Los nuevos lores de Boris Johnson: un magnate ruso, un hermano y el esposo de May

La polémica rodea a la institución por el amiguismo que entraña la designación de nuevos miembros a una Cámara cuyos escaños no responden al sufragio de los ciudadanos del Reino Unido

Boris Johnson, Evgeny Lebedev y Rachel Johnson en un evento del 'Evening Standard', en 2012 en Londres.
Boris Johnson, Evgeny Lebedev y Rachel Johnson en un evento del 'Evening Standard', en 2012 en Londres.Dave M. Benett (Getty Images)

La inclusión del magnate de origen ruso Evgeny Lebedev, hijo de un exagente del KGB, en la lista de designados por el gabinete británico para ocupar un asiento en la Cámara de los Lores ha suscitado una oleada de críticas entre quienes subrayan su estrecha relación con el actual primer ministro. Boris Johnson podría argumentar a la contra que se trata de una prerrogativa a la que sus antecesores en Downing Street han venido recurriendo para elegir a dedo a amigos, compromisos y, sobre todo, donantes del partido de turno en el poder. Es preceptivo que Isabel II sancione esa nómina, pero se trata tan sólo de un trámite porque la reina acata las decisiones del Gobierno electo.

El patrocinio gubernamental de Lebedev junior, nacido en Moscú hace 40 años pero criado en el Reino Unido, viene justificado tanto por su preeminencia en la prensa del Reino Unido (es el principal accionista del diario digital The Independent y propietario del vespertino gratuito Evening Standard, leído por millones de londinenses a diario en el metro) como por su papel en la protección de animales en riesgo de extinción. Esta última, una causa loable para la que ha conseguido captar unos fondos que rozan los 60 millones de libras (66,5 millones de euros), según datos de los propios medios que controla.

Pero su nominación a ese puesto en los Lores, que detentará con carácter vitalicio, ha venido a subrayar el amiguismo que entraña la designación de nuevas adiciones a una Cámara cuyos escaños no responden al sufragio de los ciudadanos del Reino Unido. El mérito de Evgeny Lebedev, a decir de quienes exigen una reforma de la Cámara alta o incluso su supresión, es el de haber entablado una amistad con Johnson hace más de una década, y promovido después su figura desde los editoriales del Evening Standard cuando afrontaba una difícil reelección como alcalde de Londres, en 2012.

La lista de futuros peerage (integrantes de la Cámara de los Lores) que el Gobierno tory ha presentado a la soberana incluye, amén de a destacados donantes del Partido Conservador, a uno de los hermanos del jefe de Gobierno. La designación de Jo Johnson, quien dimitió de una cartera de segundo rango del Gobierno por su disconformidad con el objetivo de un Brexit duro y sin compromisos con la UE, no ha sido caracterizada sorprendentemente como un caso obvio de nepotismo. Lo que la prensa local ha detectado es el esfuerzo del líder tory y jefe del Gobierno en tender puentes con ese ala del Partido Conservador que, si bien acepta que el Brexit es una realidad, no está de acuerdo con una ruptura abrupta de lazos con Europa y sin que medie un acuerdo. Por eso dos de los otrora pesos pesados del partido, los exministros de Economía y hasta ahora relegados Kenneth Clarke y Philip Hammond, ocuparán pronto un escaño en la Cámara de los Lores.

La lista elaborada por el Gobierno siempre depara sorpresas, pero ninguna como la concesión del rol de fututo lord al marido de la ex primera ministra británica Theresa May, Philip. ¿Lo pidió ella o ha sido la última afrenta de Johnson a su antecesora contra la que maniobró hasta hacerla caer? Ese es uno de los pocos interrogantes que plantea la lista de elegidos para un puesto no electo y cada vez más cuestionado, entre los que destaca, por ejemplo, una gloria del cricket inglés (sir Ian Botham) cuyo exitosos currículo deportivo no ha sido, al parecer, tan importante como su posicionamiento a favor de un Brexit sin ambages

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS