Así trabaja la abuela italiana de 93 años en Kenia

Irma lleva una semana en el país africano colaborando de manera voluntaria en distintos proyectos

Irma rodeada de niños en un orfanato en Kenia.vídeo: epvundefined

La abuela Irma, de 93 años, lleva ya una semana en Kenia, donde ha empezado a colaborar con un orfanato. Esta mujer italiana, que partió rumbo a África el pasado día 19 de febrero, se ha vuelto muy popular en los últimos días en las redes sociales gracias a la historia que contó de ella su nieta a través de Facebook. La publicación ha sido compartida más de 19.000 veces y ha suscitado casi 90.000 reacciones.

Tan pronto como llegó al continente africano, la italiana quiso visitar al misionero originario de Padua Don Remigio —hospitalizado en los últimos años y que trabaja desde hace medio siglo en Kenia—. La mujer ya colaboraba con él desde su casa en Noventa Vicentina, cerca de Venecia.

Irma, del brazo de una monja.
Irma, del brazo de una monja.Facebook

En estos días Irma no ha parado. Montada en un jeep o en los minibuses locales ha recorrido largos trayectos. Ha visitado el Hospital Católico Del Norte de Kinangop, ubicado a 130 kilómetros al norte de Nairobi, el convento de las Hermanas Dimesse, la localidad de Ongata-Rongai y el hospital Fátima, sitios en los que el padre Remigio ha colaborado. También ha conocido al pueblo nómada masái y, junto con Francesca Fontana y Giannino Dal Santo -los voluntarios que la involucraron en esta aventura-, ha visitado el orfanato que administra la misión.

Irma llevaba mucho tiempo soñando con ir personalmente al país africano, según su nieta, Elisa Coltro, para conocer personalmente los colegios, hospitales y orfanatos que el padre Remigio ayudó a construir a lo largo de su vida.

La abuela Irma, en un orfanato en Kenia.
La abuela Irma, en un orfanato en Kenia.Facebook

"Estoy bien, el viaje ha sido largo, pero ya estoy en funcionamiento y estoy feliz", este ha sido uno de los pocos mensajes que la mujer ha enviado a su familia, ya que la comunicación desde el país africano es difícil, relató al periódico italiano La Repubblica su nieta, quien sigue compartiendo las noticias y fotos de su abuela. "Como ven, la abuela está bien", se puede leer en una publicación del pasado sábado en su Facebook.

El interés de Irma hacia el trabajo humanitario viene de tiempo atrás. Después de quedarse viuda a los 26 años y criar sola a sus tres hijos, empezó a apoyar a Don Remigio. Hace una semana, su vida dio un giro cuando decidió aventurarse a Kenia, junto con su hija, la madre de Elisa Coltro. 

Para su nieta, Irma es un ejemplo, "una mujer tenaz que nunca se cansa". "Definitivamente es mi punto de referencia", ha confesado.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS