El volcán La Soufrière, en el sur del Caribe, entra en erupción tras más de 40 años inactivo

Miles de ciudadanos de la isla de San Vicente han sido evacuados en barcos y otros se han refugiado en albergues

La actividad del volcán La Soufriere en San Vicente y Granadinas. En el video, pobladores evacúan la isla.FOTO: CENTRO INVESTIGACIÓN SÍSMICA UWI | VIDEO: REUTERS

El volcán La Soufrière en San Vicente y las Granadinas ha entrado en erupción este viernes, tras permanecer inactivo durante cuatro décadas, y ha comenzado a lanzar columnas de humo, cenizas y vapor, según informó la Organización Nacional para la Gestión de Emergencias (NEMO, en inglés). El Gobierno ha desalojado a miles de ciudadanos en San Vicente. “A las 08.41 de esta mañana comenzó una erupción explosiva en el volcán La Soufrière en San Vicente. Esta es la culminación de la actividad sísmica que comenzó el 8 de abril. La erupción continúa”, informó el Centro de Investigación Sísmica de la Universidad de las Indias Occidentales en Trinidad y Tobago (UWI, por sus siglas en inglés) en su cuenta de Twitter.

Las imágenes difundidas por los habitantes de la isla en las redes sociales muestran columnas de humo gris y vapor saliendo del volcán y ceniza caída sobre vehículos y casas, que han llegado hasta el aeropuerto internacional Argyle situado a 19 kilómetros del volcán, según informó la NEMO. A las 20.00 de la noche del viernes, el centro de investigación sísmica de la UWI había informado de otras dos erupciones a lo largo del día después de la inicial, así como del aumento de la actividad sísmica en la zona. “El volcán sigue estando en una fase explosiva que puede durar entre días y semanas”, informaron en el último parte emitido el viernes.

“Hay mucho polvo cayendo del cielo”

“En estos momentos hay mucho polvo cayendo del cielo. Son cenizas muy arenosas”, le dijo a EL PAÍS por teléfono Lennox Lampkin, un agricultor que por el momento ha decidido quedarse en su casa en Kingstown, la capital, en el sur de la isla. “Hay ceniza en la carretera, en los coches y las hojas de los árboles están cubiertas por el polvo, como si fuera nieve”, contó en la mañana del viernes.

Según Lampkin, muchos de sus vecinos se habían ido de la zona, que está en área naranja (la segunda por nivel de alerta), por el temor a nuevas erupciones. “Yo me voy a quedar en casa, no voy a salir porque la calidad del aire no es buena. Es cuestión de tiempo ver si habrá más erupciones pero yo tengo suficiente comida y agua y seguiré haciendo directos [en redes sociales] para que la gente tenga información actualizada”, dijo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En una rueda de prensa ofrecida en la mañana de este viernes en el Centro de Investigación Sísmica, los científicos advirtieron a la población de que una vez que hay una erupción se pueden esperar otras. Por su parte, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, pidió a la población mantenerse alerta.

El jueves, en previsión de que La Soufrière iba a entrar en erupción, el Gobierno de la pequeña isla caribeña de 100.000 habitantes ordenó evacuar a miles de ciudadanos de la zona más cercana al volcán, en el norte de la isla, y envió un crucero para sacarlos de ese territorio, mientras que otros habitantes fueron trasladados a refugios en lugares más seguros.

Según Gonsalves, este viernes unas 4.500 personas habían sido evacuadas y unas 2.000 estaban en algunos de los 20 albergues habilitados por su Gobierno, que el jueves emitió la orden de evacuación para las zonas más cercanas al volcán, después de que se registraran una serie de temblores. Imágenes publicadas en redes sociales muestran a ciudadanos evacuando la isla en botes o saliendo de sus casas con maletas en busca de un lugar seguro mientras se puede apreciar el humo y las cenizas del volcán en las calles.

La alerta por la erupción del volcán también ha generado solidaridad de otros países con la isla caribeña. El Gobierno de Jamaica ha anunciado su disposición a enviar ayuda humanitaria y asistencia y ha ofrecido la ayuda de sus equipos de emergencias si fuera necesario, mientras que Belice y Palestina han comunicado a través de sus embajadas su apoyo y solidaridad al primer ministro.

La última vez que el volcán La Soufrière entró en erupción fue el 13 de abril de 1979, hace exactamente 42 años.

En esta ocasión, la sospecha de una erupción inminente comenzó a finales del año pasado, cuando un domo de lava se formó en el cráter del volcán, explica el geólogo Alejandro Méndez. “Desde noviembre se había registrado actividad sísmica importante, pero no fue hasta diciembre que empezó a salir magma de una fisura que tapó la salida de gas del cráter”, ha explicado.

Méndez ha detallado que el domo seguía creciendo con el paso de los meses y que los vulcanólogos estaban preocupados, ya que este tipo de estructuras se forman antes de erupciones importantes. “Es un fenómeno muy similar al que pasa cuando se agita una botella de refresco y luego se abre”, ha puntualizado antes de añadir que en los próximos días se pueden esperar más explosiones.

En 1902, una erupción similar derivó en columnas de humo y material piroclástico que resbaló por la ladera del volcán hasta llegar a las poblaciones cercanas en el norte de la isla. Las comunidades que vivían de la industria azucarera quedaron devastadas y se estima que se perdieron alrededor de 1.600 vidas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS