El coronel Strelkov se viste de paisano, pero pronostica guerra

“Todo el pueblo ruso debe unirse en un único Estado formado por Rusia, Ucrania y Bielorrusia”. Este es el “ideal” del coronel Igor Strelkov, el ex ministro de Defensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD en la provincia ucraniana de Donetsk”), quien el jueves protagonizó una rueda de Prensa en Moscú, convocada en ambiente de secreto y conspiración en un hotel lejos del centro. El objetivo era anunciar el lanzamiento de una nueva organización humanitaria para ayudar a los insurgentes y sus familias,que pasan hambre y frío entre ruinas en zona de conflicto en el Este de Ucrania, el territorio que los políticos y propagandistas rusos insisten en acuñar como “Novorossia” para confundir a quienes no estudiaron bien la Historia.

Strelkov explicó que su iniciativa tenía un carácter puramente humanitario. La ayuda oficial es “insuficiente” y “una importante parte” de la ayuda humanitaria enviada desde Rusia “va a parar a la venta libre” “en lugar de ser entregada” a quien lo necesita, dijo el oficial que prometió ejercer “control” del reparto y “desenmascarar” a los que, con el pretexto de la beneficencia, “se dedican a enriquecerse, que no son pocos”.

Efectivamente, la organización de la ayuda humanitaria a Donbás (las provincias de Lugansk y Donetsk) suscita preguntas en quienes han observado con qué celeridad mejoran su atuendo y refinan sus hábitos los ciudadanos ucranianos que, presentándose como exiliados políticos, pululan en Moscú y otras ciudades rusas en torno a las instituciones dispuestas a compartir sus recursos con los hermanos del otro lado de la frontera.

La rueda de prensa de Strelkov era esperada por sus seguidores desde hace un mes y el resultado defraudó a algunos. En vez del oficial que en verano fustigaba al Kremlin por no apoyar suficiente a los insurgentes, había un hombre en traje y corbata que leía un texto preparado de antemano y que evitó el enfrentamiento con los dirigentes rusos. Strelkov dijo no tener ni “palancas” ni “influencia” ni “información sobre los planes de los dirigentes rusos”, afirmó “no tener nada que ver” con los líderes actuales de Donbás y subrayó que se había opuesto a las elecciones organizadas por los separatistas el próximo domingo.”No entiendo cómo se pueden hacer elecciones cuando hay guerra y disparan, pero como la decisión está tomada no voy a comentarla”, afirmó. “La confusión en Ucrania no acabó. Se necesitarán aún muchas vidas para superarla y es mejor conservar esas vidas para el combate decisivo”, opinó el oficial, según el cual a las autodenominadas repúblicas populares les ha faltado “el reconocimiento por parte de Rusia”. El coronel no excluyó que la guerra actual pueda transformarse en otra, “de gran envergadura”. En Ucrania hay un “grandes posibilidades de que se reanuden los combates” y la tregua con Kiev es solo “una pausa”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS