Me permiten estar vulnerable ante ellos. Hacer todo esto sola se vuelve vacío. Llegas, haces una entrevista, una prueba de sonido, vas al show, y cuando todo acaba regresas a ti misma, a la misma soledad y al silencio. Y es un poquito drenante.

P. Mucha gente pensará en lo afortunada que es y no se dará cuenta de todo lo que conlleva.

R. Pensándolo bien, es una vida bien solitaria. Y también una que te exige estar perfecta ante la gente, condiciona la cara que debes de tener, la manera en la que debes actuar y el hecho de que tienes que estar siempre disponible para la foto. A veces no puedes con todo eso.

P. Muchos artistas canalizan estos sentimientos en su música.

R. También yo. Escribir canciones me sirve como terapia. A todos nos encanta hablar y siempre nos olvidamos de lo que padecen otros. Y es peor aún cuando eres artista, porque te conviertes en el centro de atención. Todos quieren saber si la artista está bien, si tiene sed, si necesita algo. Pero nadie pregunta si el que está detrás de la cámara, o la persona que entrevista están cansados. Con el tiempo he hecho un esfuerzo para ser consciente de ello y escuchar más. Y en ese escuchar te das cuenta de que los demás están llenos de historias. El 80% de mi repertorio musical viene de ahí.

P. Es decir, también aprovechas para contar las historias de otros y no solo la tuya.

R. Todo el tiempo. A veces me río porque siempre que hago una canción de amor todos piensan que es para mi esposa. Y luego resulta que la escribí porque vi a una pareja de viejitos frente a mí y sentí algo que me inspiró. Hay un mundo mucho más allá de lo que viva yo, y ahí es donde encuentro el éxito. Es una maravilla dar voz a todos los que están ahí por mí y llevan apoyándome estos 15 años de trayectoria. Y lo que queda.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS