CRISIS EN ORIENTE PRÓXIMO

El Ejército israelí mata a dos palestinos y a dos hijos de uno de ellos

El Ejército de Israel niega su responsabilidad en la muerte de la familia de Gaza y las atribuye a proyectiles de morteros palestinos

El Ejército israelí ha negado su responsabilidad en la muerte de la familia de Rafá y ha asegurado que ha sido ocasionada por un proyectil de mortero lanzado por activistas palestinos contra un puesto israelí.

Samir Abú el-Ezz, el activista muerto junto a sus dos hijos, era miembro del Movimiento Palestino de Resistencia Popular. Se trata del cuarto ataque de las fuerzas israelíes en la franja de Gaza en las últimas 36 horas.

El otro adulto muerto durante la noche del domingo es Falah Zidan, de 30 años, abatido por un disparo en el pecho en los alrededores del campo de refugiados de Balata, situado en Naplusa (norte de Cisjordania).

Otro menor muerto

Las nuevas muertes sitúan en 726 el número de personas abatidas desde el comienzo de la Intifada el pasado 28 de septiembre, entre ellos 558 palestinos y 146 israelíes.

726 personas han muerto desde el comienzo de la Intifada el pasado septiembre
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Más información
Gaza
Tema:: Oriente Próximo
Gráfico multimedia:: Cronología de la nueva Intifada
Gráfico multimedia:: El conflicto en mapas

Otras dos personas, una de ellas menor, fueron abatidas en la mañana del domingo por disparos de los soldados israelíes en dos incidentes distintos. Las víctimas fueron un joven de 14 años y un hombre de 38. Horas antes, el Ejército israelí había atacado con misiles una posición palestina en Gaza.

El adolescente palestino, Mohammed Abu Arra, fue abatido también en el campo de refugiados de Rafá, después de que los soldados israelíes, con apoyo de carros de combate, penetrasen en el campamento y un grupo de adolescentes les arrojaran piedras, a lo que los militares respondieron con disparos.

El segundo fallecido, un habitante de 38 años de la localidad de Salfit, próxima a la ciudad cisjordana autónoma de Nablús, fue muerto por soldados israelíes junto a la aldea vecina de Burín.

Mohammed Abu Arrar, de 14 años, muerto por un disparo de las fuerzas israelíes el domingo.
Mohammed Abu Arrar, de 14 años, muerto por un disparo de las fuerzas israelíes el domingo.REUTERS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS