Los cerca de medio millar de venezolanos varados en Madrid vuelven a Caracas

La ruptura del acuerdo entre dos aerolíneas deja a cientos de pasajeros sin poder viajar

Decenas de afectados por la cancelación de vuelos, ante el hotel en el que permanecen.
Decenas de afectados por la cancelación de vuelos, ante el hotel en el que permanecen. Álvaro García

Los cerca de medio millar de pasajeros con destino a Venezuela que estaban varados en Madrid, volaron este lunes hacia Caracas. La mitad de ellos llevaban esperando desde el pasado martes, 22 de julio, a que les informaran cuándo saldría su vuelo; los demás, desde el 24. Todos compraron sus billetes con la aerolínea estatal venezolana Conviasa, y todos se enteraron el mismo día en que debían viajar de que sus vuelos estaban cancelados por tiempo indefinido.

Más información
Varados por tiempo indefinido
La deuda con las aerolíneas reduce los vuelos internacionales a Caracas
Maduro intenta cerrar filas en el chavismo
Entre el alivio y la desesperación

Las verdaderas razones de este confinamiento no se conocen. Las dos aerolíneas involucradas no han publicado ningún tipo de comunicado y se niegan a hacer declaraciones. Conviasa explicó el pasado viernes que tenían un contrato de arrendamiento con la agencia italiana Blue Panorama, que les proveía de aviones y tripulación. De un día para otro, la aerolínea rompió el acuerdo. Desde Caracas se apunta a que el Gobierno venezolano tiene una deuda con distintas empresas internacionales.

Los pasajeros, su mayoría venezolanos, facturaron el equipaje durante la tarde de este lunes en Iberia y Blue Panorama. Todos menos una familia de tres integrantes. La mujer, embarazada, comenzó a sentirse mal durante esa misma mañana, por lo que fue ingresada en el hospital. El padre y el hijo pequeño se quedarán en Madrid a la espera de que mejore.

Los venezolanos afectados por la cancelación de su vuelo se forman para abordar en el aeropuerto de Madrid.
Los venezolanos afectados por la cancelación de su vuelo se forman para abordar en el aeropuerto de Madrid.

Las personas que han viajado con la aerolínea española tuvieron un momento de estrés. Cuando llegaron al aeropuerto les pidieron que se apartaran, faltaban papeles que arreglar entre las dos empresas, y aún no estaba claro que pudiesen volar. Los afectados comenzaron entonces a planificar una forma de hacerse escuchar. Hablaron de bloquear las calles si no se subían en ese avión que les habían prometido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Después de hora y media les confirmaron lo que todos anhelaban, podrían llegar esta noche a Caracas. Los teléfonos empezaron a sonar. "Mami, ya voy para casa", se escuchaba en la sala de espera del aeropuerto de Madrid. Para muchos, sin embargo, el calvario todavía no termina. Algunos tienen que hacer escala desde la capital venezolana hacia distintas ciudades, un vuelo que perdieron hace días y tendrán que volver a esperar para recuperarlo.

Esos casi 500 pasajeros ya han volado este lunes hacia sus hogares. Sin embargo, mañana martes, otras 200 personas se presentarán en las oficinas de Conviasa dentro del aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas. También querrán volar a Venezuela. La mayoría sin saber que su vuelo está cancelado, ni hasta cuándo tendrán que esperar. Si la aerolínea venezolana no llega a un acuerdo en las próximas horas con la empresa italiana, la historia podría repetirse.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS