Opinión

El color del cristal

Un cardenal y un rey convertidos en moneda de cambio de la actualidad judicial de esta misma semana. La doble moral y su perversa sensación de impunidad que cabalgaron durante años han quedado atrás