La vuelta a la política de Ahmadineyad altera la campaña electoral en Irán

El exmandatario registra su candidatura para las elecciones presidenciales de mayo

El expresidente iraní Mahmud Ahmadineyah registra este miércoles su candidatura para las elecciones presidenciales en el Ministerio del Interior en Teherán
El expresidente iraní Mahmud Ahmadineyah registra este miércoles su candidatura para las elecciones presidenciales en el Ministerio del Interior en TeheránABEDIN TAHERKENAREH (EFE)
Más información
Ahmadineyad abre cuenta en Twitter
Irán ha recuperado 40.000 millones gracias al acuerdo nuclear
135 latigazos para el azote de los reformistas iraníes
La muerte política del hombre que fue mano derecha de Jomeini en Irán

El expresidente iraní Mahmud Ahmadineyad presentó este miércoles su candidatura a las elecciones presidenciales del próximo 19 de mayo. Su vuelta a la arena política ocurre después de que el Líder Supremo iraní, el ayatolá Ali Jameneí, le desaconsejara que lo hiciera. El exmandatario, a su vez, había anunciado en un comunicado que no se presentaría a las presidenciales. Esta decisión ha dado pie a una serie de críticas, tanto de conservadores que la ven como falta de respeto a la imagen de Jameneí, como de los moderados y reformistas que lo etiquetan de no cumplir con sus promesas.

El año pasado se especuló con que Ahmadineyad intentaba regresar a la política hasta que en septiembre, el líder iraní le recomendó que no se presentara a las elecciones y le trasladó el mensaje de que este hecho “no iría ni en su bien, ni en el del país.” y que con su candidatura correría el riesgo de polarización de la sociedad, algo que Jameneí calificó de “dañino”.

Aun así, Ahmadineyad ha mostrado durante sus ocho años de presidencia (2005-2013) que es un mandatario de decisiones imprevisibles, que no evita la polémica sino la busca como una estrategia. Aunque al principio había declarado que no apoyaría a ningún candidato, luego respaldó la candidatura de Hamid Baqaee, el que era su vicepresidente y que este miércoles lo acompañó a la sede del registro de candidatos en el Ministerio de Interior, donde los dos presentaron su candidatura.

Durante las presidenciales de 2013 Ahmadineyad apoyaba a Esfandiar Rahim Mashaí, el que fuera su primer vicepresidente, pero sus esfuerzos fracasaron cuando el Consejo de Guardianes, un ente que supervisa las elecciones, descalificó su competencia para las presidenciales.“Lo que dijo el líder, era un consejo y no significa una prohibición.”, explicó este miércoles Ahmadineyad al presentar su candidatura y aseguró: “cumplo con mi palabra y registro mi candidatura únicamente para apoyar al Sr. Baqaee.” Los observadores señalan que es muy probable que el Consejo de Guardianes no autorice a Baqaee como candidato presidencial, ya que hay casos judiciales abiertos en su contra. En estas circunstancias la candidatura de Ahmadineyad se ve como un instrumento de presión para impedir la descalificación de Baqaee, porque de lo contrario, el exmandatario tendrá suficientes excusas para desoír “los consejos” del líder e intentar llegar a la presidencia.

A pesar de la polémica que ha desatado la decisión de Ahmadineyad, los analistas consideran al moderado, Hassan Rohaní, el actual presidente iraní y al ultraconservador, Ebrahim Raeisí, el rector del mausoleo de Imam Reza, en Mashhad, como los posibles candidatos con mayor apoyo para ocupar el cargo de presidencia. Los dos todavía no han presentado su candidatura porque según una tradición política en Irán, los candidatos más reconocidos suelen registrar su candidatura en el último día del plazo que esta vez se vence el próximo sábado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pero la presencia de un actor político como Ahmadineyad o su compañero, Baqaee en las elecciones, beneficiará a Rohaní, ya que la fuerza del exmandatario viene mayoritariamente de los sectores más pobres de la sociedad iraní que históricamente simpatizan más con los conservadores, lo que dividirá hasta cierto punto el voto conservador y alentará a los abstencionistas a apoyar a los moderados con el fin de impedir una posible victoria de Ahmadineyad.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS