La Fiscalía imputa al policía del ‘caso Floyd’ un asesinato en segundo grado y acusa a los otros tres agentes involucrados

La familia de la víctima cree que Chauvin debería ser acusado de asesinato en primer grado, que requiere intencionalidad

El expolicía Derek Chauvin en la prisión del condado de Hennepin, Minneapolis.

El Fiscal General de Minnesota, Keith Ellison, ha elevado este miércoles los cargos contra el agente de policía Derek Chauvin a asesinato en segundo grado por la muerte del afroamericano George Floyd. También ha acusado a los otros tres agentes implicados de incitar o ayudar a un asesinato. Chauvin, un policía blanco de 44 años que clavó su rodilla en el cuello de Floyd durante casi nueve minutos hasta que murió, había sido acusado de homicidio en tercer grado, que equivale a homicidio imprudente, es decir, sin intención. El nuevo cargo, asesinato en segundo grado, implica una pena de hasta 40 años de cárcel.

Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, los otros policías involucrados en el caso, se engrentan a hasta 10 años en prisión. Thao fue grabado impávido mientras Chauvin presionaba el cuello de Floyd, quien reclamaba que no podía respirar. Kueng fue uno de los primeros agentes en llegar a la escena y ayudó a detener a Floyd. En los cargos anteriores, citados por The Star Tribune, detallaban que Lane apuntó con su arma a Floyd antes de esposarlo. “Este es otro paso importante para la justicia”, ha sostenido la excandidata presidencial Amy Klobuchar al compartir la noticia de los cargos en Twitter.

Benjamin Crump, el abogado de la familia Floyd, publicó en Twitter que sus clientes no estaban satisfechos con los nuevos cargos, porque pedían más dureza. “Este es un momento agridulce. Estamos profundamente satisfechos de que [el fiscal] haya tomado medidas decisivas, arrestando y acusando a TODOS los oficiales [agentes] involucrados”, pero aclararon que Chauvin debería enfrentar cargos por asesinato en primer grado, lo que requiere intención.

ROBYN BECK (AFP) / VÍDEO ATLAS

Hace poco más de una semana, cuando se viralizó el vídeo de la brutal muerte bajo custodia policial que conmocionó a Estados Unidos y el resto del mundo, la policía informó de que Floyd, de 46 años, había muerto debido a un “incidente médico”. Sin embargo, la autopsia oficial del forense del condado de Hennepin (Minnesota) concluyó el pasado viernes que la muerte del afroamericano fue un homicidio. El guardia de seguridad falleció de un “fallo cardiopulmonar” y por complicaciones debido a la actuación de la policía y "la compresión sostenida del cuello”.

El agente Chauvin detuvo a Floyd al sur de Minneapolis como sospechoso de haber tratado de comprar tabaco en la tienda Cup Foods con un billete falso de 20 dólares. Floyd se encontraba dentro de su coche cuando los policías lo obligaron a salir y lo esposaron. En el suelo, a vista de quienes transitaban y grababan la escena, tres policías presionaron su cuerpo contra el asfalto mientras él reclamaba que no podía respirar, hasta quedar inconsciente y morir minutos después en el hospital, donde se declaró su defunción.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Este jueves se celebran las exequias en Minneapolis, y también en Carolina del Norte, donde nació Floyd. El próximo lunes será el velatorio en Houston (Texas), donde reside su familia y al día siguiente será el funeral.

Sobre la firma

Antonia Laborde

Corresponsal en Washington desde 2018. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción