Primeros paseos en una de las etapas del desconfinamiento en Barcelona.

Sin vacaciones

Creada la angustia adecuada para que fuéramos obedientes y disciplinados, nuestros representantes descubren ahora que seguimos exigiendo lo que ya no nos pueden dar porque esto no hay quien lo pague

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada