La Policía identifica a cuatro sospechosos de la violación colectiva

Indignación en brasil por la publicación en redes sociales de la violación colectiva a una menor

El video difundido en la red social.
El video difundido en la red social.

La Policía Civil de Río de Janeiro identificó a cuatro sospechosos de la violación colectiva a una adolescente de 16 años en una favela de la Zona Oeste de la ciudad de Río de Janeiro y que se difundió por las redes sociales. Uno de ellos, Lucas Perdomo Duarte Santos, de 20 años, joven promesa del equipo de fútbol Boa Vista, de la primera división de la liga carioca, era el novio de la víctima desde hacía tres años. Según la abuela de la joven, el novio, que se ha dado a la fuga, ideó el crimen, cometido por unos 30 hombres, según dijo la chica, por creer que le había engañado con otro hombre. “Uno de ellos era su novio, lo conoció en el colegio. Fue una venganza. Él la violó y llamó a otros 30 para que hicieran lo mismo”, asegura la prensa local.

Los otros tres sospechosos son Marcelo Miranda da Cruz Correa, de 18 años, y Michel Brasil da Silva, de 20 años, que serían los responsables de difundir las imágenes de la víctima en internet, aunque no se haya constatado su participación en el crimen. Miranda, por medio de su abogado, ha declarado que no conocía a la víctima y que solo compartió las imágenes sin saber que se trataba de una violación y que la joven era menor de edad. El tercero, Raphael Assis Duarte Belo, tiene 41 años y aparece en una foto junto a la chica, que tiene los genitales cubiertos de sangre. Algunos pies de foto que acompañaban las imágenes brutales, donde la chica aparecía desmayada, decían: “Se la pasaron por la piedra”, “Por aquí han pasado 30”.

Se sospecha que los agresores pueden estar relaciones con el narcotráfico.

La joven, tras realizarse algunas pruebas clínicas y tomar un cóctel de medicamentos contra enfermedades venéreas, dio algunos detalles sobre el crimen. Contó que el pasado viernes fue a reunirse con su novio y que luego solo se acuerda de haberse despertado el domingo en una casa rodeada de 33 hombres armados con fusiles. Se sospecha que los agresores, relacionados con el tráfico de estupefacientes, la drogaron. La policía todavía no ha confirmado el número exacto de agresores. “Tenemos que ser prudentes. No podemos afirmar con convicción si fueron 30, 33 o 36. Al principio se dijo que eran 33, pero ya hemos oído que podrían ser 36”, dijo el jefe de la Policía Civil de Río, Fernando Veloso.

Tras el crimen, la joven fue recogida por un trabajador social de la favela, y llegó a casa descalza, despeinada y con ropa masculina rasgada. La joven no contó nada de lo sucedido y la familia solo se enteró días después, a través de los vídeos en internet. “ Su madre y yo, su abuela, lloramos cuando vemos el vídeo. Su padre no consigue ni hablar, se pone también a llorar. Nuestro sentimiento es de tristeza, de indignación, estamos horrorizados de ver hasta qué punto llega la maldad humana. La familia está sin palabras, consternada”, dijo la abuela a los periodistas.

Tras la gran repercusión, la joven, madre de un niño de tres años, publicó un mensaje en Facebook, agradeciendo el apoyo: “Gracias por el apoyo de todos. Realmente creí que me iban a juzgar mal, pero no [...]. No me duele el útero, me duele el alma por el hecho de que existan personas crueles que quedan impunes”.

Las estadísticas criminales del Instituto de Seguridad Pública de Río muestran que más de 15 mujeres son violadas diariamente en el Estado de Río de Janeiro. Solo en 2014 se registraron 5.676 denuncias. Uno de los casos más impactantes de violación colectiva en Río sucedió en marzo de 2013, cuando un grupo de delincuentes invadió una furgoneta donde viajaban una turista estadounidense y su novio francés. Tres hombres fueron acusados de secuestrar a la pareja durante horas y agredir y violar a la joven repetidas veces. Durante el recorrido, los agresores llegaron a ofrecer la chica a otro hombre a cambio de dinero.

Sobre la firma

María Martín

Periodista especializada en la cobertura del fenómeno migratorio en España. Empezó su carrera en EL PAÍS como reportera de información local, pasó por El Mundo y se marchó a Brasil. Allí trabajó en la Folha de S. Paulo, fue parte del equipo fundador de la edición en portugués de EL PAÍS y fue corresponsal desde Río de Janeiro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS