La división entre los socios impide a la UE dar una respuesta firme a la crisis en Gaza

Hungría frustra una declaración de los Veintisiete para pedir el cese de la violencia

El Alto Representante para la UE, Josep Borrell, en una rueda de prensa este martes en Bruselas. En vídeo, las declaraciones de Borrell, en las que lamenta que Hungría frustrara la declaración de la Unión para llamar al alto al fuego en Gaza.Vídeo: OLIVIER HOSLET / AFP / EUROPA PRESS

La profunda división entre los socios de la UE sigue impidiendo al bloque comunitario dar una respuesta rápida y firme a la urgente crisis en Gaza. El alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, no halló ni unanimidad entre los 27 socios para hacer públicas unas breves conclusiones informales que pedían el cese inmediato de toda la violencia y decretar un alto el fuego para proteger a civiles y dar pleno acceso a la ayuda humanitaria en Gaza. Hungría volvió a desmarcarse y se negó a firmar ese texto.

Más información
La UE pide el cese de la escalada en Gaza y sugiere la mediación de Estados Unidos
La escalada bélica de Gaza entra en su segunda semana de bombardeos tras más de 200 muertos

Borrell había convocado este martes a los ministros de Exteriores de la UE a una reunión informal por videoconferencia para coordinar la posición de los Veintisiete ante la grave crisis en Gaza. Al término de la reunión, el jefe de la diplomacia europea solo pudo leer un breve texto con varios apartados que reflejaban el sentir de 26 socios. Muchos de esos argumentos habían sido expuestos ya en los comunicados y declaraciones de los últimos días, de modo que el resumen apenas introducía novedades como la necesidad de relanzar el proceso de paz cuando se resuelva el actual conflicto.

Aun así, Hungría volvió a bloquear cualquier mínimo mensaje unánime de la UE. “Francamente, me cuesta entender cómo no se puede estar de acuerdo con estos apartados”, lamentó Borrell en la rueda de prensa posterior a la reunión, resaltando que esos enunciados podían ser asumidos por cualquier país con independencia de su posición. No es la primera vez que Budapest frustra una posición común europea sobre Israel. El propio Borrell explicó que el Ejecutivo de Orbán ya impidió que el embajador de la UE ante las Naciones Unidas, Olof Skoog, pudiera leer una declaración en el Consejo de Seguridad en nombre de la UE.

“No les quiero engañar, no quiero presentarles lo que ha ocurrido hoy [este martes] como si todos los Estados miembros hubieran tenido el mismo sentido general de la discusión”, admitió Borrell. Además de urgir al cese de la violencia, el alto representante condenó de nuevo el lanzamiento de misiles por parte de Hamas y expresó el “pleno apoyo” europeo al derecho de Israel a defenderse, pero “de manera proporcionada y respetando el derecho humanitario internacional”. En el resumen que leyó, también destacó que hay un “fuerte apoyo” entre los Veintisiete para que no se ejecuten los desahucios de varias familias en el barrio de Seij Jarrah, en Jerusalén Este.

El jefe de la diplomacia europea, no obstante, difícilmente podía llegar más lejos dada la enorme distancia que existe entre los Veintisiete. El ministro de Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, había abogado el lunes en una entrevista en L’Humanité por “dar esperanza a los palestinos poniendo fin a la colonización”. En línea con la defensa de Palestina se han expresado también países como Finlandia, Malta o Irlanda.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pérdida de influencia en la región

Sin embargo, otros socios defienden tesis opuestas. No solo se trata de Hungría. El pasado viernes, la bandera israelí ondeó en edificios oficiales de Austria, Eslovenia y la República Checa, respaldando al Gobierno de Benjamín Netanyahu. En una entrevista con la agencia francesa France Presse, el ministro húngaro de Exteriores, Peter Szijjarto, tachó la llamada al alto el fuego entre Israel y Palestina de “parcial y desequilibrada”. “Tengo un problema general con las declaraciones europeas sobre Israel. No son de una gran ayuda, en particular en las circunstancias actuales, cuando las tensiones son tan altas”, dijo.

Borrell ya admitió la semana pasada que los socios están “profundamente divididos” sobre el conflicto. Y ello, a su juicio, hace mucho tiempo que lleva privando a la UE de tener influencia en la región. “No tenemos la capacidad de mediación para resolver este momento gravísimo de tensión entre Palestina e Israel. Eso solo lo puede hacer Estados Unidos, suponiendo que quiera”, aseguró.

Al verse obligado a dar explicaciones sin un documento firmado por los 27 socios, este martes Borrell lanzó un mensaje rotundo a las capitales. “Me he permitido recordar a mis colegas que el Consejo de Asuntos Exteriores tiene como misión contribuir a crear una política exterior y de seguridad común. No es un capricho, es un mandato de los tratados”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS