La ‘magia’ de Facebook devuelve una cazadora de 70 años a su dueño

Mal Osborn, un antiguo atleta universitario, perdió su querida prenda hasta que la ayuda de las redes sociales sirvió para localizarla

Mal Osborn, a sus 88 años, tras una competición de natación en 2016.
Mal Osborn, a sus 88 años, tras una competición de natación en 2016.AP

Facebook, haz tu magia. Y Facebook la hizo. A Mal Osborn le encantaba ponerse su vieja cazadora de la Universidad de Maine. Se la puso muchas veces a lo largo de 70 años. No la abandonó desde que la obtuvo cuando practicaba atletismo cuando era veinteañero. Pero hace dos meses, en octubre, el nonagenario de Winston-Salem (Carolina del Norte) la perdió. 

Su hija, Bervely Amick, supo de la lo ocurrido por su padre. Sabía lo que le importaba la vieja prenda, recuerdo de buenos tiempos, al anciano de 92 años. Junto a otros familiares, desandaron los recorridos más habituales de Osborn. Creían que quizá la hubiera dejado apoyada en sobre la carrocería del coche y que se había caído a la calzada al arrancar. Pero la búsqueda fue en vano.

La hija no flaqueó: publicó en Facebook una foto de su padre con la chaqueta tras participar con 88 años en una competición de natación en 2016. Bajo tres medallas relucientes y cubriendo en parte su traje de baño, la cazadora con la enorme letra eme, de Maine, lucía en buen estado sobre el cuerpo de Mal Osborn. Pedía ayuda para localizarla. "Este hombre estaría extasiado si se encontrase esta cazadora tan querida". Unas mil personas compartieron la publicación.

Más información

Según detalla un medio local, Osborn fue corredor de larga distancia y también campo a través de 1949 a 1952 mientras estudiaba en la Universidad de Maine. Después de tantos años, ha declarado, la prenda se había convertido en una parte de sí mismo. "Solo sé lo mucho que significó para él", aseguró su hija Amick a The Associated Press. "Iba a hacer todo lo que estuviera a mi alcance para encontrarlo".

Y su actuación tuvo éxito. Una mujer que vive cerca de su padre encontró la prenda en el jardín, cubierta de hojas. Annick la llevó a la tintorería y, tras una limpieza en seco, se la entregó a su padre. "A pesar de lo duro que ha sido este año, esto nos ha dado algo de esperanza", aseguró, también agradecida: "Agradezco toda la amabilidad y compasión que se mostró durante las últimas 24 horas. Esta experiencia es ciertamente un evento positivo para terminar 2020”, escribió en Facebook después de que se hallase la cazadora.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción