Una empresa de votación demanda por difamación a Giuliani, el abogado personal de Trump

Dominion Voting Systems reclama al exalcalde de Nueva York 1.300 millones de dólares por “la gran mentira” del fraude electoral

Rudy Giuliani, el abogado personal de Trump, durante un mitin.
Rudy Giuliani, el abogado personal de Trump, durante un mitin.JIM BOURG (Reuters)

Rudy Giuliani, el abogado personal del expresidente Donald Trump, ha sido demandado por difamación este lunes por la empresa de máquinas de votación Dominion Voting Systems, que reclama una indemnización de 1.300 millones de dólares por su campaña de “gran mentira” sobre el fraude en las pasadas elecciones del 3 de noviembre que dieron como ganador a Joe Biden. La firma ya había presentado anteriormente demandas contra la campaña de Trump y la exabogada del equipo Sidney Powell, a quien la empresa también acusó de difundir falsas teorías de conspiración sobre los comicios. La compañía asegura que no descarta demandar a quien considere necesario, lo que significa que llegado el caso también se querellaría contra Trump.

Azuzado por su amigo personal, Trump, el que fuera alcalde de Nueva York movió cielo y tierra para intentar probar que al entonces mandatario le habían robado las elecciones y que, según él, la empresa Dominion estaba implicada en esa jugada, algo que nunca pudieron demostrar en las muchas demandas judiciales que presentaron ante los tribunales. En medio de la tormenta de demandas e injurias, Powell llegó a prometer que divulgaría un video en el cual el fundador de la firma, John Poulos, aparecería diciendo que podía “cambiar un millón de votos sin problemas”. Jamás lo presentaron. En diciembre, Poulos envió a Powell una carta exigiéndole que se retractara de sus acusaciones, y esta le respondió que no se retractaba de nada.

Dominion Voting Systems declaró que presentó la demanda “para dejar claras las cosas” y para “defenderse a sí misma, a sus empleados y al proceso electoral”. “Tal como pretendían Giuliani y sus aliados, la Gran Mentira [del robo electoral] fue viral en redes sociales cuando la gente tuiteó, retuiteó y se enfadó porque Dominion les había robado sus votos”, se lee en la demanda presentada en un tribunal de la ciudad de Washington. Para los abogados que representan a la empresa, esta campaña ocasionó un “daño sin precedentes al negocio y la reputación de Dominion”. Según los letrados, el perjuicio puede ser “irreparable” debido a que “millones de personas” creyeron las denuncias falsas.

Dedicado a crear caos y sembrar mentiras, el abogado personal de Trump —a quien el presidente dejó de pagar sus honorarios diarios de 20.000 dólares cuando dio por perdida su batalla— empeñó su tiempo en propagar la idea de que Dominion fue fundada en Venezuela para manipular los comicios a favor de quien entonces era presidente, Hugo Chávez. Según los abogados de Trump, el sistema de votación de Dominion contaba con algoritmos secretos que favorecieron a Biden.

Dominion se constituyó en Toronto (Canadá) y, según asegura la compañía, su propósito siempre ha sido crear un sistema de votación que pueda auditarse con documentos en papel, y que además permita que las personas con discapacidades puedan ejercer su derecho de forma independiente y con votos en papel, siempre verificables.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS