Blake Lively y Ryan Reynolds esperan su cuarto hijo

La actriz ha acudido a una gala en Nueva York luciendo tripa. Ya es madre, junto al protagonista de ‘Deadpool’, de otros tres niños, de siete, cinco y dos años

Blake Lively en un evento de la revista 'Forbes' celebrado en Nueva York este 15 de septiembre.
Blake Lively en un evento de la revista 'Forbes' celebrado en Nueva York este 15 de septiembre.Taylor Hill (Getty Images)

La familia formada por Blake Lively y Ryan Reynold vuelve a crecer. La pareja de actores espera su cuarto hijo, y su manera de anunciarlo ha sido simplemente asistiendo a la alfombra roja de una gala en la que actriz, de 35 años, ha mostrado su estado. En concreto, en un evento de la revista Forbes celebrado en Nueva York este 15 de septiembre. La protagonista de la serie Gossip Girl o películas como Un pequeño favor acudía como invitada a la 10ª gala del Annual Forbes Power Women’s Summit vestida con un diseño dorado de manga larga de lentejuelas que marcaba su incipiente tripa.

El matrimonio, uno de los más queridos en Hollywood, es también uno de los más discretos en lo que respecta a su vida privada. Si bien son muy prolíficos en sus redes sociales y son conocidas las bromas que se dedican el uno al otro en sus perfiles y nunca han ocultado su relación, los actores, que ya son padres de James, de siete años, Inez, de cinco, y Betty, de dos, siempre han mantenido la discreción en el anuncio de sus embarazos. De hecho, el último también se hizo público en una alfombra roja: Lively acompañaba a Reynolds al estreno de Pokémon: Detective Pikachu (2019) y ella mostraba orgullosa que estaba embarazada del que sería su tercer hijo.

Además de la privacidad alrededor de sus embarazos, la pareja también la mantiene alrededor de sus hijos. En muy contadas ocasiones se han dejado fotografiar junto a sus hijos. La única vez que lo hicieron públicamente fue dos años después de que naciera su primogénita, James, cuando Lively y Reynolds acudían a la ceremonia de entrega de la Estrella la Fama al protagonista de El proyecto Adam.

Pero no dar detalles de sus hijos no es óbice para los intérpretes a la hora de hablar de la paternidad de manera irónica. Ryan Reynolds, célebre bromista en Twitter, aprovecha cada vez que puede la red social para compartir ocurrentes tuits con los que se desahoga y muestra la cara menos amable de la paternidad. “¿Qué hay mejor que 12 horas conduciendo con una niña de un año gritando? Nada excepto la hepatitis”; o “nada mejor que pasar una mañana entera mirando a los ojos de tu hija susurrando: ‘No puedo hacer esto”, son solo algunas frases que el actor ha tuiteado.

Ryan Reynolds inaugura su estrella en el Paseo de la Fama junto a su mujer Blake Lively. Una ocasión en la que mostró en público por primera vez a sus dos hijas.
Ryan Reynolds inaugura su estrella en el Paseo de la Fama junto a su mujer Blake Lively. Una ocasión en la que mostró en público por primera vez a sus dos hijas.

Esta buena noticia llega después de que Ryan Reynold, de 45 años, se sometiera a una colonoscopia como parte de un reto y en la que le detectaron un pólipo. “Es un paso muy sencillo que me ha salvado la vida”, aseguraba el protagonista de Deadpool.

El actor canadiense colabora con la organización benéfica Lead from Behind para concienciar sobre la importancia de la detección temprana del cáncer colorrectal. “Nunca me habría hecho ningún procedimiento médico delante de la cámara para que fuese compartido. Pero no todos los días se puede dar visibilidad sobre algo que puede salvar vidas, esto es suficiente motivación para mí para dejar que una cámara se introduzca por mi trasero”, ha explicado el actor en el vídeo publicado en sus redes sociales, después de que la intervención se hubiera grabado en directo.

Este cuarto embarazo, además, coincide con la decisión de Ryan Reynolds de tomarse un año sabático y paralizar temporalmente su carrera para dedicarse al 100% a sus hijos. “Estoy tratando de crear un poco más de espacio y tiempo para mi familia”, explicaba a la revista The Hollywood Reporter el pasado mes de noviembre. “Realmente no recuperas ese tiempo”, añadía el protagonista de La proposición. El intérprete tomaba esta decisión después del rodaje y estreno de la película Spirited.

Por su parte, Blake Lively ha aprovechado el parón de su pareja para relanzar su carrera y ya tiene en marcha tres proyectos de ficción distintos: The Making of, una comedia romántica con Diana Keaton, Richard Gere y Lin-Manuel Miranda; Proxy, un intenso thriller de ciencia ficción y El secreto de mi marido, un largometraje basado en la novela homónima de Liane Moriarty.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS