Jaime Hayon, el diseñador que triunfa empleando la osadía y el sentido del humor con la misma dosis de rigor

El valenciano, que con su obra desmonta una y otra vez el tópico del mobiliario elegante y solemne para derrochar fantasía e imaginación con tintes surrealistas, recibe este viernes el premio Madrid Design Festival por expandir los límites del diseño

Jaime Hayon con algunos de sus diseños.
Jaime Hayon con algunos de sus diseños.madrid design festival

Decía Oscar Wilde que lo bello no es lo opuesto de lo útil, sino de lo feo. La utilidad, remarcaba, siempre está del lado de las cosas bellas. En el caso de Jaime Hayon (Valencia, 1974), premiado este año en el Madrid Design Festival que este viernes 12 participará en una conversación online con la periodista Pilar Marcos, esta máxima da un paso más: la utilidad y la belleza siempre estarán del lado de las cosas divertidas. Solo con esta visión puede un diseñador reconocido aceptar el encargo de crear una figurita para Lladró y aparecer con una pieza con forma de skater, orejas de conejo y chándal. The Guest, de 2012, marcó un punto de inflexión para la conocida casa valenciana, pasando de simbolizar el ornamento clásico por excelencia a decorar las estanterías de los modernos. Pura ironía.

Al contrario que muchos diseñadores, Jaime Hayon busca la sofisticación por encima de la originalidad. Lo mismo reinventa el jarrón de papel de Octaevo que recrea la batalla de Trafalgar en un tablero de ajedrez gigante para el London Design Festival o le busca las doce patas al aparador, como hizo con el cabinet Multileg de BD Barcelona, desmontando una y otra vez el tópico del mobiliario elegante y solemne para derrochar fantasía e imaginación con tintes surrealistas, como es el caso de su mecedora con forma de pollo verde, un producto salido directamente de un sueño.

 Varias piezas de la serie Baile para Bosa.
Varias piezas de la serie Baile para Bosa.madrid design festival

Llegó al diseño casi por casualidad, cuando entró en el IED por consejo de una amiga. De ahí a la beca que le dio acceso al laboratorio de talento creado por Luciano Benetton en Treviso hasta crear su propio estudio en Valencia, donde reconoce haber aprendido el valor de la artesanía, de la que es firme defensor.

En su currículum conviven muebles para Magis y Cassina, lámparas para Parachilna o instalaciones para el Museo Groninger. Sus diseños están en hoteles como el Barceló Torre de Madrid o tiendas como Camper Tokyo. La revista Time lo considera uno de los diseñadores más influyentes. Un puesto conquistado por emplear la osadía y el sentido del humor con la misma dosis de rigor y naturalidad.

El diseñador Jaime Hayon trabajando en su estudio.
El diseñador Jaime Hayon trabajando en su estudio. madrid design festival
El Hyundai Moka Garden.
El Hyundai Moka Garden.madrid design festival
La figura Faunacrystopolis para Baccarat.
La figura Faunacrystopolis para Baccarat.madrid design festival

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS