El candidato francés Macron lleva su discurso europeísta a Londres

El liberal se reúne con Theresa May y da un discurso ante casi 3.000 votantes

La campaña francesa cruzó este martes el canal de la Mancha con Emmanuel Macron, favorito en la carrera presidencial. El candidato centrista habló ante casi tres mil votantes franceses en Londres y se reunió con la primera ministra. Con más de 300.000 personas, jóvenes y cosmopolitas, la comunidad francesa supera en tamaño a una ciudad como Nantes y es receptiva al discurso liberal de Macron. Pero más allá de la búsqueda de votos, a nueve semanas de la primera vuelta, la visita tuvo la carga simbólica de ver en un país atascado en el Brexit al candidato francés que con más vehemencia defiende el proyecto europeo

Emmanuel Macron, durante el mitín en Londres de este miércoles.
Emmanuel Macron, durante el mitín en Londres de este miércoles.Frank Augstein (AP)

Tras su reunión con Theresa May, el candidato centrista a la presidencia francesa se declaró dispuesto a aprender de los errores de David Cameron y Hillary Clinton y defender sus ideas sin ambigüedades, en la batalla contra la ultraderechista Marine Le Pen. “En el ambiente actual, cuando los extremos y la antiglobalización ganan elecciones, es el momento para que Francia decida hacer lo contrario”, dijo. Hoy, añadió, “si te muestras tímido, estás muerto”.

Más información
La campaña francesa cae en el desconcierto de candidatos y programas
El escándalo Fillon eclipsa los casos de corrupción de Le Pen

La cola de expatriados daba la vuelta al centro de convenciones Central Hall de Westminster, a última hora de la tarde, a pocos metros del Parlamento donde los lores continuaban debatiendo el proyecto de ley que autorizará a May a iniciar las negociaciones de salida de la UE. La riada de congregados, en su mayoría jóvenes, buscaba despejar las incógnitas de un político de 39 años que dejó la cartera de Economía del Gobierno socialista de Hollande para lanzar su candidatura independiente a la presidencia.

“Sé poco sobre su programa, por eso vengo. Pero sé que no se considera de izquierdas ni de derechas. También sé que es menos profesional que otros candidatos y que, como demostró cuando estuvo en el Gobierno, tiene una mentalidad liberal que ahora mismo escasea en Francia. Y sobre todo sé que es proeuropeo, y los franceses en Londres, después del trauma que supuso el Brexit, estamos imbuidos de ese europeísmo”, opina Jean Tristan Seuron, de 29 años, que se instaló en Londres hace tres.

Macron, al contrario que sus rivales, ha sido meridianamente claro en su defensa de la UE. El candidato ha afirmado, respecto a las inminentes negociaciones para el Brexit, que él sería “bastante duro” con Reino Unido. Este martes ha reiterado que el Elíseo, si le tiene a él como inquilino, no será un lugar amistoso para May en su ruptura con Bruselas.

Los hermanos Elliot y Sebastian Grogan, de 24 y 19 años, estudiantes de Literatura francesa en Oxford, vinieron hasta Londres para saber más sobre un candidato que ven como “un nuevo Blair”. “Es joven, entusiasta, energético y carismático. Francia necesita una sacudida y Macron promete llevarla a cabo desde una moderada posición centrista”, opinaban. “La derecha y la izquierda están desorganizadas ahora en Francia, y el juego está más abierto para una propuesta novedosa como la de Macron”, señalaba Fabrice, ejecutivo bancario de 40 años.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Favorecido por los escándalos que afectan al derechista Fillon y por la elección del más izquierdista Hamon como candidato del Partido Socialista, Macron tomó inesperadamente la delantera en las encuestas. Pero la macronmanía ha perdido fuelle y, el lunes, las encuestas daban a Le Pen un sólido liderazgo en la primera vuelta, seguida de Macron y Fillon empatados en segundo lugar. El hecho de que May le recibiera este martes por la tarde en Downing Street supone un espaldarazo para un candidato necesitado de reforzar su imagen de hombre de Estado.

Un portavoz de Downing Street negó que la reunión deba interpretarse como un apoyo al candidato. Pero confirmó que la postura del Gobierno británico sigue siendo la de no tener relaciones con el Frente Nacional de Marine Le Pen, hoy favorita a ganar en primera vuelta, pero a quien las encuestas dan como perdedora en la segunda. El encuentro de este martes no es habitual, pero tampoco es la primera vez que un primer ministro británico recibe a un candidato presidencial francés: Tony Blair se reunió con Nicolas Sarkozy, cuando este era aún candidato en 2007.

Fue precisamente Sarkozy el pionero en detectar la relativa importancia de Londres en las elecciones francesas. La capital británica es hogar de casi 300.000 de los cerca de 400.000 franceses que viven en Reino Unido, lo que la convertiría en la sexta mayor ciudad francesa. Se trata, además, de una comunidad joven, cosmopolita, liberal, y europeísta. Un colectivo afín al discurso y al perfil de Macron, que trabajó en la banca de inversión antes de saltar a la política y promete atacar la falta de productividad que lastra la economía francesa.

El candidato llamó a “los bancos, el talento, los investigadores y los académicos” a cruzar el canal de la Mancha cuando Reino Unido abandone la UE. Golpeados por la hostilidad del Brexit, muchos franceses ven en el proyecto de Macron una oportunidad de volver a su país. Es el caso de Lucille Tardy, profesional de la publicidad de 29 años. “En este país ahora todo son incógnitas”, explica. “¿Qué pasará si se cierra? Yo me plantearía regresar a la Francia de Macron. Con Fillon o Le Pen, me iría aún más lejos”.

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS