La última foto oficial de Isabel II: un retrato en Windsor realizado por su Jubileo de Platino

El palacio de Buckingham publica una última imagen de la reina horas antes del funeral de Estado. La sesión, en la que luce el broche los aguamarinas de Boucheron que le regalaron sus padres al cumplir 18 años, fue realizada durante los festejos con motivo de su 70º aniversario en el trono

Última imagen de Isabel II distribuida por el Palacio de Buckingham el 18 de septiembre de 2022 muestra a la reina Isabel II de Gran Bretaña sonriendo, fotografiada en el Castillo de Windsor en mayo de 2022.
Última imagen de Isabel II distribuida por el Palacio de Buckingham el 18 de septiembre de 2022 muestra a la reina Isabel II de Gran Bretaña sonriendo, fotografiada en el Castillo de Windsor en mayo de 2022.RANALD MACKECHNIE (AFP)

Vestida de azul, con dos broches a juego, collar de perlas y una amplia sonrisa. Así es el último retrato oficial que el palacio de Buckingham ha difundido de Isabel II. Lo ha hecho público en las horas previas a su funeral, que se celebra este lunes 19 de septiembre en la abadía de Westminster, en Londres, después de 11 días de luto oficial desde la muerte de la monarca el pasado 8 de septiembre. “Mañana, millones [de personas] se reunirán para conmemorar su notable vida”, reza la publicación en la cuenta oficial de Instagram de la casa real británica, uno de los canales por los que durante estos días están informando sobre los diferentes actos.

Esta fotografía pertenece a la sesión que Ranald Mackechnie realizó el 25 de mayo en el castillo de Windsor, previa a los festejos del Jubileo de Platino de Isabel II, con motivo de los 70 años en el trono de la monarca, que se celebró en junio de este mismo año.

Uno de los detalles más significativos de la imagen es el broche en color azul que luce la reina en su solapa. La joya, conocida como los aguamarinas de Boucheron, es un dos piezas de estilo art déco, colocadas una debajo de la otra. Fue elaborada por la casa francesa de joyas con diamantes talla baguette, ovalados y redondos y aguamarinas. El conjunto fue un regalo de sus padres, el rey Jorge VI e Isabel Bowes-Lyon, cuando cumplió los 18 años. Además de para el Jubileo de Platino y esta última foto oficial de la reina, esta pieza ha estado presente en otros aniversarios relacionados con la memoria de su padre. Isabel II también la lució en el mensaje televisado con motivo del Jubileo de Diamantes celebrado en 2012; para su discurso por el 75º aniversario del final de la II Guerra Mundial, el 8 de mayo de 2020; para el almuerzo con el matrimonio Obama en 2016, y en la apertura del Parlamento británico en 2021.

El joyero de Isabel II, que ha despertado tanto interés después de su muerte, se cree que contiene al menos 100 broches, que la monarca solía elegir de manera cuidadosa para cada acto, una de las maneras más discreta para abordar la comunicación no verbal. La monarca no daba puntada sin hilo y la elección la realizaba dependiendo de la persona, el país o la organización que visitaba. Si bien Isabel II no podía revelar su opinión de manera pública sobre asuntos políticos, a través de su vestuario y joyas lanzaba mensajes aún más contundentes que un discurso.

Un ejemplo de esto fueron los broches que llevaría durante la visita oficial de Donald Trump al Reino Unido en 2018, cuando la monarca sacó la artillería pesada para demostrar su descontento con el entonces mandatario de los Estados Unidos. El día que el magnate inmobiliario convertido en presidente aterrizó en suelo británico, Isabel II acudió a un evento con el arzobispo de Canterbury y el imán de Al Azhar ataviada con un broche en forma de flor que le regalaron Barack y Michelle Obama siete años antes. Un obsequio que compraron en la joyería Tiny Jewel Box de Washington.

A su vez, el nuevo retrato, realizado en el castillo que fue el refugio de Isabel II cuando era niña allí por la II Guerra Mundial y en la pandemia, dista mucho de la imagen solemne de otras fotografías oficiales. Sin corona, túnica o cualquier condecoración militar, la Isabel que se refleja en la fotografía es más Lilibet, con 96 años cumplidos, que Elizabeth, Regina, el nombre con el que firmaba los documentos oficiales. “Tiene esos maravillosos ojos azules que cuando sonríe iluminan todo su rostro. Siempre recordaré su sonrisa. Esa sonrisa es inolvidable”, rememoraba Camilla, la reina consorte en un programa emitido este domingo por la noche en la BBC donde rendía homenaje a Isabel II.

No es la primera vez que Isabel II posaba para las cámaras de Mackechnie, quien ya retrató a la reina en otra de sus imágenes icónicas de los últimos años. En 2016, en su 90ª cumpleaños, la monarca posó para ella junto a su hijo mayor, Carlos, su nieto Guillermo y el hijo mayor de este, Jorge, la primera aparición pública del pequeño en un retrato oficial. Cuatro generaciones, y entonces los tres herederos de la corona británica, en una sola foto. “Si mi padre todavía estuviera por aquí, creo que esto le habría terminado de convencer de que no cometí un inmenso error eligiendo la fotografía como profesión”, escribió en mayo Mackechnie después de realizar la última sesión oficial de la reina.

Sobre la firma

Belén Hernández

Redactora de Estilo de Vida, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde escribe sobre cultura y tendencias, pero también sobre infancia, medio ambiente y pobreza en países en desarrollo. Antes trabajó en El Mundo y Granada Hoy. Es granadina, licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS