La tensión regresa a Gaza con bombardeos masivos tras un ataque a soldados

Mueren dos adolescentes palestinos en la represalia israelí contra la Franja por una explosión que causó heridas a cuatro uniformados

Familiares de los dos adolescentes muertos en Gaza, ante sus restos en la morgue de un hospital en Rafah.Vídeo: AFP

La franja de Gaza ha experimentado en las últimas horas una escalada de violencia sin apenas precedentes desde la guerra del verano de 2014. Dos adolescentes palestinos han muerto en la oleada de ataques israelíes desencadenada tras el atentado con una bomba trampa en el que resultaron heridos el sábado cuatro soldados, uno de ellos en estado muy grave, en la frontera del enclave. Otros dos palestinos han resultado heridos en la operación militar de represalia contra 18 objetivos de las milicias de Hamás y de Yihad Islámica. Un cohete lanzado desde Gaza impactó en una casa del distrito limítrofe israelí de Sderot, sin causar daños personales.

El Ejército israelí calificó como “acción muy grave” el atentado del sábado, registrado en la frontera de la zona de Jan Yunis, al sur de la Franja. Tras responder inicialmente con disparos de un carro de combate que destruyeron un puesto de observación de Yihad Islámica, lanzó dos oleadas de bombardeos aéreos la noche del sábado al domingo contra instalaciones militares de Jan Yunis y Deir al Balah (centro) de las brigadas Ezedin al Qasam, brazo armado del movimiento islamista que controla el enclave costero desde 2007, y contra un túnel de ataque en el límite del territorio israelí en Zeytun, al este de la capital gazatí.

Los dos muertos en la operación fueron identificados por Ministerio de Sanidad palestino como Salam Sabah y Abdulá Abu Sheija, ambos de 17 años. Perdieron la vida por los disparos de tanques israelíes cuando se aproximaban a la frontera oriental de Rafah, al sur de la Franja. El Ejército informó a la agencia France Presse de que había abierto fuego “de advertencia” contra un grupo que se acercó “de manera sospechosa” a la valla de separación.

Los bombardeos israelíes, que figuran entre los de mayor intensidad de los últimos tres años, fueron ordenados en represalia por un inusual atentado en el que habían resultado heridos cuatro militares. Soldados de una unidad de Ingenieros, presumiblemente artificieros, y de la brigada de infantería Golani se habían aproximado a una bandera palestina que había sido colocada en la frontera la noche anterior. Cuando la estaban inspeccionando estalló un artefacto explosivo. El Ejército está investigando si los militares actuaron de acuerdo con el procedimiento de retirada de objetos sospechosos.

Israel ha atribuido el atentado al Comité de Resistencia Popular de Gaza, organización radical surgida durante la Segunda Intifada (2000-2005) que incluye a diferentes grupos armados de la Franja. Las represalias suelen estar dirigidas contra Hamás, ya que ejerce el control sobre el territorio. Fuentes de los servicios de inteligencia egipcios informaron de que ni Hamás ni la Yihad Islámica habían intervenido en el atentado, según la radio de las Fuerzas Armadas israelíes. Fawzi Barhum, portavoz de Hamás, acusó a Israel en exclusiva de la escalada de violencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El ministro y miembro del Gabinete de Seguridad Yoav Galant, que fue general jefe de la división estacionada en torno a Gaza, se ha declarado este domingo partidario de “garantizar unas razonables condiciones de vida para los dos millones de habitantes de Gaza”, tanto de un punto de vista humanitario como para la estabilidad del sur de Israel. El jefe del Estado Mayor, general Gadi Eizencot, advirtió la semana pasada de que Gaza se halla al borde de una crisis económica, lo que puede desencadenar un estallido de violencia. Israel y Hamás han librado tres guerras en los últimos 10 años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS