Un congresista republicano por Nueva York renuncia a la reelección tras ser acusado de acoso sexual

El moderado Tom Reed había pedido la dimisión del gobernador Cuomo, denunciado por siete mujeres

El representante republicano por Nueva York Tom Reed, en diciembre de 2020.
El representante republicano por Nueva York Tom Reed, en diciembre de 2020.Rod Lamkey - Cnp (Europa Press)

El republicano Tom Reed, uno de los miembros del Congreso que con más insistencia han venido exigiendo la dimisión del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, por numerosas denuncias de acoso sexual, ha anunciado que renuncia a la reelección en 2022 tras ser acusado por una mujer de haberse propasado con ella en 2017, cuando el político inició un tratamiento para superar su alcoholismo.

El viernes, Nicolette Davis, que trabajaba entonces para una empresa de seguros y ahora sirve en el Ejército, relató al diario The Washington Post cómo Reed, en estado de embriaguez, le acarició la espalda y un muslo y le desabrochó el sujetador en un restaurante en Mineápolis en 2017.

A diferencia de Cuomo, que ha reiterado que no tiene intención de dimitir, Reed, representante por el Estado de Nueva York y en su día visto como una posible alternativa republicana al gobernador demócrata, asumió plenamente los hechos tras haber calificado en un primer momento de “incorrecto” el relato de la mujer, y expió su culpa mediante un comunicado. “Mi comportamiento le causó dolor, fue una falta de respeto y no fue profesional. Me equivoqué, lo siento y asumo toda la responsabilidad”, dijo Reed.

El político, de 49 años, recordó su lucha para superar la dependencia del alcohol como atenuante, que no “excusa”, de su conducta. “Esto ocurrió en un momento de mi vida en el que estaba luchando. Al iniciar un tratamiento en 2017, reconocí que soy impotente ante [la dependencia de] el alcohol. Estoy a punto de cumplir cuatro años de ese viaje personal de recuperación”, explicó el congresista, que pidió “humildes disculpas” a Davis y también a su esposa e hijos.

En su relato al diario, la mujer señaló que aquel día mandó un mensaje de texto a un compañero pidiendo “ayuda” pues “un congresista borracho” le estaba “sobando la espalda”. Según cuenta, Reed fue apartado y sacado del local por una de las personas que se encontraba en la mesa con ellos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Reed fue elegido para la Cámara de Representantes en 2010 y desde entonces se ha granjeado una reputación de republicano moderado, dispuesto a trabajar con los demócratas en algunos campos.

A un lado y otro del espectro ideológico, la onda expansiva del movimiento MeToo sigue salpicando a políticos, que entre la hoguera pública y la expiación también pública de sus actos reaccionan de modo muy distinto a las acusaciones sobre hechos sucedidos hace años, y tras denuncias generalmente formuladas en medios de comunicación o redes sociales. El propio Cuomo, en el ojo del huracán tras haber sido acusado por siete mujeres, ha admitido que su comportamiento pudo ser malinterpretado, en un implícito mea culpa que no ha logrado acallar el coro de voces que piden su renuncia. Según el último sondeo, divulgado este lunes, el 44% de los demócratas en EEUU creen que debe dimitir.

Antes de que estallase el escándalo de los presuntos acosos sexuales -y otro más por falsear la cifra de muertes por covid-19 en los geriátricos del Estado-, Cuomo, en su tercer mandato consecutivo, tenía intención de presentarse a la reelección como gobernador en las elecciones de noviembre de 2022, pero su caída en desgracia hace difícil pronosticar su decisión final. Ambos escándalos están siendo investigados por la justicia.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS