Los mercados digieren el giro político en Portugal

La Bolsa mantiene una ligera caída, mientras los bancos esperan los presupuestos que elabore la izquierda

El líder socialista Antonio Costa, ayer en el Parlamento portugués.
El líder socialista Antonio Costa, ayer en el Parlamento portugués.PATRICIA DE MELO MOREIRA (AFP)

Tras el susto, la realidad. Los mercados financieros no se han inmutado por la caída del Gobierno conservador y la próxima llegada de uno socialista apoyado por comunistas y bloquistas. Tras dos jornadas de caídas, la Bolsa de Lisboa se ha mantenido casi plano, entre ligeras subidas y ligeras bajadas. El mayor escepticismo recae sobre los valores bancarios, ya que el sábado el Banco Central desvelará las necesidades de recapitalización de Novo Banco, alrededor de 2.000 millones de euros.

El tono de los análisis de los bancos de inversiones y de las autoridades internacionales es el de la prudencia, a la espera del presupuesto que haga el Gobierno socialista. Precisamente el comisario europeo de Economía ha expresado su preocupación por la falta de Presupuesto, algo que tenía que haber realizado el anterior Gobierno antes del 15 de octubre, pero que se negó alegando que era labor del nuevo Ejecutivo.

Por su parte, el banco de inversiones Haitong -propietario del antiguo Banco Espírito Santo de Inversiones (BESI)- avisa de que el nuevo Gobierno tendrá que aumentar impuestos para equilibrar todos los gastos públicos que ha prometido, y, como no puede cargar de impuestos a las familias, estos recaerán en las empresas.

Nuevas propuestas económicas

Con la responsabilidad de gobernar cercana, el PS va limando sus promesas. Así, por ejemplo, según han asegurado esta mañana sus responsables económicos en rueda de prensa, la reversión de las privatizaciones de las líneas aéreas TAP y los transportes públicos dependerán de las indemnizaciones que tengan que pagar.

El Partido Socialista ha cuantificado algunas de las partidas que va a aplicar en el nuevo presupuesto: la reducción del pago de la tasa a la Seguridad Social le costará al Estado 20,2 millones de euros al año, pues beneficia a 1,1 millones de trabajadores con salario base hasta 600 euros. Ganarán 20 euros más al año.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En el caso de la reducción del IVA de la hostelería, que baja del 23% al 13%, el Estado dejará de ingresar 360 millones de euros; la actualización de pensiones costará 66 millones. El PS pretende elevar las pensiones hasta los 628 euros, una medida que afectará al 46% de los pensionistas.

La reposición de salarios a los funcionarios que ganaban más de 1.500 euros, le costará al Estados 800 millones de euros en los próximos dos años.

Otra cuestión que mantiene la tensión entre los firmantes de la izquierda es el salario mínimo que debe pasar de 505 euros a 600 en esta legislatura. El PS promete al Bloco que se subirá un 5% cada uno de los próximos años; pero el PC y su sindicato CGTP quieren para ya los 600 euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS