Como estos famosos no, gracias: breve guía para saber cómo no ligar en San Valentín

¿Otro 14 de febrero en soledad? No seguir los pasos de estas celebridades que pecaron de exceso de autoconfianza puede ser un buen primer paso para tener mejor suerte el próximo año

Antonio Banderas y Madonna en 1991. Entonces ya eran amigos.
Antonio Banderas y Madonna en 1991. Entonces ya eran amigos.Ron Galella (Ron Galella Collection via Getty)

Se ha escrito mucho sobre estrategias para conseguir pareja. Por ejemplo, recientemente se popularizó una grabación de un conocido youtuber que, durante uno de los cursos de seducción que imparte a 300 euros por alumno, recomendaba saludar a mucha gente (o fingir saludarla) en las discotecas para ser percibido como importante. De manera tal vez menos avant-garde y más convencional, algo que se dice comúnmente es que la seguridad y confianza en uno mismo suelen ser siempre buenas bazas con las que contar, sobre todo como forma de mostrarse con naturalidad, sin imposturas y como se es auténticamente.

Más allá de que ni las actitudes invasivas, ni el acoso, ni el engaño, ni nada que haga sentir incómoda a otra persona deberían ser nunca herramientas aceptables para conquistar a nadie, en este artículo, con decidida humildad, no se pretende ofrecer ninguna clave más eficaz que la de saludar gente al tuntún. Lejos de ello, los siguientes contraejemplos ilustran que tal vez lo de la seguridad puede no funcionar tampoco muy bien si se aplica en cantidades excesivas. Estos modelos a no imitar son, por supuesto, las personas con más confianza en sí mismas que existen: los famosos.

Jim Carrey como Ace Ventura: Gente que no es modelo a la hora de ligar.
Jim Carrey como Ace Ventura: Gente que no es modelo a la hora de ligar.Aaron Rapoport (Getty Images)

Jim Carrey

Tirar la caña y, si sale mal, asegurar que todo era broma es una de las retiradas por excelencia, especialmente si se cuenta con el siempre útil credencial de ser uno de los cómicos más populares del mundo. El representante de Carrey tuvo que desmentir que el actor sintiese auténtico interés amoroso por la joven Emma Stone (27 años menor), después de que el protagonista de Ace Ventura subiera a YouTube una declaración en vídeo de casi dos minutos donde le trasladaba lo “preciosa, guapa, divertida y de buen corazón” que le parecía, además de fantasear con la idea de tener “bebés regordetes y pecosos” juntos. En su cuenta de Twitter, Carrey también se afanó en asegurar que se trataba de un chiste, si bien, elegantemente, añadió que “lo divertido es que todo lo que dije es cierto”. La actriz no se pronunció y el vídeo no tardó en desaparecer del canal oficial del cómico, si bien meses después Stone dijo haberse sentirse “halagada”. Quien se tomó peor el particular sentido del humor de Carrey fue la presentadora francesa Claire Chazal, visiblemente molesta durante una entrevista en 2009 en la que el actor permaneció un rato tumbado frente a ella sobre la mesa del informativo, mientras la miraba fijamente por ser “preciosa”.

Eva Longoria, en Los Ángeles el pasado enero.
Eva Longoria, en Los Ángeles el pasado enero.Chris Pizzello (GTRES)

Eva Longoria

Después de que se anunciara la separación de Brad Pitt y Jennifer Aniston en 2005, la actriz de la serie Mujeres desesperadas apareció públicamente con una camiseta donde se leía el mensaje “Yo tendré tu bebé, Brad”. Más allá de si Longoria eligió bien el momento, la controversia estuvo en que, al parecer, uno de los motivos que trascendieron de la ruptura entre Pitt y Aniston fue la negativa de la estrella de Friends a tener hijos. El actor no acabó con Longoria, sino con Angelina Jolie, y la intérprete latina optó por la carta del humor: “Lo hice por las risas. Fue algo que mis amigas y yo pensamos que sería divertido”.

Armie Hammer en una escena de 'Wounds' (2019).
Armie Hammer en una escena de 'Wounds' (2019).Foto: Cordon

Armie Hammer

El caso del actor de Call me by your name empezó como anécdota extraña, pero acabó revelándose como algo bastante más grave. Primero se filtraron los mensajes que, en un chat privado de Instagram, había escrito a una mujer anónima declarando ser “100% caníbal” y haberse comido, en una ocasión, el corazón “aún caliente” de un ciervo. Aunque esta no parece una manera recomendable de romper el hielo con nadie y también hay que decir, en honor a la verdad, que Hammer no es sospechoso de ningún asesinato auténtico, el problema con el intérprete no son sus filias (que se han utilizado para hacer kinkshaming, un modo de degradar o avergonzar a personas a causa de sus fantasías sexuales), sino el abuso psicológico y la conducta controladora que declaró haber sufrido su exnovia Courtney Vucekovich, quien además no participaba de los deseos que el actor, aun así, expresaba igualmente. “Quería asarme y comerme”, declaró.

Madonna durante la actuación de 'Like a Virgin' en el Confessions Tour en 2005, a lomos de un caballo mecánico.
Madonna durante la actuación de 'Like a Virgin' en el Confessions Tour en 2005, a lomos de un caballo mecánico.Getty Images

Madonna

Durante el confinamiento por la primera ola del coronavirus, el cineasta Pedro Almodóvar reveló en un artículo en ElDiario.es las tácticas que la reina del pop empleó para conquistar a Antonio Banderas durante una fiesta en Madrid a principios de los noventa. El director manchego, que había conocido a Madonna durante su estancia en Los Ángeles por la nominación al Óscar de Mujeres al borde de un ataque de nervios, recibió durante una visita de la cantante a España el encargo de organizarle un evento privado, con el compromiso de que acudiría Antonio Banderas, por aquel entonces en una relación con la actriz Ana Leza. No muy sútilmente, a la hora de ubicar a los invitados, la diva decidió colocar a Banderas junto a ella y a Leza en la mesa más lejana. Según el cineasta, la voz de Like a virgin se pasó la noche hostigando infructuosamente al actor, que en ese momento no sabía inglés, con Almodóvar como sufrido traductor de preguntas como “¿Te gusta pegar a las mujeres?”, a lo que el protagonista de La máscara del Zorro no sabía bien qué responder. En un momento dado, Leza, fan de Madonna, se acercó a la cantante y ella, frustrada, le respondió: “Get lost” (“Piérdete”). El documento audiovisual de la fiesta se encuentra en un documental cuyo título hace referencia al espacio donde Antonio Banderas no pasó aquella noche: En la cama con Madonna.

Rivers Cuomo, la confusión del músico 'indie'.
Rivers Cuomo, la confusión del músico 'indie'.Kevin Winter (Getty Images for KROQ)

Rivers Cuomo

Lo del cantante de Weezer representa la otra cara de la moneda, porque no es tanto una declaración turbia como una desengaño precipitado. En 1995, el introvertido Cuomo se inscribió en la Universidad de Harvard para estudiar composición clásica. Allí se sintió fuertemente atraído por una chica, hasta que reparó en un pin que lucía en su mochila: un triángulo rosa, símbolo contra la discriminación LGTBIQ+ por ser la insignia con la que se marcó a las víctimas queer del nazismo en los campos de concentración. El vocalista asumió que era lesbiana y, en el disco Pinkerton, le dedicó el desgarrador corte Pink Triangle, canción donde sueña con la vida que ambos podrían haber tenido si la orientación sexual de ella fuera distinta. “¡Soy tonto, es lesbiana! ¡Creía haber encontrado a la persona ideal!”, exclama en el estribillo de un tema que resulta hilarante una vez se sabe que, año y medio despues, Cuomo descubrió que era hetero y que solo llevaba el triángulo como muestra de apoyo al colectivo. No hay fórmulas para ligar, pero comunicarse, además de sano, siempre es un buen primer paso.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS