Así son los vuelos en avión privado de Kylie Jenner: trayectos de 12 minutos y casi una tonelada de CO₂

Kim Kardashian, Oprah Winfrey, Drake o Steven Spielberg son algunos de los famosos que más se desplazan últimamente en ‘jet’ privado. La cuenta Celebrity Fights monitorea sus vuelos y calcula cuánto contaminan

Travis Scott y Kylie Jenner, en el estreno del documental de Netflix sobre el rapero, el 27 de agosto de 2019 en Los Ángeles, California.
Travis Scott y Kylie Jenner, en el estreno del documental de Netflix sobre el rapero, el 27 de agosto de 2019 en Los Ángeles, California.Image Press Agency (Image Press Agency / Cordon Press)

Kylie Jenner no sufre por los atascos. La influencer y empresaria coge su avión privado, o el de su novio, el rapero Travis Scott, para hacer trayectos de 12 minutos. Es lo que se desprende de la última polémica en la que se ha visto envuelta la menor del clan Kardashian, muy popular en todo el globo por su reality, Las Kardashian. Durante las 20 temporadas emitidas del programa (y contando) estas cinco hermanas —Kourtney, Khloé, Kim, Kendall y Kylie— han demostrado que el lujo extremo y la opulencia pueden ser el mejor de los espectáculos. Pero todo tiene un límite y el último post de Kylie Jenner parece haberlo traspasado.

“¿Quieres coger el tuyo o el mío?” preguntaba en su perfil de Instagram, que con más de 300 millones de seguidores es el segundo más seguido del mundo (solo por detrás de Cristiano Ronaldo). Jenner acompañaba la pregunta de una foto en la que se la veía abrazada a su pareja y rodeada de dos jets privados. La empresaria, que ha construido su fortuna, en parte, gracias a una línea de cosmética vegana, se desplaza a menudo en su propio avión.

Esta contradicción la ha enfrentado en otras ocasiones a la ira de sus fans, pero este último post, que acumula 42.000 comentarios, ha elevado el nivel de crítica. “¿Kylie Jenner eligiendo qué color de jet privado quiere hoy mientras yo tengo que engullir mi café helado antes de que mi pajita se convierta en papel maché?”, resumía un usuario anónimo en un tuit que acumula 25.000 Me Gusta. “Me rompe la cabeza que Kylie Jenner y su novio se pongan a elegir en qué jet privado van a ir a California y nosotros, los pobres, reciclando tapitas de gaseosas para cuidar el mundo”, ironizaba otro.

Lejos de arreciar, la polémica cobró un nuevo impulso al viralizarse un tuit de la cuenta Celebrity Jets, que monitoriza los movimientos de los aviones privados de famosos. Se supo entonces que al final tomaron el de Kylie. Y que el día anterior habían optado por el de Travis. Pero la información jugosa no era esa, sino que el trayecto que hicieron entonces, de Van Nuys, California, a Camarillo, en el mismo estado, duraba un total de 12 minutos, contando aterrizaje y despegue. La misma ruta puede ser cubierta en coche en unos 40 minutos, según Google Maps.

Celebrity Jets es una cuenta automatizada, un bot que publica en tiempo real los vuelos de varios famosos, sirviéndose de la información pública que estos aparatos deben proporcionar por cuestiones de seguridad. Gracias a este perfil también se sabe que la hermana mayor de Kylie, Kim Kardashian, realizó la semana pasada un vuelo en su avión de 15 minutos. En ese trayecto gastó 442 litros de combustible y emitió una tonelada de dióxido de carbono. También se hizo público que el rapero Drake no para quieto por el sur de Europa. Se ha desplazado en su jet, en apenas una semana, de Barcelona a Ibiza (emitiendo 11 toneladas de CO₂) de Ibiza a Niza (22 toneladas) y de Niza a Barcelona (16 toneladas). Según Celebrity Jets, Oprah Winfrey, Steven Spielberg, Jay Z, Mark Wahlberg o Taylor Swift son algunos de los famosos que también han optado por este medio de transporte en el último mes.

Los aviones privados contaminan 10 veces más que los aviones comerciales y 50 veces más que los trenes. Un informe del grupo Transport&Environment, en el que participa Ecologistas en Acción, asegura que sus emisiones se han disparado un 31% en Europa en los últimos 15 años. Según los datos de este grupo, las emisiones de un jet en un viaje de cuatro horas equivalen “al total de emisiones que genera una persona media al año”.

Ese fue uno de los motivos que empujó al programador Jack Sweeney, de 19 años, a crear la cuenta Celebrity Jets. El joven se ha pronunciado en Twitter sobre la polémica levantada con el breve vuelo de Kylie Jenner. Él prefiere no pillarse los dedos y sugiere que este viaje menor podría ser para aparcar el aparato, después de dejar a la influencer en un aeródromo más cerca de su casa. No hay forma de saberlo y en cualquier caso, muchos vuelos de Jenner oscilan entre los 20 y los 30 minutos. Quizá por eso Sweeney empatiza con el cabreo social. “Puedo entender por qué la gente va detrás de ellos si están publicando fotos y fardando de jets”, ha dicho en su Twitter.

Este programador no solo monitorea los vuelos de famosos. Tiene otra cuenta que sigue los vuelos del Air Force One —el avión presidencial estadounidense—, otra para Putin y los magnates rusos (que últimamente visitan países no alineados como Irán) y otra para Elon Musk. El dueño de Tesla intentó cerrar la cuenta a golpe de talonario, aunque su oferta, para ser el hombre más rico del mundo, no era especialmente generosa: le ofrecía 5.000 dólares. Sweeney regateó al alza y la cosa se frustró. El magnate que lucha por la libertad en Twitter bloqueó al joven programador en esta misma red social y siguió viajando en su avión privado a ojos del mundo. Ahora mismo lo tiene averiado, pasando una larga revisión en California, no muy lejos del de Kylie Jenner.

Sobre la firma

Enrique Alpañés

Licenciado en Derecho, máster en Periodismo. Ha pasado por las redacciones de la Cadena SER, Onda Cero, Vanity Fair y Yorokobu. En EL PAÍS escribe en la sección de Gente y Estilo de Vida.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS