Kenia vuelve a la urnas entre fuertes disturbios y llamadas al boicot

Al menos tres personas han muerto en los enfrentamientos entre la oposición liderada por Raila Odinga y las fuerzas de seguridad del país

Agentes de la Policía de Kenia, en el barrio de Kibera (a las afueras de la capital) este jueves.
Agentes de la Policía de Kenia, en el barrio de Kibera (a las afueras de la capital) este jueves.TONY KARUMBA (AFP)

Los electores kenianos han vuelto este jueves a las urnas en unos comicios presidenciales marcados por fuertes enfrentamientos y boicoteados por la oposición liderada por Raila Odinga, de la etnia luo. Los tensos disturbios se han cobrado la vida de al menos tres personas, según han confirmado a la agencia France Presse un responsable del cuerpo policial y el director de un hospital de la capital Nairobi. La comisión electoral ha indicado que los comicios han sido aplazados para el sábado en cuatro de los 47 condados, ubicados en el oeste del país. La cita electoral se produce después de que el Tribunal Supremo suspendiera los resultados electorales del pasado 8 de agosto por irregularidades en el proceso

Más información
La oposición en Kenia denuncia un centenar de muertos en la violencia poselectoral
Uhuru Kenyatta, reelegido presidente de Kenia con el 54% de los votos

En varios bastiones de la oposición, entre ellos Kisumu, la Policía ha lanzado gases lacrimógenos y ha disparado al aire con fuego real para dispersar a los manifestantes, que intentaban bloquear los accesos a los colegios electorales. Los altercados entre los cuerpos policiales y manifestantes también se han repetido en Kibera, Mathare (en las afueras de Nairobi, la capital) y en Migori, en el oeste del país.

El presidente de la comisión electoral, Wafula Chebukati, ha indicado que las elecciones en "zonas con problemas" serán aplazadas al sábado 28 de octubre.  Estas incluyen los condados de Homa Bay, Kisumu, Migori y Siaya, todos ubicados en el oeste del país, bastión de la oposición. El boicot ha producido el cierre de centros de votación en Kisumu y en Migori. En aquellos colegios que sí han abierto, la afluencia de votantes ha sido inferior a la de las elecciones del pasado agosto, cuando se proclamó vencedor el actual presidente y referente de la etnia kikuyu, Uhuru Kenyatta, con el 54,27% de los votos, frente al 44,74% de Odinga.

Dos opositores sostienen a un manifestante herido durante enfrentamientos con la policía en Kibera, a las afueras de la capital.
Dos opositores sostienen a un manifestante herido durante enfrentamientos con la policía en Kibera, a las afueras de la capital.Goran Tomasevic (Reuters)

"Estoy preocupado porque la gente está obligada a quedarse en sus casas, la gente tiene miedo de ser atacada", ha lamentado Joshau Nyamori, de 42 años, partidario de Odinga. Nyamori no pudo votar en Kisumu, región mayoritariamente de etnia luo. "No entiendo que no se haya organizado nada. Aunque sólo 10 personas quieran votar, los colegios electorales deberían estar abiertos", ha criticado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En el colegio Saint George's de Kilimani, en Nairobi, también se nota este descenso en el número de votantes. Una fuerte presencia policial, de en torno a 20 agentes, rodea el centro para garantizar que se pueda ejercer el derecho a voto. "Esta vez va a ser más fácil y rápido contar los votos", explica un observador de la Comisión Electoral, organismo al que la oposición ha acusado de parcial y de no llevar a cabo reformas que eviten que se cometan las mismas irregularidades en estos comicios, lo que explica el boicot.

El observador reconoce que hay menos gente, pero espera que se animen a venir a lo largo del día. Similar opinión tiene otro funcionario de la Comisión. "En dos horas han votado 50 personas en mi sala. La gente vendrá más tarde", asegura. Joseph, uno de los ciudadanos que se ha acercado a votar, explica que está "seguro de que la gente que vino a votar la vez pasada por Uhuru (Kenyatta, el actual presidente) viene una vez más".

Sin embargo, el principal partido de la oposición, la Súper Alianza Nacional (NASA, por sus siglas en inglés), no cree que se haya cumplido ese mandato, por lo que sus seguidores, como Vincent, se niegan a participar. "No vamos a votar de ninguna manera. Hoy nos quedamos en casa. Raila Odinga (el líder de la NASA) ha llamado al boicot y vamos a seguirlo", dijo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS