Espectaculares imágenes de un cosmonauta indio

Una grabación artística en la que un astronauta camina sobre las calles socavadas de India denuncia el lamentable estado de las infraestructuras del país

El actor indio Poornachandra Mysore camina vestido de astronauta por las calles de Bangalore.
Más información
La insólita carrera de Miao Yingchun, mafioso y periodista
Los vinos de los asentamientos de Cisjordania no podrán llevar en Canadá la etiqueta “producto de Israel”

El astronauta camina sobre cráteres con la cadencia propia de un espacio con gravedad lunar. Su escafandra refleja hoyos y agujeros en el horizonte mientras avanza lenta y cuidadosamente, sorteando la irregularidad extraterrenal. Sorprenden unas luces de diferentes colores e intensidades reflejadas en el traje espacial a los pocos segundos. Un instante después, aparece en escena un auto-rickshaw (el famoso triciclo motorizado del subcontinente) esquivando a duras penas los baches del piso arenoso y sin asfaltar. Junto al cosmonauta, un viandante en sandalias mira extrañado la escena, y descubre así al espectador la argucia de unas imágenes que no son lo que parecen. Un vídeo de apenas un minuto y sin manipular que ha sido trending topic en India gracias a la verosimilitud y la originalidad a la hora de denunciar el estado de las calles del país asiático.

Ni el caminante es un viajero interestelar. Ni el terreno una superficie horadada por el impacto de asteroides. Bajo el traje espacial, se esconde el actor indio Poornachandra Mysore. El suelo irregular es una calle del barrio de Herohalli, en Bengaluru (antes Bangalore), capital del estado sureño de Karnataka. Y tras la cámara está el artista Baadal Nanjundaswamy, quien ha vuelto a diseñar una actuación callejera para subrayar el penoso estado de las infraestructuras uno de los centros comerciales de India, la cuarta mayor economía de Asia. Este lunes, a las pocas horas de alunizar en las redes, los 58 segundos de vídeo tenían 200.000 visionados en Twitter habían sido compartidos decenas de miles de veces en Facebook.

“Todo lo hicimos con una cámara de móvil y sin luces adicionales. De una forma tan natural que no esperábamos que las imágenes finales fuesen a tener esta sorprendente semejanza”, explicó al medio local The Indian Express Baadal Nanjundaswamy, quien dijo no haber gastado más de 100 euros en la producción de un vídeo que en la misma noche de este lunes ya estaba circulando fuera de India. “Lo grabamos el sábado a las diez de la noche y esperábamos que la calle estuviese desierta pero seguía habiendo tráfico. Sin embargo, quedó bien porque la luz del intermitente de un vehículo ayudó darle un efecto más dramático”.

Artista afincado en Bangalore, Nanjundaswamy se ha hecho un nombre por este tipo de números callejeros en los que combina arte urbano espectacular y denuncia social. Sus representaciones críticas tienen como objeto subrayar el nefasto el estado de las infraestructuras urbanas de esta ciudad, conocida por ser la Silicon Valley india, además de por atraer inversión que poco se traduce en la mejora de los espacios públicos. Así, en 2015, plantó un cocodrilo a tamaño real en uno de los socavones que salpican la ciudad, obligando a las autoridades a solucionar el problema. En 2017, convirtió uno de esos hoyos, inundado por las lluvias, en una piscina en la que sumergió a una actriz disfrazada de sirena. El año pasado, pintó una tela de araña en otro de los agujeros urbanos que inspiraron los cráteres lunares en el vídeo que el artista hizo viral el lunes junto al hashtag BBMP, siglas del departamento municipal encargado del mantenimiento de la ciudad de Bangalore.

“Además de ser brillante y muy divertido, no nos olvidemos del principal problema que hay detrás de este vídeo. Espero que esto ayude a que se resuelva el problema en las calles de Bangalore”, decía una usuaria de Twitter sobre el vídeo. Otros clamaban contra las autoridades locales: “¿Es esta la imagen real de la Silicon Valley de India, Bengaluru? ¿Qué está haciendo el equipo de gobierno allí? ¿Están ciegos para no ver las condiciones de las calles?”. Mientras que otros se refirieron a la misión espacial india actualmente en órbita: “Chandrayaan ha aterrizado por error en Bengaluru en vez de en la Luna”.

La publicación del vídeo no es casual ya que se espera que la misión india Chandrayaan-2 haga historia este 7 de septiembre y alunice en nuestro satélite. Un hito que ha costado más de 100 millones de euros a India y que contrasta con el pobre estado de las infraestructuras nacionales. Las condiciones lamentables de los espacios públicos de Bangalore y del resto de urbes económicamente desarrolladas de la potencia asiática es motivo de acalorados debates sobre el dudoso destino que se le da a los impuestos de los contribuyentes. El estado de las calles bien serviría como señuelo con el que parafrasear los espectaculares avisos que los astronautas envían a sus centros espaciales cuando están en un aprieto: "India, tenemos un problema".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS