Ricardo Cavolo: “Tanto comer como dibujar son experiencias viscerales y primarias”

El ilustrador salmantino es uno de los artistas elegidos por JustEat para la exposición Art&Delivery, que mezcla el mundo de la ilustración con el de la comida

El artista Ricardo Cavolo posa frente a su obra, en la que Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera disfrutan de comida rápida.
El artista Ricardo Cavolo posa frente a su obra, en la que Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera disfrutan de comida rápida.

Ricardo Cavolo (Salamanca, 40 años) es uno de los artistas elegidos por la plataforma JustEat para dibujar una de las cosas más dibujables e inspiradoras del mundo: la comida. La exposición Art&Delivery, comisariada por Mario Suárez y que también muestra obras originales de Alex de Marcos, María Herreros, Ana Jarén, El dios de los tres, Simmon Said y Nuria Toll, ya pudo verse en Madrid la semana pasada y aterriza en Barcelona (Carrer de Santa Magdalena, 9) los días 19 y 20. Hemos pedido a Cavolo, ilustrador ultracolorista que ha publicado varios libros (como la exitosa edición ilustrada de Romancero Gitano de Federico García Lorca) y colaborado con marcas como Gucci, Apple, Zara o Nike, que responda al cuestionario ICON, en el que aprovechamos para añadir, a nuestras preguntas indiscretas de siempre, algunas pinceladas sobre arte y comida.

¿Cuál es tu relación con la cocina? No soy muy cocinero, pero sí muy buen comensal. Me encanta encontrar sitios por ahí, cuando viajo o en mi ciudad para comer. Es una de las cosas con las que más disfruta en la vida. Pero soy muy perezoso para cocinar.

¿En qué se parece elaborar un plato y hacer una ilustración? Al final se trata de expresar algo y que el espectador/comensal lo reciba de una determinada manera. Tanto con el arte como con la comida necesitas creatividad y generas una experiencia determinada e intencionada al espectador/comensal. Y ambas experiencias son muy viscerales y primarias.

De toda la exposición, tu ilustración es tal vez la más llamativa por su carga social: Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera consumiendo comida rápida. Son dos mujeres que abrieron un camino muy complicado en la sociedad estadounidense (tan complicado que aún no es un camino seguro y fácil). Marsha y Sylvia fueron dos personas entregadas a esa causa, son del pueblo. Y a partir de esta idea, se me ocurría el juego simbólico de conectarlas con la comida más popular del país, una hamburguesa.

Recomienda al lector una noche ideal para pasar en casa con: una comida a domicilio, un libro que leer y una película que ver. Un par de pizzas para primero ver Una noche en la ópera de los hermanos Marx y luego leer un cómic de Hellboy.

¿Qué es lo que más le gusta a los demás de ti mismo? Esto es mejor que lo dijeran los demás. Pero me dicen que me consideran buena gente. Entiendo que eso es lo fundamental.

¿Y lo que más te gusta a ti de ti mismo? La imaginación que tengo.

En la ilustración o en la vida, ¿cuál es tu forma favorita de perder el control? Con energía, de manera casi explosiva, quizás bailando.

¿Qué te compraste con tu primer sueldo? Justamente fue un trabajo de repartidor de comida a domicilio, y el primer fin de semana hice horas extras para comprarme la camiseta de Jordan de los Chicago Bulls.

¿Qué tienes de fondo en tu pantalla del móvil? Ahora mismo el dibujo de un niño con un disfraz de esqueleto y un fondo de arcoíris.

¿Cuál es tu habilidad oculta? Le doy fuerte a la bici.

¿Tu palabrota favorita? Fantasía.

¿Qué figura pública amas? Soy poco megalómano. Voy a decir Batman, que por supuesto existe.

¿Y a qué figura pública te cuesta comprender? Uf, ¡tantas! Por concretar, me quedo con nuestro alcalde y presidenta.

¿Como es tu decoración ideal? De manera práctica te diría que algo minimal, pero dicho con el corazón te diría una casa llena de tapices y alfombras de todo el mundo.

¿Y tu decoración odiada? Cualquier casa con mucho fosforito.

¿Qué viaje te marcó? Un viaje que hice de casi 4 meses en tren por Europa a los 22 años. Viví de todo y aprendí mucho.

¿Y a qué lugar no volverías? Me gusta tanto viajar que no tendría problema en volver a sitios. Siempre hay rincones por descubrir.

¿Qué canción te pones para animarte? Cuando zarpa el amor, de Camela.

¿Y para seducir? Música italiana de los años 50 y 60.

¿Cuál es tu cuenta favorita de Instagram? @gramparents

¿Y el vídeo que más veces has visto en YouTube? Posiblemente el videoclip de Smells Like Teen Spirit de Nirvana.

¿Quién es la persona más famosa a la que has conocido? Messi.

¿Quién fue tu primer ídolo erótico? Laetitia Casta.

¿Y cuál ha sido el último? Barbie Ferreira

¿Qué encuentras si te buscas a ti mismo en Google? Ni idea, no lo miro.

¿Qué es lo que siempre quisiste saber hacer pero consideras que es demasiado tarde para intentar aprender? Aprender música.

¿Excitantes o calmantes? Ni unos ni otros, no me va bien a la psoriasis.

¿Qué plato dominas y en cuál fracasas en la cocina? No hago mal humus. Y fracasaría con cualquier puchero, requiere paciencia que no tengo.

¿Cuál es el fracaso del que más aprendiste? No lo veo como un fracaso, pero sí llegué a una depresión complicada por no gestionar bien mi energía. Aprendí un Universo entero después de esto.

¿Qué es lo más valiente que has hecho en tu vida? Invertir todo mi tiempo y energía en ser artista.

¿Cuál es lo más caro que tienes en tu armario? Un par de chaquetas de Raf Simons.

¿Qué no perdonarías en un/a amigo/a? Es una tópico, pero la traición. Todo lo demás, pase.

¿Qué no perdonarías en un/a amante? Si con amante te refieres a pareja, lo mismo, la traición.

¿Qué querías ser cuando eras pequeño? Activista ecologista.

¿Cómo sería tu senectud soñada? Viajar por el mundo con mi novia en una caravana, sin parar.

¿Cuál es tu miedo o fobia más irracional? El dentista. Lo llevo sufriendo desde muy pequeño y non stop.

¿Recuerdas cuál fue el momento más feliz de tu vida? Muchas mañanas de domingo desayunando con mi familia.

¿Y el más triste? Cuando estuve con depresión tuve unas cuantas semanas muy tristes.

¿Qué actividad te ayuda a relajarte y desconectar completamente? Los videojuegos. Los necesito como el aire.

¿Qué cualidad humana consideras más sobrevalorada? La belleza. Es algo a lo que se le concede demasiado tiempo y espacio en nuestra vida para luego encima ser algo tan sumamente subjetivo, arbitrario e irrelevante a largo plazo.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS