Asaari Bibang, la actriz que convierte la reivindicación en comedia: “Tratar temas espinosos desde el arte siempre es una buena idea”

La actriz Asaari Bibang estrena el 11 de mayo ‘Humor negra’, un show donde da a conocer los problemas que las mujeres negras siguen sufriendo en España a través de un envoltorio que logra traspasar todas las barreras culturales e ideológicas: el humor

La actriz Asaari Bibang.
La actriz Asaari Bibang.Laurent LEGER ADAME

Contar chistes o hacer monólogos como en la década de los noventa o, mejor dicho, hace unos años, ya no se lleva. El humor está siendo una fuerte herramienta para reivindicar derechos o libertades para cualquier colectivo y Asaari Bibang lo demuestra cada vez que se sube al escenario. El nombre de Asaari Bibang empezó a sonar con mayor fuerza después del monólogo que recitó en la gala de los Premios Feroz. A través de su ácido humor, protestó sobre la situación de las actrices cuando cumplen años o la precariedad laboral que sufre el sector por la pandemia y sin pandemia. El 11 de mayo estrenará el espectáculo Humor negra, un show con toques de afrofeminismo para dar a conocer los problemas que sufren las mujeres negras en su día a día. Parece que parte del feminismo las tiene olvidadas y sufren doble discriminación: ser mujer y ser negra.

¿Es complicado mezclar humor y reflexión? Mis chistes no tienen disfraces y tampoco mis reivindicaciones. Creo que sí me caracterizo por algo, ya sea para bien o para mal, es que no tiendo a disfrazar las cosas. Mi prioridad en mis monólogos es que la gente se ría, pero considero que en el humor caben infinidad de emociones sin cuya presencia el chiste carecería de sentido y así procedo.

Vuelves a los escenarios con Humor negra. ¿Cuál es la principal intención que vas a tener en tu nuevo espectáculo? ¿Habrá algo de feminismo racial unido al humor? Sí. Humor negra tiene mucho de afrofeminismo, no tanto porque lo haya escrito con esa pauta, de forma consciente, sino porque inevitablemente lleva mi esencia.

Has formado parte de Riot Comedy, show de comedia feminista, al igual que compañeras tuyas como Inés Hernand o Living Postureo. ¿Cómo es de importante este tipo de programas para dar a conocer a mujeres humoristas al no existir otro tipo de plataformas? Por el escenario de la Riot han pasado muchas cómicas que ahora lo están petando. Creo que eso es una muestra inequívoca de que ha sido y es un buen trampolín. Yo lo disfruté mucho.

He leído que fuiste a un casting para el papel de administrativa y te rechazaron porque decían que no era creíble, cuando tú en ese momento trabajabas como administrativa. ¿Crees que te pasaría ahora mismo esto o la mentalidad está cambiando y hay una apertura para que las actrices negras, asiáticas o latinas hagan otro tipo de papel y no sean los mismos? La anécdota que mencionas ocurrió en el 2010, si no recuerdo mal, y, aunque hay algún destello, lamentablemente todavía no he visto cambios significativos. Creo que las nuevas plataformas van a favorecer que haya un cambio muy positivo en ese sentido, pero que sigamos así transcurridos más de diez años no es muy halagüeño, la verdad.

En la Gala de los premios Feroz dijiste: “Podemos cambiar la realidad, mejorarla y yo confío en que lo haremos juntos” ¿Cuáles crees que son las herramientas o acciones que harán cambiar la realidad que estamos viviendo y cuál sería la primera que harías? Los grupos de trabajo que intervienen en cualquier proceso creativo deberían ser más diversos. Eso es lo primero que haría. Porque si toda la gente que participa en esos procesos trabaja desde el mismo imaginario, vivencias y realidades será inevitable que se reproduzcan los mismos estereotipos y clichés continuamente, que las historias no muestren o muestren de forma nociva muchas realidades que desconocen. Por ejemplo, es habitual, lógico y profesional documentarse para buscar asesoramiento sobre enfermedades, para no equivocarse con los nombres o síntomas de las enfermedades, pero seguimos pidiendo “acento africano” como si diera igual.

Si tuvieras que recomendar un monólogo o frase tuya al diputado de Vox Ignacio Garriga, ¿cuál sería? No veo en qué mundo paralelo se daría esa circunstancia.

¿A través del humor, el cine, la música o el arte se pueden derribar los muros del racismo o nos estamos convirtiendo en una sociedad con la sensibilidad más fina? Tratar temas espinosos desde el arte siempre es una buena idea. Es más receptivo cuando la verdad viene con un envoltorio amable. En cuanto a la sensibilidad fina, me parece que tenemos exceso de información. Una información que además no siempre es contrastada y veraz. Tenemos la cabeza hecha un lío y las emociones a flor de piel, ha sido un año muy duro para todos.

Las agresiones racistas en el deporte salen hoy a todas horas en los medios de comunicación y son portada en los periódicos, un ejemplo es el caso del futbolista del Valencia. ¿Qué crees que está cambiando? Cuando la sociedad habla, tarde o temprano, esas palabras tienen eco. Y creo que a nivel de redes se está rompiendo el silencio y poniendo en cuestionamiento todos esos asuntos. Se está creando un registro de estos casos en la memoria de la población y eso es maravilloso porque permite mostrar que no son casos aislados, ni fortuitos, que hay unas dinámicas con las que es imperativo acabar, por el bien de todos. Y no solo en el fútbol.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción