Khloé Kardashian, criticada por tener un hijo por vientre de alquiler: “Cuando llegue el bebé será una bendición, pero el proceso de espera… esta mierda apesta”

La imagen de la empresaria sentada en la cama del hospital con su hijo recién nacido en brazos se ha viralizado. La foto está sacada de contexto, pero el contexto, explicado en profundidad en el nuevo capítulo del ‘reality’ familiar, es igualmente criticable para miles de usuarios de las redes sociales

Khloé Kardashian junto a su hijo, nacido por vientre de alquiler, en un momento del reality 'Las Kardashians'
Khloé Kardashian junto a su hijo, nacido por vientre de alquiler, en un momento del reality 'Las Kardashians'

La imagen parece tan cotidiana como tierna. La celebrity y empresaria Khloé Kardashian, de 38 años, posa en una cama de hospital con su hijo recién nacido en brazos. Ella está peinada y maquillada, y mira, serena, a cámara. Kardashian es famosa mundialmente por el reality que lleva protagonizando junto a su familia los últimos 15 años. Su popularidad se basa en su imagen, así que podría ser que después del parto se hubiese arreglado para la foto. Pero no se trata de eso. Hubo maquillaje, hubo peluquero. Pero no hubo parto.

Al menos no de Khloé Kardashian, que ha tenido a su segundo hijo a través de un vientre de alquiler. La imagen se ha hecho viral después de que fuera emitida en la serie Las Kardashian, que este jueves 22 de septiembre empezó su segunda temporada en la plataforma Hulu (en España, en Disney +). La captura ha generado duras críticas en las redes sociales, que acusan a la empresaria de recrear un acto doloroso y, a veces, traumático por el que no ha pasado.

La celebrity y su expareja, el jugador de la NBA Tristan Thompson, de 31 años, tienen otra hija, True, de cuatro años, que concibieron de forma natural. Para su segundo niño decidieron pagar a otra mujer para que lo gestara y pariera. Cuando ya habían empezado el proceso, saltó la noticia de que Thompson le había sido infiel, dejando embarazada (esta vez por los métodos tradicionales) a otra mujer. Él y Kardashian rompieron la relación, pero siguieron adelante con sus planes de aumentar la familia, algo que finalmente sucedió el pasado 28 de julio.

Todo esto ya se sabía, pero solo de forma esquemática, a través de titulares de prensa y unas cuantas fotos de Instagram. Es ahora, cuando se ha estrenado la nueva entrega del reality, cuando se ha podido ver la historia desde dentro —literalmente, las cámaras entraron incluso al paritorio—. Y se ha disparado la polémica.

El episodio, titulado Tengo que contaros una cosa, se centra en cómo Khloé, ya soltera, confiesa a su familia que hay una mujer a la que han alquilado el vientre y cómo asume que va a ser madre sola. Hay un babyshower, un paseo por exclusivas tiendas de ropa para bebés y algunas citas a la Biblia sobre la bendición que supone tener un niño. Pero en ningún momento se ve a una mujer embarazada. En EE UU el vientre de alquiler es legal y está normalizado. Solo de esa forma se pueden explicar conversaciones que en España llaman poderosamente la atención.

“Cuando llegue el bebé será una bendición, pero el proceso de espera… esta mierda apesta”, dice Khloé en un momento del capítulo. “Creo que es como una sensación de distanciamiento”, comenta su hermana Kim, que ha tenido a dos de sus cuatro hijos por este método. “Porque cuando tienes un niño subrogado, tú no sientes el dolor, no sientes el movimiento del niño. Y lo que te emociona son las conversaciones cotidianas con tu pareja sobre qué pintura escoger para la habitación, elegir los colores, comprar la ropa, comprar los juguetes... No hay pareja con la que hacer eso, así que es como si no estuviera pasando”, explica, mirando a cámara, sobre la situación de su hermana.

El capítulo finaliza con el momento clímax. Suena música emotiva. Kim Kardashian se monta en la parte trasera de su coche y se acerca a recoger a Khloé. En ningún momento se ve al hombre o mujer que conduce el vehículo. “Khloé me ha llamado, la madre gestante se ha puesto de parto antes de tiempo. Ups. Así que voy a casa de Khloé a recogerla y vamos al hospital”, narra Kim mirando a cámara, en una grabación casera. Después se dirigen al hospital Cedars-Sinai, en Los Ángeles. “No estoy preparada”, se lamenta la futura madre. Entran en la habitación donde una mujer está dando a luz. Kim Kardashian se acerca al espejo del baño para que se vea su imagen mientras dice: “¡Hola! Estamos teniendo un bebé”. Las enfermeras dan instrucciones. “Empuja”. “Más fuerte”. El niño, como muestran tímidamente las cámaras, nace. Llora. La música emotiva suena ahora atronadora mientras las enfermeras acomodan al pequeño en el regazo de Khloé. En ningún momento se ve a la mujer que ha parido al niño.

Ya solas, en otra habitación sin la parturienta, Khloé acurruca al recién nacido entre sus brazos mientras Kim lo graba todo. La imagen que recorre las redes sociales es una captura de esta grabación. Khloé mira a cámara porque está hablando con su hermana, no porque esté posando. No está fingiendo ser quien ha parido al bebé. Se encuentra en un hospital siguiendo los procedimientos habituales de los partos por vientre de alquiler en EE UU, que prevén el ingreso hospitalario del bebé, no de la madre donante, que puede estar con él si así lo acuerda con la gestante. Aun así, la imagen es tan poderosa y remite de forma tan evidente al libro y la serie de El cuento de la criada que su viralidad es imparable. Puede que esté descontextualizada, pero resume a la perfección todo el proceso que refleja el capítulo.

Los Kardashian en una foto familiar.Foto: AP | Vídeo: EPV

Sobre la firma

Enrique Alpañés

Licenciado en Derecho, máster en Periodismo. Ha pasado por las redacciones de la Cadena SER, Onda Cero, Vanity Fair y Yorokobu. En EL PAÍS escribe en la sección de Gente y Estilo de Vida.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS