La viuda de Litvinenko: “Rusia está convencida de que puede hacer lo que le plazca. No hay reglas”

La esposa del exespía ruso, asesinado con polonio en Londres en 2006, sostiene que su caso ha propiciado una respuesta más contundente al envenenamiento de otro exagente en marzo

Marina Litvinenko durante la entrevista
Marina Litvinenko durante la entrevistaJ.FAUS

El pasado 4 de marzo, Marina Litvinenko revivió los fantasmas del 1 de noviembre de 2006. Doce años después, el envenenamiento de un exespía ruso en Reino Unido volvía a dar la vuelta al mundo y desataba una crisis internacional. Las comparaciones fueron instantáneas. El desenlace, sin embargo, no fue el mismo. Serguéi Skripal fue hallado inconsciente, junto a su hija, tras un ataque con un agente nervioso en las calles de Salisbury, pero el pasado 18 de mayo abandonó el hospital. En cambio, Alexander Litvinenko, otro exagente de inteligencia ruso, murió el 23 de noviembre de 2006, tres semanas después de ser envenenado en un hotel de Londres con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva oculta supuestamente en una taza de té. Ambos ataques a personas críticas con Moscú apuntan a la presunta responsabilidad del Estado ruso.

Más información
El espía Litvinenko, envenenado con polonio, trabajó para el espionaje español
Rusia desprecia el informe británico de la muerte de Litvinenko
Un fiscal español vincula a la mafia rusa con el Kremlin

Litvinenko se convirtió en un funesto símbolo de las atrocidades rusas, que Moscú niega. Su viuda sostiene que el caso de Skripal no puede separarse del de su marido porque ha forzado a Downing Street a reaccionar ahora con mayor contundencia ante el Kremlin. “El Gobierno británico ha hecho más porque se dieron cuenta de que [en el caso de su marido] no hicieron suficiente”, dice en una entrevista tras participar en un coloquio en el Atlantic Council, un laboratorio de ideas en Washington. También cree que ha influido el uso de un químico tan peligroso en suelo británico.

Londres adoptó una tímida respuesta a la muerte de Alexander Litvinenko, que había adquirido la nacionalidad británica poco antes de fallecer. No fue hasta diez años después, en 2016, cuando finalizó la investigación pública, que el Gobierno británico tomó represalias, que consistieron en la expulsión de cuatro diplomáticos rusos. Las pesquisas de un juez, que se llevaron a cabo tras una cruzada personal de la viuda para mantener vivo el caso ante la reticencia de la diplomacia británica, concluyeron que “probablemente” el asesinato fue autorizado por el responsable del servicio de espionaje ruso y por el presidente Vladímir Putin.

La investigación determinó que Litvinenko fue asesinado por dos agentes rusos con los que se reunió. No se apuntó a un motivo concreto sino a varios: su hostilidad hacia Putin y los servicios secretos rusos, sus vínculos con disidentes rusos o su trabajo para el espionaje británico.

Litvinenko, en el hospital poco antes de morir
Litvinenko, en el hospital poco antes de morir

Su viuda Marina, de 55 años y que sigue viviendo en Londres con su hijo, evita especular sobre si fue una sola razón o varias. “Pueden ser todas juntas, nunca sabremos cuál”, dice. Una posible causa, sostiene, es la investigación que efectuaba Litvinenko sobre la mafia rusa en España y su posible relación con el Kremlin. El exespía, según el abogado de su viuda, trabajaba para los servicios secretos españoles. Marina asegura que Alexander tenía previsto viajar a España la semana siguiente de ingerir plutonio para hacer algún tipo de declaración pública. “[Estaba con] la investigación española en el último momento antes de ser envenenado”, señala.

“Hay una conexión. El crimen organizado se convirtió en poder en Rusia. La mentalidad de esta gente es que no hay reglas”, agrega la viuda, en línea con la denuncia de su marido sobre los vínculos entre la política rusa y las organizaciones criminales. “Están convencidos de que pueden hacer lo que les plazca”, dice. El mismo argumento lo emplea para las presuntas injerencias rusas en procesos electorales en Occidente, como en las presidenciales de 2016 en EE UU: “Su actitud es de no respetar, hay sobre todo una mentalidad criminal y la gente está acostumbrada a hacer algo ilegal”.

En el caso de Skripal, el Gobierno británico actuó mucho más rápido que en el de Litvinenko. A los nueves días del intento de envenenamiento, consideró “altamente probable” la responsabilidad rusa porque fue un ataque con “un agente nervioso de grado militar de un tipo desarrollado por Rusia” y por el “reciente historial de Rusia de llevar a cabo asesinatos patrocinados por el Estado”. Y el 15 de marzo, el Ejecutivo de Theresa May decretó la expulsión de 23 diplomáticos rusos y la suspensión de todo contacto con Moscú. Las represalias se coordinaron con las de otros países occidentales.

Marina Litvinenko argumenta que los envenenamientos responden al deseo de la cúpula de seguridad rusa de “castigar a la gente que traicionó lo que ellos creen” aunque duda que se pretenda que sean ataques tan públicos. El espía Skripal fue encarcelado en Rusia en 2006, acusado de pasar secretos al servicio secreto británico, pero a los cuatro años fue indultado y obtuvo refugio en Reino Unido. Alexander Litvinenko también recibió asilo británico en 2000 tras huir de Rusia, donde había sido encarcelado tras denunciar la corrupción rampante en los servicios secretos rusos, cuando estaban dirigidos por Putin.

Su viuda sostiene que la mejor forma de evitar las represalias de Moscú a sus exespías rebeldes es adoptando sanciones financieras contra personas relacionadas con el crimen organizado y la violación de derechos humanos. También pide esclarecer quién está detrás del envenenamiento de Skripal y si Putin era consciente de ello.

El presidente ruso, según Marina Litvinenko, se ha convertido en “garante” del crimen organizado y de la “ideología del dinero” que tomó el poder en Rusia tras la caída de la Unión Soviética. En su lecho de muerte en un hospital, su marido señaló a Putin como responsable de su fallecimiento. Pero ella minimiza el verdadero poder del mandatario. “La gente quiere complacer al zar, como Putin. No es tan fuerte como él intenta parecer pero cualquier cosa que ocurre a su alrededor, aunque no sea a propósito, puede responder a un deseo de agradarle y entonces le hace parecer fuerte”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS