Un testigo clave de la denuncia a Kavanaugh, dispuesto a hablar con el FBI

Mark Judge presenció, según la acusación, el intento de violación en 1982 del candidato al Supremo

La entrada de la escuela preparatoria de Georgetown, a las afueras de Washington, donde estudiaron Kavanaugh y Judge
La entrada de la escuela preparatoria de Georgetown, a las afueras de Washington, donde estudiaron Kavanaugh y JudgeWIN MCNAMEE (AFP)

Él no estaba, pero su nombre resonó constantemente el jueves en el comité judicial del Senado. Es Mark Judge, de 54 años, amigo de adolescencia de Brett Kavanaugh, el candidato de Donald Trump al Tribunal Supremo. Era un hombre anónimo hasta el pasado 16 de septiembre, cuando Christine Blasey Ford lo convirtió en una pieza clave del rompecabezas que acecha desde entonces a la política y la sociedad estadounidenses. Ford asegura que Judge fue testigo del intento de violación que sufrió por parte de Kavanaugh en una fiesta en 1982, cuando eran menores de edad. Kavanaugh lo niega tajantemente.

En un giro inesperado, Judge dijo este viernes, a través de su abogado, que cooperará con cualquier investigación policial que se lleve a cabo de forma "confidencial". Lo anunció poco después de que un senador republicano clave pidiera posponer el voto final a Kavanaugh hasta celebrar una investigación del FBI al presunto abuso. La cúpula republicana del Senado accedió a que haya nuevas pesquisas del FBI durante una semana, algo que había rechazado inicialmente.

El amigo del juez se ha mostrado ambivalente y misterioso. Primero, dijo no recordar nada. Luego, que nunca vio a Kavanaugh actuar de ese modo. Y después rechazó testificar ante el Senado. Pese a la insistencia de la oposición demócrata y de la denunciante, el presidente del Comité, el republicano Chuck Grassley, se negó a usar su potestad legal de emitir una orden para forzar su comparecencia. Judge ha tenido una vida camaleónica y problemática. De ideas conservadoras y homófobas, ha sido escritor, periodista y cineasta. En los últimos días, ha abandonado su residencia en Washington y se le ha visto en casa de un amigo en la playa en Delaware.

"Nunca vi a Brett actuar así"

Tras las comparecencias de Ford y Kavanaugh del jueves, Judge emitió un comunicado jurado: “Como un alcohólico en recuperación y un superviviente de cáncer, he tenido dificultades con la depresión y la ansiedad. Como resultado, evito hablar en público. Brett Kavanaugh y yo éramos amigos en la escuela secundaria, pero no hemos hablado durante varios años. No recuerdo los eventos descritos por Ford. Nunca vi a Brett actuar del modo que Ford describe”.

Judge tendría mucho que aportar en las pesquisas. No solo en el caso de Ford, sino porque también le implica Julie Swetnick, otra de las cuatro mujeres que aseguran que el juez abusó de ellas. Swetnick sostiene haber visto cómo Kavanaugh y Judge estuvieron presentes en violaciones en grupo en los años ochenta en las que se drogaba a chicas con sedantes. La denunciante fue una de las presuntas víctimas, pero los republicanos del Senado también rechazan su comparecencia.

No parecen acusaciones descabelladas teniendo en cuenta el historial de Judge. En un libro, admitió sus problemas con el alcohol, incluida una posible referencia a Kavanaugh, y sus encuentros sexuales desenfrenados con chicas de otros colegios de élite, lo que concuerda con la denuncia de Ford. Además, una exnovia de Judge aseguró a The New Yorker que le contó una vez cómo “él y otros chicos hacían turnos para practicar sexo con una mujer borracha”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS