El PD y el M5S negocian el nombre del primer ministro italiano

El presidente Mattarella concede a las dos formaciones un plazo hasta el miércoles para formar un nuevo Ejecutivo

Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas, y su novia vuelven a casa tras comer en un restaurante, este lunes en Roma.
Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas, y su novia vuelven a casa tras comer en un restaurante, este lunes en Roma.Claudio Peri (AP)

El Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Democrático, las dos únicas formaciones que podrían reunir una mayoría para formar un nuevo Ejecutivo en Italia en esta legislatura, no han perdido el tiempo y desde el jueves están tratando de limar sus históricas asperezas para alcanzar un acuerdo de Gobierno. El presidente del país, Sergio Mattarella, que había pedido a los partidos una solución rápida a la crisis política, les ha concedido este lunes un plazo que expira el próximo miércoles.

El jefe del Estado iniciará este martes una ronda de consultas con los grupos minoritarios y el miércoles les llegará el turno a los grillinos y a los socialdemócratas, que disponen de un día más para sellar un acuerdo. Eso implica que deberán llegar a la cita con el presidente con todas las piezas del puzle encajadas.

El hecho de que el presidente de la República haya decidido establecer dos días de consultas se ha interpretado en Italia como una señal positiva de que se dan las condiciones para que puedan alcanzarse acuerdos sólidos que permitan agotar la legislatura. De lo contrario, Mattarella habría podido optar por un periodo de consultas mucho más breve.

Más información

Los representantes de las dos formaciones se reunieron este lunes por la tarde, después de varios encuentros informales, en la sede del palacio de Gobierno, un escenario simbólico, para tratar de ultimar un acuerdo y superar los escollos que los separan. El principal es el nombre del futuro primer ministro. El Movimiento 5 Estrellas ha propuesto, como condición irrenunciable, el de Giuseppe Conte, lo que abriría la puerta a un Ejecutivo que ya se conoce como Conte bis, liderado por la misma persona que ha presidido el Ejecutivo anterior, pero con un nuevo equipo.

El PD, que durante este año y medio de Gobierno del M5S y la Liga ha cargado duramente contra Conte, en un primer momento se mostró completamente reticente a esta posibilidad, pero más tarde terminó abriéndose a ella. “No hay vetos”, señaló el portavoz del Partido Democrático en el Senado, Andrea Marcucci, sin aludir al nombre concreto del primer ministro. El secretario del PD, Nicola Zingaretti, ha anunciado por la tarde que el primer cara a cara oficial con el 5 Estrellas había sido “positivo”. “Se está trabajando para dar a Italia un nuevo Gobierno”, ha dicho, anunciando que se había convocado una nueva reunión por la noche para continuar negociando. “Creo que vamos por el buen camino, estamos debatiendo y seguiremos profundizando”, ha señalado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

“Programa compartido”

El secretario del PD ha pedido un programa “compartido” y no “dos programas paralelos”. Los socialdemócratas insisten en fijar elementos de ruptura con el Gobierno anterior y aunque esté el Movimiento 5 Estrellas no quieren que el nuevo Ejecutivo, si es que finalmente cuaja la alianza, se parezca en nada al anterior.

Otro de los nudos a deshacer es el peso de la plataforma Rousseau de los grillinos, un opaco sistema informático que el Movimiento 5 Estrellas utiliza para consultar a sus inscritos cualquier decisión que consideren relevante para el partido. Los de Di Maio han anunciado su intención de someter a votación a través de este método un hipotético acuerdo con el Partido Democrático, lo que podría poner en riesgo la alianza con los socialdemócratas, e incluso fracturar a los grillinos, ya que las bases de la formación son tradicionalmente contrarias a cualquier acercamiento con el partido de Zingaretti.

Hasta ahora, este instrumento de democracia participativa no ha alumbrado ningún resultado desfavorable al aparato del partido, pero si finalmente el debate se abre a las bases, Luigi Di Maio se arriesgaría a perder el control total de las negociaciones. Buena parte del éxito político del Movimiento 5 Estrellas y de su reputación se ha forjado precisamente en su férrea oposición al PD. Si desean agotar la legislatura y dejar en minoría al líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini —que fue quien abrió la crisis al dinamitar la coalición con sus socios del 5 Estrellas—, los grillinos y el PD están condenados a entenderse.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción