La CDU alemana subraya el rechazo a cualquier pacto con los ultras de AfD

Laschet reacciona a la designación de un polémico candidato en Turingia

Armin Laschet, candidato de los conservadores alemanes a la cancillería alemana, este lunes en Berlín. En vídeo, Laschet ha subrayado que no habrá cooperación de ningún tipo con el partido de ultraderecha alemana.POOL / REUTERS

A la ultraderecha, ni agua. “No habrá cooperación con AfD [Alternativa para Alemania], ni coalición, ni siquiera negociaciones”, ha subrayado este lunes Armin Laschet, candidato de los conservadores alemanes a la cancillería en las elecciones del próximo septiembre. “Son nuestro adversario político declarado”, abundó el presidente de la CDU en Berlín. Sus palabras refuerzan la actual postura de no colaboración con AfD, pero también se dirigen a las propias filas, ya que Laschet añadió que espera que todos los miembros del partido sigan esa línea, “incluido el candidato de Turingia”.

Se refería el líder de la CDU, el partido de Angela Merkel, a la elección como candidato a diputado por el Estado federal de Turingia de Hans-Georg Maassen, el polémico exjefe de la Oficina Federal de protección de la Constitución (BfV), el servicio de espionaje interior, que fue apartado y luego jubilado anticipadamente en 2018 por su jefe, el ministro del Interior, Horst Seehofer, a causa de un discurso en el que calificaba de ultraizquierdistas a los socialdemócratas, socios de coalición en el Gobierno de Merkel, y de “naif” la política exterior y de seguridad de Berlín.

Más información

Maassen sirvió a tres ministros, uno del SPD, otro de la CDU y el último de la CSU durante sus años al frente del servicio interno de espionaje, pero sus declaraciones y el pulso a la política de Merkel le costaron el cargo. Se le atribuyó, además, una cierta simpatía o actitud blanda hacia los excesos de AfD, lo que ha convertido ahora en controvertida su nominación por parte del partido en Turingia y ha obligado a Laschet a enfatizar de nuevo la postura de los conservadores alemanes ante los ultras. Una resolución aprobada en su momento por la CDU que rechaza toda cooperación con ese partido, que entró en el Parlamento en 2017 y es la primera fuerza de la oposición.

El polémico candidato fue relevado en primera instancia tras poner en duda un vídeo de persecuciones de neonazis a extranjeros durante las manifestaciones por el asesinato de un hombre en Chemnitz, ocurrido en agosto de 2018.

En una entrevista con el periódico Bild sugirió que un vídeo que mostraba el ataque de ultraderechistas a un extranjero en las calles de Chemnitz era una falsificación. “No hay evidencias de que el vídeo que circula en Internet sobre este supuesto ataque sea auténtico”, dijo. “Hay buenas razones para creer que se trataba de un caso de desinformación selectiva”, añadió.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Aquellas declaraciones provocaron una tormenta política en Berlín y fueron interpretadas como una abierta rebelión contra la canciller, quien había condenado previamente los ataques y había denunciado, a partir de la existencia del vídeo, que en las calles de Chemnitz se había producido una odiosa “caza de extranjeros”.

Casi dos años después, el exjefe de espías fue elegido el pasado viernes candidato de la CDU al Bundestag, una noticia que ha sido vista por algunos sectores del partido como una señal de acercamiento a AfD que este lunes negó con su intervención el candidato a la cancillería.

La elección de Maassen, que también destacó por sus críticas a la política de acogida de refugiados, desencadenó duras reacciones durante el pasado fin de semana, también dentro del bloque conservador de la CDU y CSU, el partido hermano de Baviera.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción