La juez Ruth Bader Ginsburg sufre una recaída del cáncer

La magistrada del Tribunal Supremo de Estados Unidos aclara que no se retirará del cargo

La juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg.
La juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg.Jonathan Ernst (Reuters)

La juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, de 87 años, informó este viernes que está recibiendo quimioterapia por un cáncer al hígado. La magistrada de mayor edad del órgano judicial aclaró en un comunicado de que no tiene planes de retirarse del cargo y que se siente esperanzada por los resultados del tratamiento. Ginsburg estuvo internada a comienzos de esta semana el Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, por una infección de la que ya se está recuperando en casa. Su salud es un tema recurrente y despierta especial interés, ya que es una de los cuatro miembros progresistas del alto tribunal conformado por nueve jueces vitalicios.

“A menudo he dicho que seguiré siendo miembro del Tribunal [Supremo] siempre que pueda hacer el trabajo a toda máquina. Sigo siendo capaz de hacerlo”, explicó la magistrada en un comunicado emitido por el alto tribunal. También informó de que a través de una biopsia en febrero se detectó que las lesiones cancerígenas en su hígado se habían extendido. En mayo comenzó un tratamiento que, sostiene, ha logrado reducirlas. La juez, nombrada miembro del Supremo por el presidente demócrata Bill Clinton en 1993, seguirá con sesiones de quimioterapia cada dos semanas.

“Mi revisión más reciente, del 7 de julio, indicó una reducción significativa de las lesiones hepáticas y ninguna enfermedad nueva”, afirmó. “Estoy tolerando bien la quimioterapia y me siento esperanzada por el éxito de mi tratamiento actual”, agregó. A sus casi 90 años, Ginsburg ha sido tratada cuatro veces por cáncer. El más reciente fue un tumor en el páncreas el año pasado, un órgano por el que también se trató en 2009. En 2018 se sometió a una cirugía pulmonar para eliminar unos tumores malignos y previamente recibió tratamiento por un cáncer colorrectal en 1999.

La segunda mujer en llegar al Supremo es un verdadero icono de la lucha por los derechos y las libertades civiles en Estados Unidos. En el caso de que decidiese jubilar, lo que ha descartado nuevamente, o falleciese, el presidente Donald Trump podría nombrar a su tercer candidato. Los cargos en el alto tribunal son vitalicios e influyen durante décadas en la transformación de la sociedad sobre asuntos como el aborto o el estatuto de los inmigrantes indocumentados. En el caso de que el mandatario republicano pudiese nombrar un nuevo magistrado, se terminaría por reforzar la mayoría conservadora en el Supremo antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Corresponsal en Washington desde 2018. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción