La centroderecha portuguesa busca líder

Desnortado desde un triunfo electoral que no acabó en Gobierno, el PSD va a elegir entre un exalcalde de Oporto y un ex ministro lisboeta

Diputados portugueses votan en la moción de censura presentada por el bloque conservador el pasado 24 de octubre.
Diputados portugueses votan en la moción de censura presentada por el bloque conservador el pasado 24 de octubre.Patricia de Melo Moreira (AFP)

El Partido Social Demócrata (PSD) de Portugal, espina dorsal, junto al socialista, de todos los gobiernos del país desde la revolución de 1974, busca líder. Los aspirantes tienen dos meses para presentar su currículo. Los requisitos, pocos: militar en el partido. De momento, dos son los candidatos, Riu Rio y Pedro Santana Lopes; un exalcalde y un ex primer ministro; ninguno apasiona.

Más información
Passos Coelho renuncia a volver a liderar a los conservadores tras el fracaso en las municipales
La derecha portuguesa se une para censurar al Gobierno por la gestión de los incendios

El PSD portugués ha mandado en el país 26 de los últimos 37 años; ha participado en 12 de los 17 gobiernos desde 1980. Su exitosa historia se quebró hace dos años, cuando se impuso en las elecciones legislativas (38,5% contra el 32,1% del PS). La victoria de Pedro Passos Coelho, en coalición con el derechista CDS, no le sirvió para seguir gobernando cuatro años más. Desde aquel otoño de 2015, la inédita coalición de socialistas, comunistas y bloquistas ha tenido sonado al gran partido del centro derecha, cada día más de derechas y menos de centro. Su socio CDS fue más rápido en reaccionar. El ex vice primer-ministro Paulo Portas dimitió y cedió el liderazgo a Assunção Cristas, que ha arrasado a la candidata del PSD, en las municipales de Lisboa.

Los resultados del 1 de octubre fueron determinantes para poner fin a la etapa de Passos Coelho en el PSD, después de “uno de los peores resultados de la historia del PSD”. El anuncio pilló incluso con el pie cambiado a su relevo natural, Luís Montenegro, que meses antes se había retirado de la portavocía en el Parlamento para dedicarse al liderazgo del partido.

En enero los militantes del PSD van a tener que elegir entre un exalcalde y un exministro. Relevo generacional no hay, pues ambos son bastantes mayores que el cesante. Rui Rio (Oporto, 1957) fue 12 años alcalde de su ciudad, todo un récord; Pedro Santana Lopes (Lisboa, 1956) fue primer ministro durante siete meses (entre 2004 y 2005). Rio es un economista, un gestor frío y del norte; Santana Lopes, un abogado, más amable en el trato y en las intrigas del poder de Lisboa. Rio vivía refugiado en negocios financieros tras su paso por la alcaldía; Santana Lopes en otro refugio no menos jugoso, la Santa Casa de Misericordia, que maneja el monopolio del juego en el país y un ingente patrimonio inmobiliario.

Según un primer sondeo, Rio es el favorito de los portugueses, lo que no quiere decir que lo sea de los militantes, que son los que votarán a su líder. Mientras Santana Lopes cultiva su perfil afable, Rio destaca su lado gestor. “Yo soy más estable en mi discurso y en mi vida”, ha declarado al diario Expresso. Rio recuerda todos los fracasos electorales del rival y que está ahí por descartes de otros. “Es la cuarta opción de quien quería a todo trance que existiera un ancla contra mí”, dice Rio. El exalcalde pronostica que si el PSD elige a Santana Lopes se arriesga a quedar en tercer o cuarto lugar en las legislativas. “Más declaraciones como esas y ya no necesito hacer campaña”, ha reaccionado Santa Lopes, que ve en la acritud del rival su mejor baza en un país donde las salidas de tono son casi un delito.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Esta semana, los dos comparecieron ante el grupo parlamentario para explicar sus proyectos con los que derrotar a los socialistas. Si pretendían conseguir el respaldo absoluto de los diputados, ni Rio ni Santana Lopes lo consiguieron. El escepticismo reina en las filas del PSD, que ya no ve tanto su futura gobernación en una derrota electoral del PS como en una cohabitación con los socialistas; tanto Rio como Santana Lopes apuestan por centrarse y colocarse en el espacio que ahora ocupan comunistas y bloquistas, de la actual geringonça a la recuperación del Bloque Central (PSD+PS y viceversa), que, al fin y al cabo, es quien ha dirigido Portugal la mayor parte de los 42 años de democracia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS