RADIOGRAFÍAS AMERICANAS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Semejanzas entre AMLO y Trump

Ambos se sienten auténticos representantes del pueblo y recurren a discursos anti-élite: el pueblo bueno contra los ricos perversos aun cuando ambos conceden jugosas concesiones a los magnates

El presidente de EE UU, Donald Trump, en Washington.
El presidente de EE UU, Donald Trump, en Washington. Polaris

Veamos: Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se niegan a exhibir sus declaraciones de ingresos, las del Impuesto sobre la Renta, pruebas evidentes de intereses inconfesables. Trump controla a su gabinete por medio del miedo, en tanto AMLO a su vez tiene también amedrentado al suyo integrado por personajes que niegan a diario las evidencias más palpables. Trump soñaría con llegar a ser el primer dictador de Estados Unidos, solo que los contrapesos políticos y jurídicos se lo impiden, en tanto AMLO, quien casi controla a su Congreso, desea hacer lo propio con la Corte de Justicia y con el desmantelamiento de los organismos autónomos para volver a hacer de México el país de un solo hombre. Trump se ha caracterizado por ser un mentiroso profesional y AMLO sigue de cerca sus pasos, aun cuando todavía guarda una sensible ventaja.

Trump dicta políticas nacionalistas y proteccionistas, y, por su parte, López Obrador insiste en tratar de explotar la riqueza energética de México con recursos públicos a pesar de carecer de ellos y de la tecnología adecuada, en aras de defender desde la trinchera populista un concepto anacrónico de la soberanía nacional y de la auto suficiencia alimentaria.

Más información
Yo acuso
Un rostro sombrío
Las ‘ventajas’ de las dictaduras

Trump emprendió durante su campaña un combate en contra del sistema, una batalla permanente en contra el establishment de Washington D.C., en tanto AMLO diseñó su propia estrategia al emprender una lucha contra lo que él llamó “la mafia del poder” a la que finalmente decidió no perseguir. Ambos critican los sistemas políticos de sus respectivos países, alegan demagógicamente que la democracia funciona a favor de minorías poderosas, de las que sus naciones deben ser rescatadas por líderes mesiánicos como ellos, en la inteligencia que de fracasar en su gestión buscarán culpables que se encontrarán en los regímenes democráticos podridos. Ellos siempre serán inocentes.

Ambos utilizan las cuentas de Twitter para difundir sus puntos de vista, fundar sus decisiones y explicar su conducta. Ambos hablan un solo idioma, el suyo. Ambos padecen una patológica avidez por el poder. Ambos personajes saben transmitir emoción, no tienen empacho en exhibir su ignorancia, como cuando Trump sostuvo que “la Luna era parte de Marte”, en tanto AMLO declaró que México existía “hace 15.000 millones de años…”. Ambos se sienten auténticos representantes del pueblo y recurren a discursos anti-élite, o sea, el pueblo bueno y sabio, contra los ricos perversos y explotadores aun cuando a la larga ambos conceden jugosas concesiones a los magnates. Trump se adueñó del Partido Republicano y AMLO de Morena, el suyo, el creado por él mismo.

Trump sueña con ser amo y señor del Departamento de Justicia y se enfrenta cotidianamente con las estructuras burocráticas, en tanto AMLO se opuso a una Fiscalía autónoma para imponer en la práctica una justicia selectiva de acuerdo con sus intereses y a sus estados de ánimo. Trump denuncia airadamente que “va a drenar el pantano”, y AMLO se pronuncia en contra de la corrupción porque “barrerá las escaleras, de arriba hacia abajo” porque ambos salvadores de la patria podrán rescatar a sus países con arreglo a los recuerdos y valores de los ancestros políticos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Ambos odian a la prensa libre y la critican en tantas ocasiones les es posible. Detestan cualquier tipo de controles que vayan en contra de sus intereses y deseos. Trump ganó las elecciones con cargo a mentiras de los inmigrantes mexicanos, cuando la pérdida de empleos era por la robotización y AMLO llegó al poder defendiendo a los pobres sin perder de vista que los está hundiendo mucho en la miseria al sepultar al país en la recesión.

Trump intenta gobernar por encima de la ley y recurre a las amenazas, al chantaje y a la exigencia de lealtad incondicional de su equipo de trabajo; AMLO también gobierna apartándose del marco legal: ejecuta consultas espurias e ilícitas de trascendencia nacional disfrazadas de una aparente legalidad para imponer su voluntad con independencia de cualquier daño ocasionado al país. La ley para él es un instrumento perverso diseñado para favorecer los intereses de una burguesía corrupta y degenerada.

Ambos presidentes han creado desde sus respectivos cargos una tormenta perfecta de consecuencias imprevisibles…

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS