El Congreso de los Diputados, durante la sesión de investidura.
Artículo bajo registro

Las formas

Las fórmulas extravagantes de los nuevos parlamentarios al asumir su cargo revelan una puerilidad terminal, pero también algo peor: un narcisismo tan centrado en la autoafirmación que reniega de la función pública

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada