EE UU asegura que Rusia e Irán intentaron manipular el resultado de las presidenciales de 2020

Un informe de inteligencia recién desclasificado afirma que Moscú trató de denigrar a Biden en beneficio de Trump

Donald Trump y Vladímir Putin, en una foto de archivo de 2019.
Donald Trump y Vladímir Putin, en una foto de archivo de 2019.Susan Walsh (AP)

Tanto Rusia como Irán buscaron influir en el resultado de las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos, según un informe publicado este martes por la Oficina del Director Nacional de Inteligencia. Este informe concluye que, a pesar de ese intento, el espionaje norteamericano no encontró ninguna prueba de que alguna figura de peso extranjera lograra cambiar el sentido del voto o perturbar los comicios a través del registro electoral, la falsificación del voto, el recuento o la información sobre los resultados, según informa, entre otros medios, la agencia de noticias Associated Press (AP).

Se trata de un documento de inteligencia —en el que colaboran la CIA, el FBI o la NSA— sobre las amenazas extranjeras que sufrieron las elecciones del 3 de noviembre, en las que el demócrata Joe Biden se hizo con la victoria. El informe contiene datos sobre operaciones rusas que, según el departamento de Inteligencia estadounidense, fueron autorizadas por el presidente ruso, Vladímir Putin, en favor del aspirante republicano y entonces presidente, Donald Trump. La investigación revela también el empeño de Irán de socavar la confianza en el proceso electoral para dañar las posibilidades de reelección de Trump.

El informe confirma lo que la sección de ciberseguridad del Departamento de Seguridad Interior aseguró el 4 de noviembre, un día después de las presidenciales: “No tenemos ninguna prueba de que un enemigo extranjero sea capaz de impedir que los americanos voten o alteren el resultado de las urnas”. Según recoge el documento publicado este martes, Rusia e Irán se dedicaron a “esparcir declaraciones falsas o exageradas que aseguraban que, supuestamente, los sistemas de votación no eran de fiar, lo que debilitó la confianza del público en el proceso y el resultado”.

Mientras Rusia apoyaba la reelección del expresidente Trump, intentando enfangar la candidatura y el nombre de Joe Biden, Irán se oponía al expresidente republicano. Los intentos de Moscú eran cada vez más obvios según avanzaba la campaña electoral. Un elemento clave de los ataques rusos es la acusación al exvicepresidente de Barack Obama, mientras estaba en el poder, de intentar cesar a un juez ucraniano con la intención de que no fuera investigado su hijo, Hunter Biden, quien formó durante un tiempo parte del cuadro directivo de la empresa gasística ucraniana Burisma.

El informe nombra específicamente a Andrii Derkach, un político ucraniano que actuó de parte de Putin para intentar desacreditar al candidato demócrata. Durante la campaña, Derkach se reunió con Rudy Giuliani, el abogado personal de Trump, para influenciar a favor de su jefe en las elecciones. “Rusia llevó a cabo una exitosa operación de espionaje que llegó a penetrar el círculo más íntimo del presidente”, aseguró este martes el presidente del comité de Inteligencia de la Cámara, el representante Adam Schiff. Según el demócrata, el documento de la Oficina del Director de Inteligencia confirma que agentes rusos se dedicaron a propagar “desinformación” con la intención de “denigrar” a Biden y su candidatura.

Otro de los puntos destacados del documento es que la influencia de Rusia en el proceso electoral de 2020 no fue tan notoria como la ejercida en 2016, cuando piratas informáticos al servicio del Kremlin accedieron a los ordenadores del Partido Demócrata y pusieron a disposición del público correos electrónicos que dañaron gravemente la campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton. “A diferencia de 2016, en esta ocasión no hemos hallado ningún intento cibernético de penetrar las infraestructuras electorales”, asegura el documento.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Respecto a Irán, el informe cita los esfuerzos destinados “a minar las posibilidades de reelección de Trump [aunque lo hacía sin promover de forma directa a sus rivales], dañar la confianza de los ciudadanos en el proceso electoral y las instituciones norteamericanas y sembrar división y exacerbar las tensiones sociales dentro de EE UU”.

China tiene también una mención en el informe. “Hemos constatado que China no desarrolló ninguna interferencia y, aunque lo consideró, no desplegó ningún esfuerzo encaminado a cambiar el resultado de las elecciones presidenciales”, concluye el dossier.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción