Washington impulsa nuevas sanciones a la junta de Myanmar

Canadá y el Reino Unido se suman a las medidas tomadas contra el régimen golpista

El secretario de Estado, Antony Blinken, y el ministro de Asuntos Exteriores danés, Jeppe Kofod, este lunes en Copenhague.
El secretario de Estado, Antony Blinken, y el ministro de Asuntos Exteriores danés, Jeppe Kofod, este lunes en Copenhague.POOL (Reuters)

Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá acordaron ayer imponer nuevas sanciones contra la junta militar de Myanmar, en la última de las acciones adoptadas por la comunidad internacional contra el Ejército birmano desde que éste tomó el poder en un golpe de Estado el 1 de febrero.

Estados Unidos acordó sancionar al denominado Consejo Administrativo del Estado y a 13 funcionarios, a quienes congela cualquier activo que esté en su jurisdicción y prohíbe a sus ciudadanos tener acuerdos comerciales con ellos. Por su parte, Canadá anunció que había impuesto sanciones adicionales a personas y entidades vinculadas a las Fuerzas Armadas de Myanmar, mientras que el Reino Unido anunció sanciones contra la empresa estatal Myanmar Gems Enterprise, que ya estaba incluida en otras rondas de sanciones de Estados Unidos.

La lista de sancionados incluye a miembros considerados clave del Gobierno militar, incluido el gobernador del Banco Central y el presidente del organismo electoral designado por los militares. La antigua Birmania está sumida en una profunda crisis desde que los militares tomaron el poder del Gobierno electo de Aung San Suu Kyi, bajo el argumento de irregularidades en las elecciones de noviembre que dieron una victoria aplastante al partido de Suu Kyi.

Más información

La población ha llevado a cabo desde entonces protestas casi diarias, respondidas con una dura represión que ha causado cientos de muertos. Los países occidentales han condenado las acciones de las fuerzas de seguridad y han aplicado algunas sanciones contra la junta. Pero el principal aliado del país, China, sigue ofreciendo su apoyo a los militares.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo ayer que la junta debía restaurar el camino de la democracia en Myanmar, y pidió a todos los países que consideren medidas, como el embargo de armas y el fin de la cooperación económica y comercial con las entidades controladas por el Ejército. También instó a los militares a cooperar inmediatamente con las Naciones Unidas y los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para poner en marcha un plan que incluya el fin de la violencia y el diálogo entre los militares y la oposición.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

“Nuestras acciones de hoy subrayan nuestra determinación y la de nuestros socios de ejercer presión política y financiera sobre el régimen mientras éste no ponga fin a la violencia y tome medidas significativas para respetar la voluntad del pueblo”, dijo Blinken en un comunicado.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción