El Banco Mundial mejora las previsiones de crecimiento de América Latina para 2010

El organismo multilateral considera que los precios altos de materias primas y la demanda china permitirán que la región crezca hasta un 6%

Hasta hace unos meses las perspectivas de crecimiento para América Latina colocaban la cifra en un 5%, a pesar de la crisis económica que aún afecta a Estados Unidos y Europa. El Banco Mundial ha mejorado ahora esa cifra al pronosticar que el promedio de expansión de las economías de la región puede llegar hasta 6%, impulsado por la fuerte actividad en Brasil, Chile, Perú y Colombia- "América Latina está demostrando una impresionante resistencia", a los choques externos provocados por la crisis económica mundial, ha afirmado Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina durante la Conferencia de las Américas, centrada en la innovación, que se celebra hoy y mañana en la ciudad norteamericana de Miami.

Más información
"Latinoamérica es un colchón que beneficiará la recuperación económica de España"
La clave está en China
"La educación es el mayor desafío de América Latina"
"América Latina necesita crecer a un ritmo más rápido para reducir la pobreza"

El Banco Mundial confirma que Brasil lidera el camino del crecimiento latinoamericano con más de 7% de expansión, seguido de Perú con 6%, mientras que Colombia y Chile lo harán por el orden del 5%. La gran excepción será Venezuela, que este año verá una contracción de su economía, a pesar de los altos precios del petróleo.

Entre las regiones emergentes, América Latina se coloca por detrás de Asia como la que registra la recuperación más rápida. Ha sido la explosión de la demanda China por materias primas latinoamericanas -según reveló un informe del mismo Banco Mundial difundido el lunes- lo que está arreando la expansión en la región. "Mirando hacia adelante, América Latina continuará registrando importantes beneficios de ser el granero y la mina para el resto del mundo", ha dicho Cox. La clave será, a su juicio, la administración eficiente de la "dependencia de las materias primas" para obtener los máximos rendimientos.

Desafíos por delante

Sin embargo, "aún hay muchos desafíos por delante", ha asegurado por su parte el economista jefe del BM, el ecuatoriano Augusto de la Torre. Ha explicado que los países latinoamericanos deberán separarse de la tendencia de las naciones ricas de mantener tipos de interés bajos como política para estimular a sus débiles economías. "Mientras los países ricos tendrán que mantener sus tipos cerca de cero, los países latinoamericanos tendrán que elevarlos lo que sea necesario para evitar un sobrecalentamiento de sus economías y la inflación", ha dicho De la Torre en la conferencia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Al tiempo, considera que los bancos centrales deben evitar la tendencia de apreciar las monedas y que los países basen -como ha ocurrido en el pasado- su crecimiento solo en los beneficios generados de la explotación de los recursos naturales. "Hay que evitar riesgos, y para ello el objetivo más importante es que los países deben aprender a ahorrar", ha insistido De la Torre.

Otro punto que critica el Banco Mundial es que Latinoamérica invierte muy poco en investigación y desarrollo, da pocos incentivos fiscales, no ofrece una política de protección intelectual adecuada y sus universidades operan sin una conexión consistente con la industria. A excepción de Brasil, todos los países latinoamericanos invierten menos del 1% de su PIB en investigación y desarrollo. "Con excepción de Argentina, Chile, México y Uruguay, los Gobiernos regionales no tienen a la innovación como prioridad nacional, ni siquiera está incluida en sus estrategias de desarrollo", ha asegurado Cox.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS