Comienza en Alemania uno de los principales juicios contra la mafia calabresa

Los 14 imputados, cinco de ellos presuntos miembros de la organización 'Ndrangheta, están acusados de tráfico de drogas

Un presunto miembro de la 'Ndrangheta, en el tribunal en la ciudad alemana de Düsseldorf, el pasado día 12.
Un presunto miembro de la 'Ndrangheta, en el tribunal en la ciudad alemana de Düsseldorf, el pasado día 12.INA FASSBENDER (AFP)

Cinco presuntos miembros de la organización mafiosa 'Ndrangheta, y otras nueve personas, han comparecido este lunes en el Tribunal Regional Superior de Düsseldorf, en Alemania, acusados de tráfico de drogas en el marco de un macrojuicio que se alargará durante 90 sesiones. El juicio debía haber comenzado el pasado día 12, pero fue suspendido porque un acusado había tenido contacto con su madre, que dio positivo en un test de coronavirus.

A los 14 imputados, cuyas edades oscilan entre los 31 y los 57 años, se les acusa de haber traficado con 680 kilos de cocaína entre enero de 2014 y diciembre de 2018. Según Sarah Bader, portavoz del Tribunal Regional de Duisburgo, la 'Ndrangheta -la mafia calabresa- financió y organizó la operación, si bien algunos de los imputados no están acusados de haber comerciado ellos mismos con drogas.

Según la Fiscalía, unos 400 kilos fueron transportados y sobre los restantes 280 kilogramos se llevaron a cabo “negociaciones concretas”. Asimismo, algunos de los acusados están acusados de formar y apoyar una organización criminal extranjera y de tráfico de drogas, y otros, de blanqueo de dinero y de vulnerar la ley de armas.

El lunes, los fiscales finalmente pudieron leer los cargos contra los acusados en el ala de alta seguridad del Tribunal Regional Superior de Düsseldorf, donde se celebra el juicio por motivos de seguridad. Algunos de ellos provienen de San Luca, un pueblo de 3.500 habitantes en Calabria, que se considera el núcleo de la poderosa Ndrangheta, que controla gran parte del comercio mundial de cocaína.

El juicio estuvo a punto de ser suspendido nuevamente este lunes a causa de un nuevo incidente relacionado con la pandemia. Uno de los tres fiscales tuvo que abandonar la sala después de ser informado que había tenido contacto con un policía que se había contagiado. Después de un par de horas de suspenso, se reanudó el juicio tras hacer comprobaciones a los tres fiscales.

El proceso es el resultado de una redada internacional a gran escala centrada en la región de Renania a principios de diciembre de 2018. En la llamada Operación Pollino, coordinada por Eurojust -una agencia de la UE dedicada a reforzar la cooperación judicial entre los Estados miembro- con el apoyo de la Europol, fueron detenidos varios miembros de la 'Ndrangheta en Alemania, Italia, Países Bajos y Bélgica.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reu, destacó en aquel momento que el crimen organizado había recibido un duro golpe. Los investigadores también se incautaron de bienes de los acusados por más de cinco millones de euros (5,9 millones de dólares).

El lunes la fiscalía acusó a cinco ciudadanos italianos de haber pertenecido a la 'Ndrangheta y de haber financiado y coordinado el comercio de drogas. “La 'Ndrangheta es una compleja empresa logística a gran escala”, señalaron los fiscales, que acusaron a un ciudadano italiano que vive en la ciudad alemana de Solingen de haber actuado como un hombre de paja. Su empresa ficticia Rigano Im- und Export, con sede en Düsseldorf, se usaba para disfrazar entregas de cocaína con bienes legales, añadieron.

Los acusados son italianos, turcos, holandeses, marroquíes, alemanes y portugueses. La mayoría estaban registrados en diversas ciudades del Estado de Renania del Norte-Westfalia, en el noroeste de Alemania. Uno está registrado en Bélgica y otro en Italia. Ocho de los hombres, incluyendo los sospechosos de ser miembros de la mafia, se encuentran en prisión preventiva. Todos serán defendidos por 40 abogados.

El proceso, se calcula, durará hasta finales de 2021. La documentación con la que cuenta la Fiscalía ofrece una imagen del comercio mundial de drogas y permite, además, una profunda comprensión de la vida interior de la mafia calabresa. Investigadores de Alemania, Italia y los Países Bajos han escrito informes de observación, entrevistas a testigos, protocolos de llamadas telefónicas grabadas e interrogatorios en miles de páginas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS