Biden carga contra Putin y asume que el presidente ruso es “un asesino”

El presidente de EE UU advierte en una entrevista de que Rusia “pagará un precio” por su injerencia en las elecciones. El Kremlin llama a consultas a su embajador en Washington

El presidente de EE UU, Joe Biden,conversa en una reunión virtual con el primer ministro de Irlanda, Micheal Martin, el día de San Patricio, este miércoles. En vídeo, un extracto de la entrevista en ABC News en el que el presidente de EE UU advierte de que Rusia "pagará un precio" por intentar interferir en las presidenciales.AP / REUTERS

- ¿Cree que Vladímir Putin es un asesino?

- Sí, lo creo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha cargado en una entrevista con la cadena de televisión ABC News contra su homólogo ruso, Vladímir Putin. En la conversación que se ha emitido la mañana de este miércoles entre el mandatario y el presentador George Stephanopoulos, Biden aborda la llamada telefónica de una hora entre él y Putin al poco de llegar a la Casa Blanca: “Te conozco y tú me conoces. Si averiguo que sucedió [una injerencia electoral], entonces prepárate”, le dijo el demócrata. La entrevista llega después de que se confirmara que tanto Rusia como Irán buscaron influir en el resultado de las pasadas elecciones presidenciales estadounidenses, según un informe publicado este martes por la Oficina del Director Nacional de Inteligencia. “Pagarán un precio”, advirtió el demócrata. Moscú ha llamado a consultas a su embajador en Washington, Anatoli Antonov.

El informe de los servicios secretos de EE UU afirma que Moscú, con la autorización del presidente Putin, llevó a cabo operaciones en favor del aspirante republicano y entonces presidente, Donald Trump. El mandatario estadounidense sostiene en la entrevista con Stephanopoulos que las consecuencias que pagará el Kremlin por sus esfuerzos para influir en los comicios del 3 de noviembre no tardarán en llegar: “Las veréis pronto”, sentencia. “En mi experiencia, lo más importante al tratar con líderes extranjeros —y he tratado con muchos— es conocer a la otra persona”, afirma el demócrata.

Biden también reveló que en un encuentro a solas con Putin, lo miró a los ojos y le dijo “no creo que tengas alma”. La respuesta del líder ruso fue: “Tú y yo nos entendemos”. La frase del demócrata hace eco de la famosa anécdota del expresidente George Bush, quien tras reunirse con el presidente ruso en 2001 dijo que lo miró a los ojos y pudo “sentir su alma”.

La entrevista se ha emitido mientras el Departamento de Comercio de Estados Unidos anunciaba el endurecimiento de las restricciones a la exportación impuestas a Rusia a principios de este mes como castigo por el envenenamiento y posterior encarcelamiento del opositor Alexéi Navalni.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El documento de inteligencia que se publicó el martes concluye que, a pesar de ese intento, las agencias de espionaje de EE UU no encontraron ninguna prueba de que alguna figura de peso extranjera lograra perturbar los comicios a través de la manipulación del registro electoral, falsificación en los votos o alteraciones en el conteo y en la información sobre los resultados. El informe de los servicios de inteligencia “no tiene ningún fundamento”, respondió el portavoz del Gobierno ruso, Dmitri Peskov. Lamentó también que “esos documentos, lejos de ser rigurosos”, puedan utilizarse como pretexto para imponer nuevas sanciones contra Rusia.

“A diferencia de 2016, en esta ocasión no hemos hallado ningún intento cibernético de penetrar las infraestructuras electorales”, asegura el documento elaborado por EE UU. En las elecciones de 2016, piratas informáticos rusos accedieron a ordenadores y servidores del Partido Demócrata y publicaron correos electrónicos que dañaron la candidatura de la demócrata Hillary Clinton. La investigación —en la que han colaborado la CIA, el FBI o la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés)— también ha revelado los esfuerzos de Irán por socavar la confianza en el proceso electoral para perjudicar la reelección de Trump. El documento sostiene que Moscú y Teherán se dedicaron a “esparcir declaraciones falsas o exageradas que aseguraban que, supuestamente, los sistemas de votación no eran de fiar, lo que debilitó la confianza del público en el proceso y el resultado”. Los servicios de inteligencia estadounidenses, en su dosier de 15 páginas, señalan que el objetivo de Rusia e Irán no era únicamente “minar la confianza pública en el sistema electoral”, sino también “exacerbar las divisiones en Estados Unidos”.

El Ministerio de Exteriores ruso no ha vinculado este miércoles la llamada a Moscú del embajador Antonov con las declaraciones de Biden, sino que ha mencionado que puede ser un buen momento porque el mandatario cumple 100 días en el cargo. Sin embargo, ha cargado contra Washington por llevar los lazos bilaterales a un “callejón sin salida en los últimos años”. “Lo principal es determinar cuáles son las formas de enderezar las relaciones ruso-estadounidenses”, ha dicho la portavoz de Exteriores, María Zajárova, en un comunicado. “Estamos interesados en prevenir su degradación irreversible”, ha añadido.

El Kremlin no ha contestado a las declaraciones de Biden, viejo conocido de Putin de su época como vicepresidente en la Administración de Barack Obama, cuando tuvo una relación muy tensa con el líder ruso por la anexión de la península ucrania de Crimea y la participación de Moscú en la guerra del Donbás, donde el Kremlin apoya política y militarmente a los separatistas prorrusos. Sin embargo, las palabras de este miércoles de Biden han escocido mucho.

El presidente de la Duma (la Cámara baja del Parlamento), Viacheslav Volodin, ha cargado contra el presidente estadounidense por unos comentarios que ha calificado de “ataque” contra Rusia. “Biden insultó a los ciudadanos de nuestro país con su declaración”, ha dicho Volodin en su canal de Telegram. “Esto es histeria debido a la impotencia. Putin es nuestro presidente y un ataque contra él es un ataque contra nuestro país”, ha añadido Volodin, cercano al presidente ruso y que fue número dos en la administración presidencial rusa entre 2011 y 2016.

La perspectiva de nuevas sanciones por el caso Navalni, que sufrió un ataque con una neurotoxina de uso militar el pasado agosto en Siberia tras el que Washington y Bruselas ven la mano del Kremlin, ha sacudido los mercados rusos. Las nuevas medidas de Washington contra Rusia, esta vez en forma de restricciones comerciales de tecnología militar y armas, según el departamento de Estado de EE UU, han provocado la caída del rublo un 1,4% frente al dólar y el euro desde el que había sido su nivel más alto en siete meses (un euro 87,9 rublos; un dólar: 73,90 rublos). Las nuevas sanciones se suman, además, a las medidas europeas contra altos funcionarios rusos por el caso del opositor, condenado a prisión en febrero.

Más información
Al menos ocho personas, seis de ellas mujeres de origen asiático, mueren tiroteadas en Atlanta en tres salones de masaje
México se prepara para una nueva crisis migratoria en la frontera norte

El informe de la inteligencia estadounidense publicado el martes también concluye que China no desarrolló ninguna interferencia durante las elecciones y, aunque lo consideró, no desplegó ningún esfuerzo para cambiar el resultado de las presidenciales. Esto contradice la teoría de Trump sobre una amenaza latente de Pekín. El republicano llegó a decir que China haría “todo lo posible” para evitar su reelección.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS