Un nuevo cadáver momificado, en el pico más alto de México

Los restos podrían corresponder con el piloto de un avión que se estrelló en el Pico de Orizaba hace más de 15 años

Imagen de la primera momia hallada en el Orizaba
Imagen de la primera momia hallada en el OrizabaEFE

La épica del alpinismo, el deseo de conquistar cumbres estratosféricas, reside en gran medida en aceptar la posibilidad de quedarse para siempre en el camino. El Pico de Orizaba es la montaña más alta de México, un volcán inactivo y un cementerio de hielo para alpinistas. Hace tres meses fueron encontrados dos cadáveres momificados en la cara norte del Orizaba, a 5.300 metros de altura. El equipo de rescate, que encontró los cuerpos unidos en un abrazo bajo la nieve, cree que podría tratarse de parte de una expedición engullida por un alud hace más de medio siglo. Este jueves, una nueva momia helada apareció en otra de las partes altas del volcán.

El cuerpo, que aún conservaba alguna ropa, fue encontrado por un grupo de alpinistas medio sepultado en una zona rocosa. Tras avisar al servicio de Protección Civil de Puebla, estado del centro del país donde se ubica la montaña, el cadáver ya ha sido evacuado. Habrá que esperar al informe forense para confirmar los detalles del quién, el dónde y el cómo. De momento, las autoridades municipales han adelantado que podría tratarse del piloto de una avioneta que se estrelló contra el volcán hace cerca de 15 años.

El cuerpo fue encontrado, aún con ropa, por un grupo de alpinistas medio sepultado en una zona rocosa

En el caso de las dos momias abrazadas, habrá que esperar algo más para saber si efectivamente se trata de aquellos montañeros que en 1958 intentaron alcanzar la cima por uno de los lados más difíciles y peligrosos del volcán. La pendiente de la cara norte donde fueron encontrados es conocida en el mundo de la montaña como de “hielo negro”, porque la dureza de las capas heladas que cubren la superficie recuerdan al cemento. Ante un empeoramiento del clima y la dificultad incluso de acceder a esta parte del Orizaba, las servicios de rescate han descartado por ahora prácticamente cualquier posibilidad de bajar los cuerpos de allí arriba.

Las tareas de salvamento fueron además motivo de pugna. Los primeros alpinistas que encontraron los cadáveres intentaron una evacuación rápida, casi el día siguiente, después de avisar al Instituto de Antropología e Historia de México (INAH). Pero antes, fotografiaron el hallazgo y la imagen la de la momia boquiabierta con un brazo asomando, se volvió viral en las redes sociales. La noticia llegó a oídos de la Asociación Mexicana de Alpinistas, quien de inmediato quiso también ascender hasta el lugar. Ellos fueron quienes descubrieron que había un segundo cuerpo abrazado al primero. Los alpinistas encontraron también un jersey rojo, una chaqueta y una mochila, restos de aquella expedición que perdió a cuatro hombres.

Ninguno de los dos ha logrado por ahora llevar a cabo el descenso. La Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación declaró el mes pasado suspendida indefinidamente la posibilidad de realizar una expedición para recuperar los restos hallados a una altura de más 5.270 metros. “Sigue suspendida la búsqueda de manera indefinida, pues las condiciones del tiempo no son las mejores y la prioridad es cuidar la vida de quienes participarían en la recuperación”, dijo el funcionario del cuerpo a un periódico local.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

David Marcial Pérez

Reportero en la oficina de Ciudad de México. Está especializado en temas políticos, económicos y culturales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en El País. Antes trabajó en Cinco Días y Cadena Ser. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y máster en periodismo de El País y en Literatura Comparada por la UNED.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS