¿Ha visto usted a este Grinch? Me robó los adornos navideños

Un estadounidense decora la fachada de su hogar con las imágenes del ratero y el vídeo del momento del hurto

Fotograma del reportaje emitido por el canal de televisión estadounidense Kens5 en el que se ven las fotografías del ladrón de los adornos navideños.
Fotograma del reportaje emitido por el canal de televisión estadounidense Kens5 en el que se ven las fotografías del ladrón de los adornos navideños.

Llegó sigiloso durante la madrugada de Navidad. Con movimientos lentos y metódicos, un hombre robó en San Antonio, Estados Unidos, los adornos navideños de una casa en una zona residencial. Pero la historia no quedó ahí. Las cámaras de seguridad de la casa capturaron imágenes del ladrón y el dueño ha decidido ponerlo en evidencia como si fuese la reencarnación del cenizo Grinch colocando en la fachada de su casa las imágenes del ratero en el momento del robo, según informa el canal de televisión local Kens5.

Más información
¿Por qué se celebra el ‘boxing day’ cada 26 de diciembre?
Los padres divorciados que se dieron otra oportunidad en Nochebuena

La casa donde sucedieron los hechos es muy similar a las del resto del vecindario, con sus luces, su trineo conducido por renos y su Papá Noel hinchable. La diferencia que ha convertido el lugar en noticia es visible a un costado de la entrada, donde reposa la representación del nuevo gran protagonista de este jardín. Cuatro fotografías en blanco y negro y un dibujo someten al ladrón a escarnio público.

Sobre las tres de la madrugada, en tan solo cinco minutos, este Grinch contemporáneo desconectó, desarmó y dobló el inflable de casi cinco metros de largo que contaba con ocho renos animados, y se llevó una máquina para hacer humo. Pero no contaba con que cada movimiento suyo sería grabado y con la faceta pícara y artística del propietario de la casa: “Nos dimos prisa y montamos las fotos en un cartón, y eso es lo que tenemos: una nueva versión del Grinch de Navidad”, ha explicado Ken Lamkin, el dueño y autor de la idea.

Pero la lección que Lamkin ha querido dar al nuevo Grinch no termina con las fotos: también ha colocado un proyector en el patio delantero de su casa y que reproduce de forma continua la grabación del robo. El mensaje está claro, nadie puede robarle la Navidad: “[la grabación del robo] No solo demuestra que sabemos quién eres, también es la prueba de que no te puedes llevar nuestra Navidad”, sentencia Lamkin, quien remata añadiendo “Quizá tu corazón pueda crecer 10 veces este día y devuelvas las cosas que robaste.”

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS