La comba ha vuelto: cómo el confinamiento resucitó uno de los ejercicios más completos y sencillos

Quema el doble de calorías que correr, arrasó durante los meses que pasamos encerrados y la demanda no para de aumentar. La comba reclama su sitio.

Miembros del Birmingham saltan a la comba en el campo durante un entrenamiento en 1952.
Miembros del Birmingham saltan a la comba en el campo durante un entrenamiento en 1952.Mirrorpix (Getty Images)

José Manuel Pinto comenzó a saltar a la comba como parte del calentamiento previo a los entrenamientos, buscando mejorar dos de las cualidades imprescindibles para cualquier portero de fútbol: la agilidad y la coordinación. El gaditano, que formó parte durante casi dos décadas de las plantillas de equipos como Betis, Celta y F.C. Barcelona, con el que ganó cuatro Ligas y dos Champions League, colgó los guantes en 2014, pero no la cuerda.

Combinándola con su otra gran pasión, la música –su trabajo como productor le ha valido incluso un Grammy Latino–, nació P13Fit, un programa de fitness pionero en el que los saltos dejan de ser el complemento habitual de cualquier entrenamiento para convertirse en el centro de una actividad aeróbica rítmica y coreografiada.

“Estamos dando clases del método a instructores de todo el mundo: México, Alemania, Estados Unidos, evidentemente España… y muchos gimnasios se han interesado en introducir P13Fit en su programación”, explica el empresario, que confirma a ICON el creciente protagonismo que acapara este ejercicio. “En los últimos tiempos la gente le ha perdido el miedo a saltar”.

Los meses de reclusión forzada han supuesto el salto definitivo que necesitaba la comba para convertirse en la solución más demandada, económica y efectiva para mantenerse en forma entre cuatro paredes. Un predicamento que, a pesar de la relajación progresiva de las restricciones de movilidad, sigue en auge, amparado por una quema de calorías que motiva al más perezoso –25 minutos de saltos equivalen a una hora de carrera continua– y una versatilidad a prueba de pandemias. “Al no poder ir al gimnasio o salir a la calle, la gente ha redescubierto la comba como un gran ejercicio cardiovascular que se puede realizar en espacios reducidos”, sostiene Rubén Gadea, entrenador personal y CEO de los centros Sanus Vitae, que apuesta a que su protagonismo seguirá incrementándose en los próximos meses. “Es muy económico y se puede hacer en cualquier parte… Además, el entrenamiento al aire libre está muy de moda”.

Jesús Silva ha vivido en primera persona esa explosión. Cofundador de la empresa de accesorios de crossfit Picsil, este navarro fue testigo de cómo el inicio de la cuarentena provocaba un incremento descontrolado en la demanda de combas. A pesar de estar especializados en calleras, Silva explica que “las cuerdas son ya el indiscutible producto estrella” de su catálogo, ofertando hasta cinco modelos distintos para cada tipo de usuario.

“Desde enero del pasado año a marzo de 2021 hemos multiplicado por seis la venta… y sigue siendo el artículo más vendido hoy en día”. Satisfacer la demanda fue todo un reto logístico, viéndose obligados a ampliar su lista de proveedores y la capacidad de su almacén. En el caso de Picsil, presente en más de 40 países, el posicionamiento digital ha sido clave a la hora de poder afrontar una demanda disparada, con casi el 80% de su facturación procedente de plataformas como Amazon.

Casualidad o no, lo cierto es que la ascendente presencia de la disciplina en la cultura pop se nota incluso en la televisión, gozando de un papel central en, por ejemplo, el onmipresente anuncio publicitario de los auriculares inalámbricos de Apple. Otras de las grandes ventajas competitivas de la comba, apuntan, son su versatilidad –puede ser practicada por alumnos de todas las edades– y su bajo precio, aunque el catálogo de combas ya es casi tan nutrido como el de otros artículos deportivos de primer orden. “Ofertamos desde las más simples, de plástico para principiantes, hasta las diseñadas con aluminio de alta velocidad, con doble rodamiento por mango que hace que el giro sea más veloz y podamos conseguir el doble salto con mayor facilidad”, asegura Silva.

La reclusión también supuso para José Manuel Pinto una oportunidad de dar a conocer su programa de entrenamiento P13Fit, que comenzó a desarrollar hace cinco años y anhela convertir en una marca de fitness del prestigio de otras como Les Mills. La reticencia inicial del público a sus innovadoras clases especializadas en la cuerda, al ritmo de éxitos del reggaetón o del dance, desaparecieron en el confinamiento, cuando el exfutbolista ofreció clases gratuitas durante tres meses.

“Al estar en casa la gente buscaba alguna manera de desconexión. Muchos se estaban jugando la vida en aquel tiempo, trabajando en primera línea, y quise ayudarles a que pudieran quitarse el estrés y mantenerse en forma conmigo”. Entre los más de un millón de seguidores en Instagram de Pinto que han disfrutado de los vídeos también se encuentran, aduce, excompañeros que se han unido a lo que él denomina como “un movimiento”. “Todos los futbolistas estaban limitados y muchos han practicado este método porque es el ejercicio que más calorías quema y sé que les ha beneficiado”.

Para los expertos, la lista de beneficios achacables a esta disciplina es casi inabarcable. Además de la tonificación integral del cuerpo, de la quema de grasa y de la mejora de nuestra densidad ósea, memoria o coordinación, el ejercicio cuenta con una curva de aprendizaje muy atractiva para cualquiera que se atreva a tratar de emular los juegos de su infancia. “Un adulto de 40 años que no ha saltado desde el patio del colegio se frustra al principio, pero en pocas semanas se mejora muchísimo y eso les hace sentirse mejor con ellos mismos”, añade Gadea sobre un ejercicio que se ha reivindicado en los últimos años como maridaje ideal para otros deportes de moda como el boxeo, el crossfit o el HIIT (High Intensive Interval Training), un entrenamiento de intervalos cortos y alta intensidad. Gadea también advierte que, con el objetivo de evitar lesiones como fracturas por estrés, deberíamos comenzar su práctica de manera progresiva, y como una parte más del entrenamiento, hasta dominarlo por completo.


Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS