La arqueología palestina y el misterio de la cripta de Gaza

Un temporal de lluvias saca a la luz tumbas romanas excavadas bajo una casa derruida por la guerra

<a href="https://elpais.com/elpais/2018/02/05/album/1517843285_395955.html"><b>FOTOGALERÍA:</b></a> Al Kafarna, en las tumbas halladas bajo su casa en Gaza.
<a href="https://elpais.com/elpais/2018/02/05/album/1517843285_395955.html"><b>FOTOGALERÍA:</b></a> Al Kafarna, en las tumbas halladas bajo su casa en Gaza.MOHAMMED ABED (AFP)

Abdelkarim al Kafarna vive en Beit Hanun, al norte de la franja de Gaza. La casa de su familia quedó prácticamente arrasada en la guerra que durante 50 días enfrentó al Ejército de Israel con las milicias islamistas de Gaza en el verano de 2014. Un temporal de lluvias que azotó la pasada semana Oriente Próximo amenazó con arrastrar los muros que aún se tenían en pie. Cuando escampó, Al Kafarna, de 24 años, salió a comprobar los daños. El agua acumulada tras las intensas precipitaciones no se había encharcado, en contra de lo habitual, en los cráteres que abrieron las bombas israelíes por todo el huerto.

El misterio rodeaba un fenómeno anormal. Así que el joven gazatí decidió seguir el minúsculo regato que discurría desde el patio de la casa hacia una de las oquedades. Descubrió que la tierra se tragaba el agua y tuvo que retirar una pesada piedra para resolver el arcano. A sus pies apareció una escalera excavada en la roca que descendía hacia la oscuridad. Un olor nauseabundo emanaba de lo desconocido, pero este superviviente a las tres guerras libradas en el enclave palestino durante la última década se armó de valor y comenzó a descender por los peldaños.

“El método de excavación apunta a su origen romano, hace unos 2.000 años”, dictamina un experto

Cuatro metros bajo tierra, se encontró con nueve tumbas horadadas en el subsuelo. Cada una de las sepulturas contenía un osario, aparentemente restos de distintos cadáveres, junto con lamparas votivas y sellos familiares de cerámica. Al Kafarna no tardó en dar la voz de alarma: bajo las tierras de su familia parecían haber surgido unas catacumbas tras el aguacero. El arqueólogo de Gaza Ayman Hassuna, convocado con urgencia por las autoridades, pronto descifró el enigma. “El método de excavación de estas tumbas familiares apunta a su origen romano, hace unos 2.000 años”, dictaminó el experto.

Este viene a ser el relato del misterio de la cripta de Gaza que transmitieron dos fotógrafos locales de France Presse y Associated Press a sus redacciones centrales en Jerusalén. Su versión acompañaba las sorprendentes imágenes de un hallazgo arqueológico accidental distribuidas por ambas agencias que han acabado dando la vuelta al mundo.

Más información
¿Es ilegal pasearse desnudo en casa en Nueva York?
San Francisco borra los antecedentes por consumo y tenencia de marihuana
Los canales de Venecia se secan por la marea baja

Gaza fue incorporada a la República romana en año 63 AC. Permaneció bajo el Imperio y siguió en manos de Bizancio —entonces acabó de ser cristianizada por San Porfirio— hasta el VII, cuando pasó a manos del primer califato de islam. Distintas civilizaciones han dejado su huella a lo largo de los 4.000 años de historia documentada de la Franja mediterránea. Antes que los romanos, egipcios y cananeos; israelitas y filisteos; asirios, persas y griegos, entre otros, se disputaron el territorio.

La búsqueda de antigüedades que certifiquen la presencia histórica en los territorios en litigio se ha convertido en un arma habitual en el conflicto entre israelíes y palestinos. El afán por desenterrar el pasado es patente en Jerusalén, donde los arqueólogos del Estado judío han excavado túneles a lo largo del recinto amurallado y sus alrededores, y en otras ciudades renombradas de la antigüedad, como Hebrón (Cisjordania).

Beit Hanun, sin embargo, apenas era conocida hasta ahora por ser una de las poblaciones que llevó la peor parte en la denominada Operación Margen Protector en Gaza, que se cobró la vida de 1.500 civiles y unos 700 combatientes palestinos, y de 67 soldados y 6 civiles israelíes. Situadas en primera línea del frente, a escasa distancia de la frontera, sus edificaciones duramente golpeadas por los bombardeos eran hasta hace poco el primer paisaje urbano con el que se topaba el visitante después de atravesar el paso aduanero de Erez.

En la Franja palestina aún quedan 6.000 familias, unas 30.000 personas, pendientes de ser realojadas. Más de 18.000 viviendas fueron destruidas y otras 160.000 resultaron dañadas por la guerra de 2014. Que el hallazgo accidental de unas misteriosas tumbas romanas bajo la casa en ruinas de Abdelkarim al Kafarna sirva también para dar noticia del sufrimiento de estas gentes de Gaza a quienes pueden remediarlo.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para Oriente Próximo en Jerusalén desde 2015. Antes fue jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, el Magreb, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS