Un estudio encuentra discriminación racial en las guarderías de Estados Unidos

Los afroamericanos representan el 19% de los alumnos de tres a seis años y el 47% de los sancionados

Durante el debate presidencial que este lunes enfrentó a la candidata demócrata Hillary Clinton y al republicano Donald Trump, el moderador preguntó a la ex secretaria de Estado si considera que la policía tiene prejuicios contra los afroamericanos y si esto influye en el trato que reciben. Clinton contestó que no era un problema único de la policía sino de toda la sociedad. Un estudio revelado este miércoles asegura que esos prejuicios empiezan en la guardería.

El presidente Obama juega con una niña en una guardería de Lawrence, Kansas.
El presidente Obama juega con una niña en una guardería de Lawrence, Kansas. PETE SOUZA (THE WHITE HOUSE)

En Estados Unidos, los alumnos afroamericanos de tres a seis años tienen el triple de posibilidades de ser sancionados o expulsados que sus compañeros blancos. Hasta ahora, nadie ha conseguido averiguar por qué. Pero el estudio realizado por el Centro de Estudios de la Infancia de la Universidad de Yale apunta a que la causa podría estar en los prejuicios raciales de sus profesores.

La investigación incluye entrevistas y pruebas con 130 docentes de guarderías de todo el país y pretendía determinar por qué los niños afroamericanos, que representan el 19% del alumnado de preescolar, suponen el 47% de los estudiantes sancionados o expulsados. Además de la raza, el género también importa ya que el estudio encontró que los niños tienen tres veces más posibilidades de ser expulsados que las niñas.

El informe establece que los prejuicios son estereotipos automáticos e inconscientes que empujan a las personas a comportarse y tomar decisiones de maneras concretas. “Aunque los comportamientos de los niños pueden condicionar el proceso de toma de decisión de los adultos, los prejuicios sobre sexo y raza pueden influir cómo se perciben esos comportamientos y cómo se responde a ellos, creando un círculo vicioso que sólo acentúa las desigualdades”, concluyen los autores.

La investigación demuestra que la empatía del profesor hacia el alumno se reduce cuando son de distinta raza

Los autores hicieron dos tipos de pruebas. En la primera observaban a cuatro niños una niña y un niño blancos y una niña y un niño afroamericanos que jugaban en una clase. Los profesores debían buscar señales de “comportamientos desafiantes”. Los niños eran en realidad actores y no demostraron ninguno de esos hábitos “desafiantes”. La investigación encontró que los profesores pasaban más tiempo observando a los niños afroamericanos que a los otros tres estudiantes.

En la segunda prueba, los profesores leían el informe sobre el mal comportamiento de un estudiante y debían juzgar qué castigo otorgarle. Las respuestas contenían sanciones más duras si el estudiante tenían un nombre estereotípicamente afroamericano, domo DeShawn o Latoya, pero mucho más leves si el niño se llamaba Jake o Emily, nombres asociados con blancos.

Al mismo tiempo, el estudio revela que los profesores afroamericanos son más exigentes con los alumnos de su misma raza que con los blancos, “lo que demuestra quizás que creen que los niños negros requieren un trato más severo y más disciplina” para que estén preparados ante “la dureza” que pueden encontrar después en el mundo.

La investigación demuestra también que la empatía del profesor hacia el alumno se reduce cuando son de distinta raza. “La tendencia a ver los comportamientos del niño de manera distinta según su raza puede ser la prueba de que los prejuicios están más generalizados en cuanto a la raza y el comportamiento criminal o delincuente de una persona”, escriben los autores.

Los investigadores del análisis alertan de que esta disparidad en las sanciones a niños afroamericanos tiene consecuencias en el futuro ya que pueden perder su puesto en las escuelas a las que quieran acceder después, “socavando su acceso a oportunidades educativas”.

La publicación del informe coincide con un momento de intenso debate en Estados Unidos sobre las consecuencias de la discriminación racial, especialmente en el ámbito del trato policial a las minorías, tras el escándalo causado por distintas muertes de afroamericanos desarmados por disparos de los agentes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS